• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La tensión aumenta en esta segunda etapa del impeachment contra la presidente destituida de Brasil, la defensa califica al proceso de desquite.

La tensión aumenta en esta segunda etapa del impeachment contra la presidente destituida de Brasil, la defensa califica al proceso de desquite. | Foto: Reuters

Publicado 26 agosto 2016

Hubo gritos e insultos en la segunda jornada del impeachment contra la mandataria brasileña; el presidente del Senado no logró aplacar la tensión.

Durante la última etapa del juicio político contra la presidenta constitucional Dilma Rousseff este viernes, senadores miembros del gobernante Partido de los Trabajadores señalaron a Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara Brasileña de Diputados, como principal promotor de una venganza dirigida por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). 

La defensa de Rousseff argumentó que el Partido del Movimiento Democrático (PMDB) se alió con Cunha para orquestar el golpe de Estado contra la presidenta y acusó al PMDB de querer asumir el poder sin pasar por elecciones. 

Dichas declaraciones ocasionaron una pelea a gritos entre los aliados y los oponentes al juicio político, lo cual forzó un alto de dos horas durante el procedimiento de este viernes. 

El escándalo causó que Ricardo Lewandowski, juez de la Corte Suprema de Justicia de Brasil, suspendiera la sesión después de que el presidente del Senado Renan Calheiros fuera incapaz de detener la riña con argumentos. La sesión fue iniciada después del almuerzo. 

"Este juicio político se ha convertido en un manicomio", dijo Calheiros, tratando de calmar los ánimos. Se espera que la tensión se eleve a su máxima potencia el miércoles de cara a la votación final. 

En contexto

Este viernes 26 se cumple la segunda etapa del juicio político contra Dilma Rousseff. 

En caso de que Rousseff resulte removida  del cargo sería reemplazada por el presidente interino Michel Temer y Cuhna habría sido el siguiente en la línea sucesora de la Presidenta, por ser líder de Diputados. 

En este sentido dirigentes opositores negocian una posible amnistía para Eduardo Cunha, argumentando que merece el perdón debido a su papel destacado en el proceso de destitución de la presidenta Rousseff. 

Cunha autorizó iniciar el juicio político contra Dilma tras considerarla culpable por supuestas irregularidades fiscales ocurridas en 2015. 

El expresidente de la Cámara se retiró de la coalición gubernamental del Partido de los Trabajadores (PT) en julio del año pasado tras la revelación del escándalo de corrupción de Petrobras en el cual su nombre fue incluido. 

Un juicio se inició en contra de Cunha el pasado 2 de diciembre de 2015, en el cual el PT acusaba al PMDB de romper el decoro parlamentario para mantener cuentas en el exterior y por mentir acerca de su existencia en un testimonio ante el IPC Petrobras. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.