• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Cáceres emprendió numerosas protestas para proteger el río Gualcarque con el apoyo de los indígenas lencas.

Cáceres emprendió numerosas protestas para proteger el río Gualcarque con el apoyo de los indígenas lencas. | Foto: AP

Publicado 5 marzo 2016

Padre de Cáceres recordó que la líder indígena nunca quiso renunciar a su vocación, pese a las continuas amenazas de muerte.

Familiares de la líder indígena asesinada en Honduras, Berta Cáceres, no descartan que haya sido un homicidio en extremo planificado, debido a las constantes amenazas de las que era objeto. Es por ello, que se encuentran a la espera de recibir información que esclarezca la noticia de su muerte por parte de las autoridades.

>> CEPAL condena asesinato de Berta Cáceres y exige justicia

En este sentido, el padre de la reconocida ambientalista, José Cáceres Molina, detalló que los homicidas escalaron el cerco de la casa, invadieron la propiedad, y según su suposición, debían haberla estado persiguiendo y estudiando su rutina diaria para perpetrar el crimen.

"Yo fuí a conocer donde ella -Berta- vivía, miré la casa, donde había una posta en la entrada y los que están ahí pueden ver quiénes entran y salen de las casas y tienen un grado de seguridad", agregó.

Quien fue en vida coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), le contó en varias oportunidades a su progenitor que era intimidada a causa de su trabajo en la defensa de los derechos humanos, razón por la que José Cáceres le aconsejó que se dedicara a otra actividad. 

"Pero ella me contestó que esa era su vocación y que se iba a morir al pie de la bandera y si le tocaba morir por una causa justa con todo gusto lo aceptaba", recordó.

Por su parte, la hermana mayor de la lideresa de la comunidad lenca, Ana Cáceres Flores, apuntó que era sorpresa porque "ya ella había sido amenazada en varias ocasiones, ella estaba como preparada; la perseguían en todo momento y siempre estaba temiendo por su vida".

De allí que Berta, que vivía en la casa de su madre, dos meses atrás decidiera mudarse. "Ahora entendemos que (mudarse) fue una forma de proteger a la familia", añadió Gustavo Cáceres, hermano de la líder.

>> Pueblo de Honduras le da el último adiós a Berta Cáceres

CONTEXTO

La madrugada del pasado jueves tuvo lugar el asesinato de Berta Cáceres en el interior de su vivienda, ubicada en la residencial El Líbano de La Esperanza, Intibucá, zona occidental de Honduras, a manos de sujetos encapuchados. En el hecho también resultó herido Gustavo Castro Soto, un mexicano que dormía en otra habitación, testigo del hecho criminal.

Según un informe del Equipo de Reflexión, Investigaciones y Comunicación (ERIC) de los jesuitas, emitido por AFP, la dirigente indígena había sido amenazada por policías, militares y paramilitares, cuando en abril de 2013 encabezó una serie de protestas engrosadas por indígenas lencas contra una empresa hidroeléctrica china que quería llevar a cabo un proyecto en el río Gualcarque.

Las protestas de los indígenas motivadas por el temor a que destruyeran su medio ambiente surtió efecto cuando el Banco Mundial retiró el financiamiento a la compañía, obligándola a desistir del proyecto.

Recientemente apareció otra empresa hondureña: Desarrollo Energético Sociedad Anónima (DESA)-, con otro proyecto en el mismo río, razón por que Cáceres reinició la lucha con las comunidades.

Ante las amenazas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le dictó medidas cautelares, sin embargo, ella renunció a las medidas protección por temor a las mismas autoridades.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.