• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Esta división en el crecimiento de la riqueza no es por accidente, sino el resultado de una política pública diseñada especialmente para aumentar la brecha económica.
    En Profundidad

    Esta división en el crecimiento de la riqueza no es por accidente, sino el resultado de una política pública diseñada especialmente para aumentar la brecha económica.

La desigualdad salarial entre blancos y afrodescendientes en los Estados Unidos se ha incrementado en los últimos 30 años.

La semana pasada, se publicó un estudio llamado “The new report Ever-Growing Gap” realizado por el Institute for Policy Studies (Instituto de estudios políticos) junto con el The Corporation for Enterprise Development (Corporación para el Desarrollo Empresarial), el cual analiza la disparidad en la riqueza racial de los Estados Unidos (EE.UU.).

De acuerdo con el informe, existe una amplia división entre los ingresos de blancos, afrodescendientes y latinos. Esta división en el crecimiento de la riqueza no es por accidente, sino el resultado de una política pública diseñada especialmente para aumentar la brecha económica entre las familias blancas y las familias afrodescendientes o latinoamericanas, y la que, sin una reforma significativa, seguirá ampliándose en el futuro. 

Disparidad en el crecimiento de la riqueza racial en Estados Unidos


El estudio realizado entre los años 1983 y 2013 señala que las familias afrodescendientes en los EE. UU. tuvieron unos ingresos de 18 mil dólares, según la suma total de todas sus posesiones.

En ese mismo periodo, en cambio, una familia promedio blanca ganaba 301 mil dólares.

En los pasados 30 años, el promedio de riqueza de las familias blancas ha crecido un 84 por ciento, es decir, 1,2 veces más que la tasa de crecimiento de la población latina y tres veces más que la tasa de crecimiento para la población afroamericana.

>>“El surgimiento de los Estados Unidos, el hecho más desastroso en la historia de la humanidad

Asimismo, de acuerdo con la proyección de que da el informe, para el año 2043, cuando se estima que la población afrodescendiente constituirá la mayoría de la población estadounidense, la brecha de riqueza entre estos grupos será el doble, y en un promedio será de más de 1 millón de dólares.

Si continúa esta brecha creciendo al mismo ritmo, les tomará aproximadamente unos 228 años a las familias afroamericanas y unos 84 años a las familias latinas alcanzar el promedio de riqueza del cual gozan las familias blancas hoy en día.

¿Cuáles son las causas de esta disparidad salarial entre negros y afroamericanos?


Una investigación, que abarcó desde la década de 1940 hasta la década de 1970, realizada por Mary C. Aguas y Karl Eschbach, mostró que la razón principal de la diferencia salarial está en el estrechamiento de la brecha educativa entre blancos y afrodescendientes.

>>EE.UU. "preocupado" por bombardeos rusos en Siria desde Irán

Tim Wise, un escritor antirracista y activista señala que hay una percepción de que “la gente de color tiene que tener ‘conocimiento de blancos’ mientras que los blancos no necesitan conocer las experiencias de la gente de color”.

En otros estudios se señala que el origen está en las diferencias del acceso a los servicios educativos y sanitarios entre afroamericanos y blancos, así como en la alta tasa de desempleo y los índices de pobreza de los afroamericanos.

El racismo y la desigualdad aún esta arraigado en la cultura de EE.UU

Políticas públicas aumentan disparidad 


Las políticas públicas llevadas a cabo por los Gobiernos estadounidense también han sido culpables de esta brecha salarial. La política del "Redlining" es una de ellas. Esta práctica se basaba en bloquear deliberadamente a las familias "no blancas" en la obtención de una hipoteca. Entre los años 1934 y 1968, período de máxima expansión de la clase media estadounidense, solo el dos por ciento de las hipotecas de la Administración Federal de Vivienda fue para los afroamericanos.

Este tipo de discriminación tuvo efectos negativos sobre la propiedad de las viviendas para las familias afrodescendientes y latinas, las cuales aún persisten en la actualidad.

Además, las personas con ocupaciones típicas de “no blancos” como los trabajadores agrícolas y domésticos, quedaron fuera de las leyes que establecen protecciones de salario mínimo y prestaciones de Seguridad Social.

En cuanto al sistema fiscal, Darrick Hamilton, profesor de economía en The New School en Nueva York, recomienda sea más progresivo para que las familias con bajos ingresos no permanezcan "encerradas en la pobreza".

Por su parte, el presidente Barack Obama, desde que asumió el poder en 2009, evitó hablar de la discriminación racial. Algunos sectores afroamericanos se irritaron debido a que el presidente habló de "responsabilidad personal" y de no abrazar el "victimismo". 

A más de un siglo de que terminará la segregación racial, EE.UU. aún tiene un largo camino que recorrer para erradicar la discriminación racial, la cual ha tenido efectos económicos visibles en la población estadounidense.

Enterate más de:

EE.UU Discriminación Racial

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.