• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
  • La ley Monsanto podría ser eliminada por completo debido a la presión social. (Archivo)

    La ley Monsanto podría ser eliminada por completo debido a la presión social. (Archivo)

Publicado 3 septiembre 2014



Varios colectivos de campesinos y agricultores se mantienen en batalla contra las concesiones otorgadas a la empresa estadounidense Monsanto mediante la ley. Esperan la suspensión definitiva del texto.

Las protestas de movimientos sociales contra el avance de la ley de Protección de Obtenciones Vegetales (Monsanto), ha tomado un rumbo positivo en Guatemala, puesto que ha logrado suspender la aplicación de varios artículos de la norma que entraría en vigencia el próximo 26 de septiembre. 

El Movimiento Sindical, Indígena y Campesino Guatemalteco (MSICG) ha ejercido presión a las autoridades para que deroguen el reglamento desde hace semanas y la Corte Constitucional se pronunció este miércoles contra los artículos 45 y 55, determinando suspensión temporal por considerar que ambos afectan a la población. Mientras que los artículos del 1 al 45 y del 47 al 54, como todavía no son parte del ordenamiento jurídico vigente, no fueron considerados.  

El pronunciamiento de la Corte representa un paso importante para el movimiento sindical, “puesto que elimina los obstáculos puestos por el partido oficial a la derogación de la misma por el Congreso de la República y facilita el camino para que éste, en su próxima sesión, rectifique su accionar y legisle de conformidad con la voluntad de las guatemaltecas y guatemaltecos que exigimos la derogación total de la citada Ley”.

Si la ley no es anulada formalmente por el Congreso, el MSICG continuará ejerciendo medidas de presión hasta lograr la eliminación de esta ley, que establece y ampara el cultivo de semillas de maíz y otros vegetales previamente modificados, es decir, que cualquier variedad vegetal alterada podría ser patentada y pone vigente los derechos de autor durante 25 años. 

Los guatemaltecos consideran la ley que defiende los intereses de la empresa estadounidense Monsanto, como sinónimo de pobreza debido a que afecta la seguridad alimentaria y limita las capacidades de producción en sectores agrícolas.

Miles de campesinos y agricultores se han movilizado contra los recursos presentados por la empresa para sembrar maíz transgénico, que recientemente sufrió un nuevo revés en México donde los movimientos sociales rechazaron la concesión de licencia para sembrar a Monsanto.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.