• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter

Este 29 de octubre se cumplen diez años desde que la Unesco declaró a Venezuela “Territorio Libre de Analfabetismo” fruto de la implementación de la Misión Robinson, programa social para saldar la heredada deuda histórica en materia educativa.

Hace diez años Venezuela afirmó que no se equivocó al elegir el Socialismo como camino. En el 2003 la Misión Robinson inició la labor de alfabetizar  más de un millón y medio de personas que hasta ese momento estuvieron fuera del sistema educativo del país.

Justicia social no es populismo

Las Misiones venezolanas nacieron de la voluntad política y la iniciativa de Hugo Chávez para saldar la deuda social de los gobiernos anteriores y erradicar la pobreza, el analfabetismo, garantizar el acceso a la salud, la educación, la vivienda, la cultura.

Las primeras misiones fueron una manifestación del poder popular al que se hace referencia en la Constitución del país. Los sectores pobres organizados apoyaron el desarrollo de estos programas dedicados a garantizar el acceso de los venezolanos a sus derechos fundamentales.

El Gobierno venezolano fue acusado de aplicar medidas populistas y de malgastar los recursos de la renta petrolera en políticas clientelares a las que solo podían acceder los sectores más cercanos al Gobierno, que a su vez solo los habría usado para alcanzar fines electorales.

No obstante, los esfuerzos en materia educativa se tradujeron en el reconocimiento de Venezuela por parte de la Unesco como territorio libre de analfabetismo el 28 de octubre de 2005. Para esa fecha un millón 484 mil 543 venezolanos habían sido alfabetizados. Con esto el país alcanzó de manera adelantada las metas propuestas por la ONU en materia educativa para este milenio.


La Misión Robinson

Venezuela alcanzó el reconocimiento de la Unesco gracias a la que Hugo Chávez llamaría la madre de de todas las Misiones educativas del país.

Esta Misión se formalizó en el año 2003 como un programa de alfabetización masiva que alcanzó a los sectores  de la población tradicionalmente excluídos: los pobres, los indígenas, los privados de libertad  y los discapacitados.

De esta forma, casi 70 mil indígenas fueron alfabetizados en sus idiomas originarios y en castellano, dos mil 725 reclusos y siete mil 154 personas discapacitadas fueron incluídas en la masificación del conocimiento.

 

Hasta mayo de 2014 dos millones 683 mil 126  venezolanos han sido beneficiados por esta Misión, que ha logrado erradicar el analfabetismo de Venezuela.  La Misión funciona en tres fases en las que los beneficiarios aprenden a leer y escribir y se les da la oportunidad de culminar sus estudios de educación primaria.

El método empleado consiste en la asociación de números y letras con el uso de recursos audiovisuales, este método de alfabetización cubano fue el motor de la erradicación del analfabetismo en Venezuela.


El aporte de Cuba

“Yo Sí Puedo” fue implementado por el gobierno nacional para saldar las carencias educativas del pueblo venezolano.

Venezuela no hubiese podido alcanzar esta meta sin el apoyo solidario de la República de Cuba que aportó el método “Yo Sí Puedo” desarrollado por  la educadora Leonela Realy, este fue implementado por el gobierno de Hugo Chávez en el marco del Convenio Integral de Cooperación Cuba – Venezuela firmado en el año 2000.  

La colaboración de los profesionales cubanos que llegaron a Venezuela para compartir la experiencia alfabetizadora  que se basa en el aprendizaje por medio de cartillas y lecciones que combinan datos numéricos y de lenguaje.

 

La Misión más allá de las fronteras

El 19 de marzo de 2006 surge la Misión Robinson Internacional cuyo intención es la colaboración recíproca entre Venezuela, Cuba y los países de América Latina y el mundo.

El método “Yo Sí Puedo”  se ha replicado con éxito en Bolivia que logró erradicar el analfabetismo en 2008.  Nicaragua alcanzó la reducción de la población analfabeta a 3,56 por ciento. Ecuador también se benefició de este programa y en 2010 se declaró “Patria Alfabetizada”.

Estos países junto a Cuba y Venezuela son los países de América Latina que han logrado que sus territorios sean reconocidos libres de analfabetismo, toda vez que la Unesco requiere que un país debe tener una tasa menor al 4 por ciento de analfabetos para ser reconocidos con esta distinción.

Sin embargo, la lucha contra el analfabetismo continua, las políticas de inclusión y la masificación del acceso a las instituciones educativas siguen contribuyendo a que Venezuela sea un referente en cuanto a las políticas educativas del continente.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.