• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Plascencia expresó que hasta el momento ningún militar tiene un proceso penal abierto por homicidio. (Foto: El Universal)

Plascencia expresó que hasta el momento ningún militar tiene un proceso penal abierto por homicidio. (Foto: El Universal)

Publicado 22 octubre 2014

El representante de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), indicó este miércoles que los militares alteraron la escena del crimen y manipularon los cuerpos para hacer creer que todos los civiles, la mayoría de ellos provenientes del estado de Guerrero habían fallecido durante un enfrentamiento.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México, a través de su presidente Raúl Plascencia Villanueva, señaló este miércoles que 15 de los 22 civiles que murieron en un enfrentamiento con integrantes del Ejército en Tlatlaya (centro), el 30 de junio pasado, fueron ejecutados.

En una comunicación oficial, Plascencia aseguró que durante la investigación la CNDH encontró obstáculos por parte de las autoridades estatales y federales, las cuales divulgaron que la mayor parte falleció en un enfrentamiento, “cuando eso fue una falsedad”.

Además, el vocero de la CNDH dijo que “hubo alteración en el lugar de los hechos para tratar de simular un tiroteo y le proporcionaron a la comisión fotografías a modo de ocultar que había sido una ejecución”.

Plascencia expresó que hasta el momento ningún militar tiene un proceso penal abierto por homicidio.

También explicó que los funcionarios de la CNDH recogieron testimonios de los familiares de las víctimas, entrevistaron a las dos sobrevivientes, una de las cuales dio su versión a una revista y recibieron informes de otros organismos, además de documentos y certificados forenses, así como informes en balística y los reportes de cada una de las necropsias.

También, se entrevistó a servidores públicos que hicieron el levantamiento de los cuerpos y se obtuvieron evidencias en el lugar de los hechos.

El pasado 10 de octubre, la fiscalía de México acusó de homicidio a tres militares por asesinar al menos a ocho presuntos secuestradores tras un enfrentamiento registrado en junio que dejó un saldo de 22 muertos en Tlatlaya.

Este caso generó un gran escándalo en México sobre las prácticas de las fuerzas de seguridad en el combate al crimen organizado, al que se sumó hace dos semanas la desaparición de 43 estudiantes que fueron atacados por policías locales y sicarios del narcotráfico.

teleSUR te invita a ver la nota especial El caso Iguala


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.