• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El mandatario estadounidense pudiera enfrentarse a un Congreso sin apoyo. (Foto: Archivo)

El mandatario estadounidense pudiera enfrentarse a un Congreso sin apoyo. (Foto: Archivo)

Publicado 4 noviembre 2014

Estos comicios son analizados como un referendo a la labor del presidente, quien se enfrentaría el resto de su mandato a un Congreso en contra.

Los comicios que se celebrarán este 4 de noviembre en Estados Unidos (EE.UU.), conocidos como elecciones a mitad de período, serán una prueba para el presidente Barack Obama, quien podría quedarse sin apoyo en el Congreso estadounidense.

Aunque en estos comicios, el nombre del presidente Obama no aparece en el tarjetón, el presidente se juega sus últimos años en la silla presidencial, debido a que los republicanos sólo necesitan obtener seis curúles para arrebatarles la mayoría a los demócratas, que la tienen actualmente.

En el caso de la Cámara de Representantes ya está en manos de los republicanos y no es probable que cambie, por lo que quedarían con el control de ambas cámaras.

En estos comicios se elige a la mayoría de los gobernadores estatales, los 435 miembros de la Cámara de Representantes y más de un tercio de los 100 senadores.

Oposición en contra

Analistas aseguran que Obama deberá enfrentar el resto de su mandato con un Congreso en contra y con el partido de oposición en capacidad de influir en temas que van desde la seguridad fronteriza hasta la política energética.

Pese a que el presidente estadounidense mantiene su poder de veto, de confirmarse los pronósticos, le quedaría más difícil que se aprueben sus medidas y nominaciones -que se confirman en el Senado- y contaría con menos apoyo legislativo para bloquear a los republicanos.

Descontento

Un senado opositor también podría comenzar investigaciones contra la Casa Blanca, así como lo ha hecho la Cámara de Representantes desde 2011.

Estos comicios son analizados como un referendo a la labor del presidente. En esta oportunidad, muchos electores pueden terminar votando en contra de quien está en el poder cansados de los conflictos sin fin en Medio Oriente, todavía dudosos de la recuperación económica y críticos de la polarización política.

El surgimiento y propagación del Estado Islámico, el conflicto de Ucrania, la respuesta federal a la crisis del ébola en África occidental y el pánico dentro de Estados Unidos, son asuntos que han dañado la popularidad de Obama.

También influyeron la crisis de los niños inmigrantes de Centroamérica interceptados al cruzar la frontera sur, así como los escándalos del Servicio Secreto, el Obamacare (ley de salud) y el atentado en la ciudad libia de Bengasi, son aristas por donde los republicanos han atacado para denunciar los "horrores de un Washington, que está mal administrado".

TeleSUR le invita a leer En Claves: Conoce más sobre las elecciones legislativas de EE.UU.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.