• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, posa para una fotografía con los niños antes de la IV Cumbre de la CELAC.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, posa para una fotografía con los niños antes de la IV Cumbre de la CELAC. | Foto: Reuters

Publicado 27 enero 2016

Ecuador entregó la presidencia pro témpore de la CELAC este miércoles a República Dominicana y propuso a los presidentes y representantes de los 33 países del bloque cinco ejes de trabajo para los próximos años.

1.- Reducir la pobreza extrema y las desigualdades


Las respuestas a la inequidad deben ser contundentes, sin esperar una supuesta mano invisible, que por invisible nadie la ha visto.  La historia nos demuestra que en la búsqueda de la justicia se requiere de manos bastante visibles, se requiere acción colectiva de la voluntad explícita de las sociedades.

Las políticas para tener una región más equitativa y disminuir la pobreza son conocidas por todos, y para ello se necesita:

- Un sistema tributario progresivo, donde el que más tiene pague más. América Latina tiene 22,7% de presión tributaria, muy por debajo de los países de la OCDE, los más desarrollados del mundo, que tienen 35,3% y pese a ser mucho más equitativos que en nuestra región.

- El ingreso tributario debe servir para financiar, a través de un adecuado gasto público, igualdad de oportunidades tales como educación y salud.  

- Gobernar los mercados en función de los objetivos sociales. El trabajo no es una mercancía, el trabajo humano tiene un valor ético, porque no es objeto, es sujeto, no es un medio de producción, es el fin mismo de la producción, y el salario es pan, sustento, dignidad y uno de los fundamentales instrumentos de distribución, justicia y equidad.

- Distribución del ingreso y la riqueza entre lo público y privado y dentro de lo privado. De acuerdo al reciente estudio de Oxfam —Una economía para el 1%, se llama el estudio—, en el año 2015, 62 personas tuvieron la misma riqueza que 3 600 millones de personas, es decir, el 50% menos rico del mundo.  ¿Cómo vamos a explicarles a las futuras generaciones una locura de esta naturaleza?

2.- Fortalecer la educación, la ciencia, la tecnología y la innovación


Actualmente la región invierte apenas el 0,74% del PIB en investigación y desarrollo. Esta inversión debe duplicarse en los próximos cuatro años, llevándola al menos al 1,5% del PIB hasta el año 2020.

3.- Generar consensos en relación al medio ambiente y al cambio climático


El presidente Rafael Correa dijo que nada justifica que hayan tribunales para proteger inversiones, pero no para proteger a la naturaleza.  “Se trata tan solo de la perversa lógica de privatizar los beneficios y socializar las pérdidas”.

Y agregó que la gran diferencia entre América y los países del Sudeste Asiático, es que ellos tuvieron que aguantar largas décadas de explotación de su fuerza laboral y los recursos naturales, cuyo uso adecuado permitiráa los países CELAC desarrollarse con soberanía.

4.- Gestionar el financiamiento para el desarrollo, con énfasis en infraestructura y conectividad


La CEPAL estima que la región requiere invertir en infraestructura el 6,2 por ciento del PIB regional (320 mil millones de dólares anuales hasta el 2020); sin embargo, en el último decenio solo se invirtió el 2,7 por ciento, es decir, menos de la mitad.  

“Es la trampa del subdesarrollo que debemos superar:  no podemos invertir por no tener productividad y no tenemos productividad por no poder invertir”, aseguró el presidente Correa refiriendo el ejemplo de UNASUR que trabaja en una nueva arquitectura financiera regional, compuesta por un Banco de Desarrollo, un fondo común de reservas y un sistema de compensaciones para el comercio internacional. 

Otra de nuestras principales propuestas es la creación de centros de arbitraje para nuestra región, que eviten el atentado a soberanías que constituyen los actuales tratados bilaterales de inversión, donde todo está en función del capital y no en función de nuestros pueblos, ni los Estados.

5.- Desarrollar y potenciar nuestro papel como bloque regional


¿Por qué tenemos que discutir nuestros problemas en Washington?  ¿Cómo se puede sostener la irracionalidad de que la sede de la Organización de Estados Americanos esté en el país del criminal bloqueo a Cuba, bloqueo que incumple abiertamente la Carta Interamericana fundacional de la OEA?  

Rafael Correa abogó por un nuevo sistema interamericano, por entender que las Américas al norte y el sur son diferentes y deben conversar como bloques. “La CELAC debe ser el foro para las discusiones latinoamericanas y caribeñas y la OEA debería convertirse en el foro en el que, como bloque, CELAC y América del Norte procesen sus coincidencias y conflictos”.

6.- El desarrollo es un problema político


El desarrollo es esencialmente un problema político y depende de quién manda en una sociedad: las élites o las grandes mayorías; el capital o los seres humanos, el mercado o la sociedad.

Correa aseguró que “siempre será mucho más lo que nos una que lo que nos separe”. Explicó que la coincidencia está en los principios que defienden como  la primacía del derecho internacional, la democracia y la autodeterminación de los pueblos, la defensa de los derechos humanos, la búsqueda del desarrollo humano sostenible y la unidad de los pueblos.

“Hoy enfrentamos tiempos difíciles”, dijo el Presidente, ya que la región tiene más dificultades para crecer, generar empleo, disminuir la pobreza, garantizar derechos; “pero hay grandes capacidades acumuladas y contamos con los más valiosos recursos:  la voluntad de nuestros pueblos y nuestra unidad”.

“Siempre será mucho más lo que nos una que lo que nos separe”

Rafael Correa


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.