• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Alto acatamiento a la primera huelga general al gobierno de Macri.

Alto acatamiento a la primera huelga general al gobierno de Macri. | Foto: Reuters

Publicado 6 abril 2017

El primer paro convocado por las centrales obreras desde el inicio de la gestión de Mauricio Macri se sintió con fuerza en todo el país. 

Sin transporte público ni trenes, y con pocos autos circulando, las calles de las principales ciudades de Argentina amanecieron casi desiertas en el primer paro general del gobierno de Mauricio Macri, en contra de sus políticas económicas. 

Varias protestas en la capital contaron con gran presencia de distintas fuerzas de seguridad principalmente Gendarmería, que dispersaron a los protestantes con gases lacrimógenos y carros lanza agua en la ciudad de Buenos Aires. 

Miles de gendarmes rodearon los piquetes de la autopista Panamericana y del Puente Pueyrredón en las entradas de Buenos Aires, atacaron a los manifestantes, golpearon a automovilistas y rompieron a culatazos vidrios de un vehículo.

La primera huelga general de las centrales obreras llega tras no alcanzar con el Gobierno soluciones a sus exigencias: salarios dignos, generación de empleos, mayores oportunidades a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) e igualdad para todos los argentinos.

Los argentinos se sumaron el paro en rechazo al constante aumento de precios de los productos básicos y los llamados tarifazos en los servicios públicos, en rechazo de los despidos masivos y el cierre de pequeñas empresas.

Más de 127 mil personas perdieron sus puestos de trabajo el pasado año en Argentina, como consecuencia de las políticas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri.

De acuerdo con un informe divulgado el 19 de enero por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, desde la asunción del actual mandatario hasta septiembre del año pasado el empleo cayó 1,9 por ciento. 

Los movimientos sociales mantienen las protesta en de la capital Argentina, para rechazar los despidos, la exigencia de aplicación de la Ley de Emergencia Social, el aumento de la pobreza, la desocupación y las medidas de tarifazos y ajustes. 

Este jueves, en medio de un paro nacional, se decretó en una audiencia pública un nuevo cuadro tarifario en donde los aumentos rondarían el 23 por ciento para el agua, que se suma al alza del 350 por ciento aplicado en 2016. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.