• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Madrid superó en 2011 los límites legales de contaminación atmosférica en 17 de las 23 estaciones de medición de calidad del aire.

Madrid superó en 2011 los límites legales de contaminación atmosférica en 17 de las 23 estaciones de medición de calidad del aire. | Foto: EFE

Publicado 22 abril 2016



El total de recaudación de ingresos por impuestos medioambientales cayó en la última década en la Unión Europea y los países miembros.

La proporción sobre el total de recaudación de impuestos medioambientales cayó en la última década tanto en España como en el conjunto de la Unión Europea, reveló el más reciente informe de la agencia comunitaria de estadística Eurostat.

Los ingresos por el pago de impuestos ambientales por parte de la Unión Europea sumaron el 6.3 por ciento en 2014 (último año del que hay datos), reflejando una disminución de cinco puntos con respecto al 2004.

Los impuestos medioambientales en la Unión Europea son impuestos destinados a mitigar el cambio climático y promover un uso más eficiente de la energía así como sistemas energéticos y de transporte más limpios.

La definición técnica que dan varios organismos internacionales como Eurostat y la Comisión Europea, es que "los impuestos ambientales son aquellos cuya base imponible consiste en una unidad física (o similar) de algún material que tiene un impacto negativo, comprobado y específico, sobre el medioambiente".

Eslovenia, Croacia y Grecia, fueron los países en los que los impuestos ambientales tuvieron mayor relevancia, por delante de Bulgaria, Letonia, Chipre, Países Bajos, Bélgica, Francia, Luxemburgo y Alemania y Suecia. 

 

España


España es el sexto país de la Unión Europea en el que menos peso tienen los impuestos medioambientales sobre el total de ingresos fiscales. Solo el 5,5 por ciento del dinero que ingresaron las arcas públicas en 2014, por debajo de la media comunitaria (6,3 por ciento).

Impuestos que lograron ingresos


Las estadísticas europeas distinguen cuatro categorías diferentes de los impuestos ambientales, relacionados con la energía, el transporte, la contaminación y los recursos. El impuesto sobre el valor añadido (IVA) queda excluido.

Los impuestos en materia de energía generaron más ingresos durante el periodo 2004-2014, en al menos un 76.5 por ciento, muy por delante del sector del transporte que presentó ingresos de 19.9 por ciento y de las tasas a la contaminación y recursos que obtuvieron un 3.6 por ciento.

Los países que más incrementaron las tasas de energía fueron Lituania con 93.8 por ciento, República Checa, con 92.6 por ciento y Luxemburgo con 92.2 por ciento.

Por su parte, quienes más se ocuparon del transporte fueron Malta (40,6 por ciento), Irlanda (37.9 por ciento), Dinamarca (36.6 % por ciento), Austria (36 por ciento) y Bélgica (34 por ciento).

Por último, Croacia (17,4 por ciento), Holanda (13,8 por ciento), Estonia (10,9 por ciento) y Eslovenia (10,8 por ciento) fueron los que más porcentaje de ingresos obtuvieron de tasar la contaminación y recursos, según Eurostat.

 

¿Por qué se pagan los impuestos medioambientales?


- Por las emisiones de monóxido de nitrógeno y dióxido de nitrógeno que se producen desde el escape de los vehículos.

- Emisiones de dióxido de azufre (SO2), principal causante de la lluvia ácida y se produce en la combustión del carbón, el petróleo, el diesel o el gas natural.

- Emisiones de sustancias que reducen la capa de ozono.

- La recogida y tratamiento de residuos contaminantes del agua.

- La gestión de residuos.

- El ruido (despegue y aterrizaje de aviones).

- Los productos energéticos.

- Transporte. Impuestos sobre las importaciones o ventas de vehículos de motor. Matriculación o uso de vehículos de motor.

- El uso y consumo de recursos naturales (agua, bosques, extracción de materias primas (excepto petróleo y gas), entre otros).

Europa 2020


La Unión Europea planteó una estrategia en el año 2010, con el objetivo de marcar más de 10 por ciento en las "ecotasas" en la zona. Para 2014, Eslovenia, Croacia y Grecia lograron la meta, sin embargo, a muchos países de la Unión Europea les quedan cuatro años para lograr el acuerdo de Europa 2020.

Europa 2020 estableció el cumplimiento de objetivos en los ámbitos de empleo, investigación y desarrollo, clima/energía, educación, integración social y reducción de la pobreza a través de una hoja de ruta que recomienda un sustancial aumento de la proporción de impuestos ambientales en línea con las mejores prácticas de los Estados Miembros.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.