• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La cumbre del cambio climático (COP 21) se celebrará del 30 de noviembre al 11 de diciembre en la capital francesa.

La cumbre del cambio climático (COP 21) se celebrará del 30 de noviembre al 11 de diciembre en la capital francesa. | Foto: EFE

Publicado 25 noviembre 2015

Las Naciones Unidas organizan estas conferencias para concretar un acuerdo mundial que permita reducir las emisiones de gases de efecto invernadero pero ¿están realmente comprometidos los países desarrollados con el futuro del planeta?

En la Cumbre de la Tierra en Brasil (1992), Fidel Castro, hizo una importante reflexión sobre la vida de la humanidad:

“Si se quiere salvar a la humanidad de esa autodestrucción, hay que distribuir mejor las riquezas y tecnologías disponibles en el planeta. Menos lujo y menos despilfarro en unos pocos países para que haya menos pobreza y menos hambre en gran parte de la Tierra. No más transferencias al Tercer Mundo de estilos de vida y hábitos de consumo que arruinan el medio ambiente. Hágase más racional la vida humana. Aplíquese un orden económico internacional justo. Utilícese toda la ciencia necesaria para un desarrollo sostenido sin contaminación. Páguese la deuda ecológica y no la deuda externa. Desaparezca el hambre y no el hombre”.

Han pasado ya más de 20 años y los países en vías de desarrollo aún cancelan sus deudas externas mientras que los países ricos ignoran su deuda con el medio ambiente. Entre sus deudas pendientes están el derroche, daño ambiental y el problema de los residuos urbanos sin recuperación energética.

Cuando los países consumen de manera desproporcionada y sin planificación para el aprovechamiento de sus residuos generan mayor contaminación en sus territorios y no asumen el costo económico y ambiental que implica el cambio climático. A esto se suma la explotación de los recursos naturales, la degradación del suelo, el aumento de la emisión de gases de efecto invernadero, factores que han dejado huellas profundas en el planeta.

10 puntos para salvar la Madre Tierra

Desafortunadamente, sobre las deudas ecológicas no hay mayor presión que el compromiso de las partes, no sucede como en las deudas externas sobre las cuales hay una cantidad de organismos y normativas que ejercen presión a los países para que paguen.

Desde la Revolución Industrial las emisiones de Dióxido de Carbono (CO2) han aumentado ocasionando un grave daño al Medio Ambiente, la degradación de la Capa de Ozono y la acidificación de los océanos. Son los países "desarrollados" los mayores emisores de CO2.

COP 21

Líderes mundiales se darán cita desde el 30 de noviembre hasta el 11 de diciembre de 2015 en la ciudad de París (Francia) para participar en la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático, mientras millones de personas reclaman éxito en un mejor manejo sobre recursos energéticos como el carbón y el petróleo.

¿Qué se discute en esta reunión?
Un protocolo que sustituya al de Kioto para aplicar a partir de 2020. La intención es que los 195 firmantes lleven a cabo políticas de mitigación, es decir, reducciones de emisiones y que el aumento en la temperatura global no supere los dos grados celsius, aunque los Estados más expuestos (como los isleños) quieren bajar esa meta a 1,5 C°.

¿Están realmente comprometidos los países desarrollados con el futuro del planeta?

No. Según las estimaciones realizadas por la ONU, al extrapolar los compromisos voluntarios en los que Estados fijan metas para 2025, el resultado es que la temperatura a final de siglo subirá como mínimo 2,7 grados. Se estima que hasta 2030 las emisiones sigan en aumento, aunque a un ritmo menor que en las últimas décadas.

La Unión Europea y China proponen como solución ante esta brecha que esos compromisos individuales se vayan revisando al alza cada cinco años e ir acercándose a la meta de los dos grados.

De acuerdo al informe Cambio Climático 2014. Impacto, adaptación y vulnerabilidad las consecuencias futuras del efecto invernadero ya se están viviendo de forma dramática puesto que los ecosistemas, las personas y las industrias están cada vez más vulnerables y aunque las naciones no niegan las evidencias del vínculo entre los gases de efecto invernadero, el cambio climático y de sus peligros asociados, aún no hay un acuerdo que obligue a pararlo.

De hecho, la cantidad de pruebas científicas de este informe señalan que la existencia de este cambio en el clima se ha duplicado desde la creación del último informe, en 2007.

Entonces, a pesar de conocer la importancia de las emisiones de este tipo de gases nocivos desde 2007, reducir los riesgos derivados del cambio climático le da más importancia a la conferencia que iniciará en pocos días.

El problema es que dichas emisiones continúan siendo demasiado altas y muchos países no están dispuestos a comprometerse. 

¿Se logrará un acuerdo?

De no concretarse un pacto no significará que la lucha contra el cambio climático pare pues varios países tienen legislaciones para proteger el ambiente. Sería el caso, por ejemplo, de la UE, que se ha fijado unas metas concretas para 2030 al margen de la cumbre. 

 

Países más contaminantes y sus propuestas para COP 21

Los dieciséis principales países emisores de CO2 propusieron convertirse en “economías bajas en carbono en 2050”.

Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, Corea del Sur, México, Reino Unido, Rusia, y Sudáfrica, que suman el 70 por ciento de las emisiones mundiales, son los países que ya han hecho esteejercicio en el marco del proyecto “Sendas de Descarbonización Profunda”.

La transición hacia una economía baja en carbono reduciría problemas de salud. China prevé que la contaminación caiga un 70 por ciento en un escenario de descarbonización que implica destinar el dinero de producción de combustibles fósiles en tecnologías bajas en carbono.

Ambientalistas alertaron que el planeta debe detener su calentamiento al tope de 2°C  de aquí a mediados del siglo para evitar cambios en el nivel de mar, el deshielo total de los polos o la frencuencia de ciclones y fenómenos climáticos desastrozos.  Las partes negociadores presentaron 149 propuestas relacionadas con la reducción del calentamiento que equivalen a 90 por ciento de las emisiones de CO2.

Cumbre de París debe ser de los pueblos


Conozca las propuestas de Latinoamérica para la COP21 en París
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.