• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Asociación Campesina del Catatatumbo (ASCAMCAT) verifica los bombardeos en Norte de Santander.

Asociación Campesina del Catatatumbo (ASCAMCAT) verifica los bombardeos en Norte de Santander. | Foto: Prensa Rural

Publicado 15 julio 2015



La denuncia reza que en los retenes los campesinos son agredidos y el Ejército Colombiano patrulla el caserío en compañía de personas que cubren sus rostros.

Organizaciones sociales del corregimiento El Aserrío, del municipio de Teorama, en el departamento de Norte de Santander, denuncian fuertes bombardeos desde la noche del pasado viernes, los cuales son efectuados por helicópteros que se presumen sean de las Fuerzas Armadas de Colombia. 

La denuncia reza que esta acción es parte de una serie de abusos e irregularidades por parte del aparato militar del Gobierno de Colombia. 

No deje de leer: Continúan asesinatos y despojos de campesinos en Colombia

Las organizaciones indicaron que desde el jueves 16 de junio se produjeron combates alrededor del corregimiento El Aserrío y hubo una gran explosión a la que siguió un incendio que ocasionó graves daños económicos y estuvo a punto de llegar al casco urbano.

La explosión registrada dañó parte de la infraestructura petrolera de la región, el Oleoducto Caño Limón – Coveñas, de la empresa Ecopetrol. Funcionarios de esa empresa solicitaron en distintas ocasiones que la comunidad garantizara la seguridad de su infraestructura, de los trabajadores, así como las operaciones de reparación.

Leer aquí: Colombia: Campesinos del Catatumbo toman Defensoría en Bogotá

Finalmente, la comunidad exigió al mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, que en su calidad de máximo comandante de la Fuerzas Militares ordene el fin de la ocupación de El Aserrío. Igualmente, instaron a las autoridades a activar los mecanismos establecidos por la ley, que ordenan brindar especial protección a la vida e integridad física de todos los habitantes del corregimiento.

Antecedentes: El pasado 2 de julio el municipio fue ocupado militarmente por al menos mil 500 efectivos que se apostaron en medio de la población civil, en las entradas de sus casas y negocios, lo que constituye una violación al Derecho Internacional Humanitario al poner en riesgo de fuego cruzado a cerca de dos mil personas que habitan la zona.  

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.