• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Mario Carroza, Juez encargado de las investigaciones del "Caso Quemados".

Mario Carroza, Juez encargado de las investigaciones del "Caso Quemados". | Foto: EFE

Publicado 4 agosto 2015

Unos 11 exmilitares ya han sido procesados por la justicia chilena por el asesinato de Rodrigo Rojas y el homicidio frustrado de Carmen Gloria Quintana.

Los exgenerales retirados Santiago Sinclair y Rodolfo Stage serán citados por el Juez especial chileno Mario Carroza por el presunto encubrimiento a los exmilitares que rociaron con gasolina y quemaron vivos a dos jóvenes en 1986 durante la dictadura de Augusto Pinochet. 

Leer aquí: Chile: detienen a otros cuatro exmilitares por Caso Quemados

En el caso de Stange, quien era director general de los Carabineros (policía militar), se pretende que responda por el informe que hizo llegar a Pinochet en donde se advertía “claramente que los miembros de una unidad militar chilena de patrulla estuvieron involucrados en la quema de los dos jóvenes”.

Mientras tanto, Sinclair, entonces vicecomandante en jefe del Ejército, fue quién supervisó los intensos esfuerzos para silenciar a testigos y enterrar las pruebas del caso. 

La información fue confirmada este martes por la sobreviviente del Caso Quemados, Carmen Gloria Quintana, quien concurrió a entregar su testimonio ante el juez que lleva el caso.

"El ministro accedió a todas las peticiones y van a ser citados oportunamente", señaló Quintana a los periodistas.

Esa información fue parte de lo que se reveló la semana pasada con los archivos que desclasificó el Gobierno de EE.UU., los cuales apuntaban a dictador chileno como el principal encubridor. De hecho, según estos documentos, “el presidente Pinochet le dijo al general Stange que no creía el informe y se negó a recibir el documento del general Stange”. 

Leer más: Víctima quemada en dictadura pide a Bachelet se levante ley de secreto

La averiguaciones de este caso fueron posibles gracias a que los exreclutas Fernando Guzmán y Pedro Franco Rivas rompieron el pacto del silencio acordado en la época y pudieron testificar que la verdad no era la que se había contado hace 29 años atrás. 

EN CONTEXTO
Rodrigo Rojas, un fotógrafo de 19 años, murió 96 horas después de los hechos a causa de las quemaduras, y Carmen Gloria Quintana, una universitaria de 18 años, logró sobrevivir pese a tener quemado el 62 por ciento del cuerpo.
Tras ser víctimas de ese crimen, los jóvenes fueron llevados por los militares hasta las afuera de Santiago y arrojados a una zanja, de la que pese a sus heridas lograron salir algunas horas después y pedir ayuda.
El hecho permaneció bajo la sombra durante casi tres décadas, hasta que dos exreclutas rompieron el pacto de silencio sobre el caso y realizaron un crudo relato de los acontecimientos.

     


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.