• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El informe se basa en los testimonios de unos 22.000 migrantes y refugiados entrevistados por la OIM, de los cuales 11.000 eran niños y jóvenes.

El informe se basa en los testimonios de unos 22.000 migrantes y refugiados entrevistados por la OIM, de los cuales 11.000 eran niños y jóvenes. | Foto: EFE (referencial)

Publicado 12 septiembre 2017

Los niños procedentes de África Subsahariana tienen mayores probabilidades de ser víctimas de tráfico y explotación, en comparación con otras partes del mundo. 

El 77 por ciento de los niños y jóvenes que viajan por la ruta del Mediterráneo central son víctimas directas de abuso, explotación y tráfico humano, según el nuevo informe publicado este martes por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y Unicef.

“La cruda realidad es que se ha convertido en habitual que los niños que están en tránsito por el Mediterráneo sean víctimas de abusos, trata, violencia y discriminación”, indicó Afshan Khan, directora regional de Unicef y coordinadora especial de la Crisis de Refugiados y Migrantes en Europa. 

El informe se basa en los testimonios de unos 22.000 migrantes y refugiados entrevistados por la OIM, de los cuales 11.000 eran niños y jóvenes.

Aimano, un adolescente de 16 años de edad, contó cómo en su travesía desde Gambia a Libia los traficantes lo forzaron a trabajos manuales extenuantes durante varios meses. 

“Si intentas correr, te disparan. Si dejas de trabajar, te pegan. Éramos como esclavos. Y cuando acaba el día, te dejan encerrado”, agregó.

El documento también revela que los niños procedentes de África Subsahariana tienen mayores probabilidades de ser víctimas de tráfico y explotación, en comparación con otras partes del mundo. “El racismo es un importante factor subyacente de esta discrepancia”, precisa.

Los niños y jóvenes que emprenden viajes largos y quienes no han completado sus estudios son más vulnerables a la explotación, a grupos criminales y a traficantes. La ruta más peligrosa sigue siendo la del Mediterráneo central.

Los jóvenes suelen pagar entre 1.000 y 5.000 dólares por el viaje, y a menudo llegan a Europa endeudados y expuestos a otros peligros.

“Los dirigentes de la Unión Europea deben establecer soluciones duraderas que incluyan rutas migratorias seguras y reguladas, habilitando pasadizos de protección y encontrando alternativas a la detención de los niños migrantes”, aseveró Afshan Khan.

>> Casi 2 millones de niños no van a la escuela en Sudán del Sur


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.