• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Dilma Rousseff y Cristina Fernández de Kirchner en uno de sus encuentros.

Dilma Rousseff y Cristina Fernández de Kirchner en uno de sus encuentros. | Foto: mendozapost

Publicado 30 agosto 2016

"Se trata de volver al pasado de pobreza y mediocridad para las grandes mayorías en beneficio del inmenso poder económico de unos pocos", afirmó Cristina Fernández de Kirchner  en respuesta a un mensaje que le envió Lula da Silva a través de correo electrónico.

La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner ratificó este lunes su apoyo a la mandataria brasileña separada de su cargo, Dilma Rousseff, quien comparece ante el Senado en el marco del impeachment en su contra. 

En respuesta a un correo electrónico que le envió el exmandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, Fernández de Kirchner afirmó que "cualquier coincidencia (de lo que ocurre en Brasil) con lo que sucedió y está sucediendo en nuestro país no es casualidad". "Es estrategia dura y pura, sobre la región, contra los gobiernos nacionales, populares y democráticos y sobre sus líderes políticos", aseveró la líder argentina.

>> PT confía en detener golpe de Estado contra Rousseff

Cristina consideró que "se trata de volver al pasado de pobreza y mediocridad para las grandes mayorías en beneficio del inmenso poder económico de unos pocos". ¿Se darán cuenta los pueblos?¿Lo advertirán las sociedades modernas bombardeadas mediáticamente?, reflexiona.

En la larga carta a su "querida amiga", Lula le informa sobre "la gravísima situación política e institucional que vive Brasil". Lula afirma que desde la reelección de Rousseff en 2014 los grupos de poder en la oposición "torpedearon de manera sistemática los esfuerzos del gobierno para redefinir la política económica en el sentido de resistir al creciente impacto de la crisis internacional y recuperar el crecimiento sostenible".

>>Carta de Lula alerta sobre plan desestabilizador en América Latina

"Crearon un clima artificial de callejón sin salida político e institucional, con efectos profundamente dañosos sobre la vida del país", insiste Lula en su misiva en la que califica el proceso de 'impeachment' contra Rousseff como "insconstitucional y completamente arbitrario".

Evo Morales también se pronuncia contra golpe de Estado a la democracia en Brasil

Entre tanto, el presidente boliviano, Evo Morales, ratificó su respaldo a Rousseff y expresó que "el único juez que puede sancionar su conducta política es su pueblo, los otros cumplen el vergonzoso encargo del imperio".

Morales recalcó que su lucha es la misma batalla que han librado históricamente los pueblos de América Latina contra el poder de unos pocos.

El presidente boliviano advirtió que el juicio a Rousseff intenta contener la rebelión del pueblo y "expulsar a pobres, negros y mujeres del poder". "Antes los golpes de Estado eran ejecutados por militares proimperiales. Hoy, los golpes de Estado son congresales, judiciales o mediáticos", añadió.

En contexto
Dilma Rousseff fue separada de su cargo el pasado 12 de mayo, después de que el senado de Brasil admitiera una demanda presentada en su contra por la emisión de tres decretos de suplementación presupuestaria y las llamadas "pedaladas fiscales".
Desde que se inició el proceso, la defensa de la mandataria y sus seguidores han denunciado que se trata de un golpe de Estado que se desarrolla bajo la figura de juicio político.
De ser considerada culpable tras la votación del pleno del Senado, Rousseff será separada de su cargo definitivamente e inhabilitada por un período de 8 años.
Si obtiene el apoyo de 54 de los 81 senadores, la presidenta podrá volver a su cargo hasta el final de su mandato en diciembre de 2018.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.