• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El Gobierno venezolano ha instado a Obama a rectificar su forma de hacer política con su país.
    En Profundidad

    El Gobierno venezolano ha instado a Obama a rectificar su forma de hacer política con su país.

Desde la llegada al poder del presidente Hugo Chávez, el Gobierno estadounidense se ha entrometido en los asuntos del Estado venezolano e incluso ha colocado sanciones al país y hasta ha financiado a la oposición para acciones golpistas. 

En reiteradas ocasiones el actual presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha denunciado la injerencia de Estados Unidos (EE.UU.) en la política de ese país suramericano. Al mismo tiempo, ha dicho que no aceptará otra ofensa que ponga en riesgo la tranquilidad del Estado.

En el mes de abril de 2015, la cancillería venezolana envió una carta al Gerente País de la compañía estadounidense Exxon Mobil, Jeff Simon, para reafirmar su rechazo a las pretensiones para fracturar el cumplimiento de obligaciones bilaterales suscritas entre la República Cooperativa de Guyana y Venezuela.

En junio, la Coordinadora para Contraterrorismo del Departamento de Estado, Tina Kaidanow, emitió declaraciones a través de un informe en el que acusó a Venezuela de no cooperar "completamente" con los esfuerzos antiterroristas de Washington y de mantener una "postura permisiva" al respecto.

Ese mismo mes, el Jefe del Comando Sur de Estados Unidos, John Kelly,, cuestionó la voluntad del Gobierno venezolano para combatir el tráfico de drogas.

En agosto de 2015, el funcionario del departamento de Estado de EE.UU. Mark C. Toner, se refirió a la política electoral de Venezuela y pidió en sus declaraciones replantearse el veto impuesto a varios opositores para participar en las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre e instó al gobierno a permitir una observación electoral.

El Secretario de Estado de EE.UU.,John Kerry, en el mes de septiembre puso en tela de juicio la actuación de la justicia venezolana en el caso del líder de la oposición Leopoldo López, quien busca interferir en los asuntos internos del país.

Otro organismo que opera bajo la dirección del país del norte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), mediante un informe publicado el 29 de septiembre "denunció" la presunta crisis humanitaria y violación de derechos de lo colombianos deportados por las autoridades venezolanas.

La canciller venezolana condenó la parcialización política e ideológica que mantiene la CIDH de la OEA contra Venezuela, catalogándola como "vulgar e inmoral".

A inicios del mes de octubre, John Kerry, Secretario de Estado de EE.UU., afirmó que la democracia de Venezuela es "imperfecta", al respecto el funcionario norteamericano expresó que las elecciones parlamentarias del próximo diciembre serán "la vara para medir qué tipo de democracia" se está ejecutando en la nación caribeña.

En octubre, el General John Kelly, nuevamente declaró contra Venezuela al afirmar que el pueblo venezolano estaba viviendo un fuerte sufrimiento a consecuencia de la grave situación económica que atraviesa el país. Al respecto, el presidente Nicolás Maduro rechazó esta nuevas expresiones injerencias y solicitó el respaldo de América Latina y el Caribe para acompañar a su país en la lucha por la paz.

En octubre también, el vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, John Kirby, cuestionó el funcionamiento de los poderes públicos de Venezuela al asegurar que el país carece de "independencia judicial".

El funcionario estadounidense hizo estas declaraciones en relación a las supuestas presiones que recibió Franklin Nieves, exfiscal del caso de Leopoldo López, quien es acusado de participar e impulsar los delitos de incendio y daños que se ejecutaron como parte de un plan de derrocamiento llamado "La Salida" contra el dignatario Nicolás Maduro.

El Gobierno de Venezuela calificó como un “atrevimiento” las declaraciones Kirby, debido a “que arremete contra los poderes poderes públicos” de la nación suramericana.

Con su respuesta a esas afirmaciones, el Ejecutivo venezolano volvió a denunciar el 28 de octubre las reiteradas agresiones de Washington contra el territorio latinoamericano. 

En febrero de 2015, Maduro envió un mensaje a su homólogo Barack Obama  y sostuvo que no permitirá que EE.UU. siga conspirando contra la nación suramericana, “No permitiré otra agresión contra nuestra patria, con la dignidad de los venezolanos nadie se debe meter, ellos no tienen derecho a promover la injerencia en ningún país del mundo”.

Asimismo, ha instado a Obama a rectificar su forma de hacer política con Venezuela. “Haga bien su trabajo y será recordado como un buen Presidente”.

El Gobierno de Estados Unidos, basándose en su condición de potencia, se ha caracterizado por entrometerse en los asuntos de los países del mundo, en el caso de Venezuela ha mantenido una política hostil desde que el presidente Hugo Chávez llegó al poder para establecer la revolución socialista que actualmente es liderada por Maduro.  

Sanciones contra venezolanos

El pasado 18 de diciembre 2014 Obama firmó sanciones aprobadas por el Congreso contra el país suramericano que implican restricciones en la emisión de visado, debido a que supuestamente algunos funcionarios habrían estado vinculados a actos de violación a los derechos humanos en las protestas golpistas registradas en Venezuela entre febrero y mayo pasado.

Ante ello, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela le recordó, a través de un comunicado, a Estados Unidos que no tiene ninguna jurisdicción para aplicar fuera de su territorio alguna ley, norma legal o sanción contra la soberanía y la institucionalidad democrática de Venezuela.

Intentona golpista financiada por EE.UU.

El 12 de febrero, el presidente Nicolás Maduro denunció que oficiales de la Aviación del Ejército estaban financiados por funcionarios del gobierno de EE.UU. para llevar a cabo un Golpe de Estado en Venezuela, el cual se desarrollaría en diversas fases.

Vea aquí: Las pruebas del Golpe de Estado contra Venezuela paso a paso

A pesar de las pruebas presentadas por el Gobierno Bolivariano y las constantes denuncias que ha hecho el Jefe de Estado, el Gobierno norteamericano aseguró que "Estados Unidos no promueve la desestabilización en Venezuela ni tampoco estamos intentando socavar su economía ni su gobierno, los señalamientos hechos por el Gobierno venezolano sobre que Estados Unidos está involucrado en conspirar en un golpe y la desestabilización no tiene basamento y son falsos”, aseguró la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki

​Asesor de Obama niega injerencia de EE.UU contra Venezuela

El asesor del Presidente estadounidense, Ben Rhodes, declaró recientemente que “no creo que nadie en la región se crea que EE.UU. está detrás de los retos que enfrenta Venezuela, consideró que es risible y que no puede servir como excusa para sus propios problemas domésticos".

Igualmente, agregó que la estrategia del Gobierno de Maduro "claramente no está funcionando porque Venezuela enfrenta retos económicos significativos y la oposición notable de un pueblo frustrado por unas políticas que no han llevado a la prosperidad y que han reprimido a una sociedad civil vibrante".

Conozca aquí: Conozca los países sancionados por EE.UU.

Venezuela respaldada

Enterate más de:

EEUU Venezuela

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.