• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
"Nosotros, los pueblos indígenas, somos la línea roja. Hemos dibujado esa línea con nuestros cuerpos contra la privatización de la naturaleza, contra los combustibles fósiles y el cambio climático"

"Nosotros, los pueblos indígenas, somos la línea roja. Hemos dibujado esa línea con nuestros cuerpos contra la privatización de la naturaleza, contra los combustibles fósiles y el cambio climático" | Foto: Red Ambiental Indígena

Publicado 16 diciembre 2015

Mientras los líderes mundiales celebran el "histórico" acuerdo sobre el clima en Paris COP21, los activistas del clima sugieren que la gran cantidad de elogios es sólo aire caliente.

La noche del sábado 12 de diciembre, 195 países acordaron un acuerdo climático para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero después de dos semanas de dolorosas negociaciones en la COP21 de París.

El país anfitrión, Francia, celebró el "histórico acuerdo, universal y vinculante", según el Embajador francés en Ecuador, François Gauthier.

El Presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que es "la mejor oportunidad de salvar el único planeta que tenemos".

Si Obama tiene razón, deberíamos estar preocupados.

"Lo que han hecho con los términos del acuerdo es realmente firmar lo que llamamos una sentencia de muerte para el planeta", Cindy Weisner, Coordinadora Nacional de Grassroots Global Alliance Justice, dijo a teleSUR Inglés. "Creo que, para la gente, es una muerte lenta lo que están prescribiendo"

Nick Dearden, Director de Global Justice Now, una organización de justicia social, basada en el Reino Unido, puso la mayor parte de la culpa en los EEUU, la UE y otros países ricos por pasar un acuerdo tan ineficaz.

"Es indignante que el acuerdo que está sobre la mesa se presente como un éxito, cuando se menoscaban los derechos de las comunidades más vulnerables del mundo y no tiene casi nada vinculante para asegurar un clima seguro y habitable para las futuras generaciones", dijo Dearden.

Mientras que muchos en el movimiento por la justicia climática reconocieron que el acuerdo sobre el clima de este año es una mejora del pasado, las proyecciones nefastas de la comunidad científica acerca de nuestra inminente catástrofe climática sugieren demasiado poco y demasiado tarde, ya que los científicos del clima han dejado claro que el hecho de reducir el calentamiento por debajo de 2 grados centígrados terminaría la vida humana tal como la conocemos en el planeta. Si bien el acuerdo aspira a limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados, carece de medidas concretas para cumplir con el objetivo propuesto - y hay una ausencia de cualquier mención acerca de los fósiles frente a las energías renovables, gracias a una exitosa campaña de lobby de la industria.

La Presidenta del Centro de Derecho Ambiental Internacional, Carroll Muffett,culpa en gran parte al dominio de las corporaciones sobre los gobiernos y los debates políticos, en especial en los países dominantes, como los Estados Unidos.

"El persistente estrangulamiento de la industria de los combustibles fósiles a la política de Estados Unidos deja del Acuerdo de París un vaso casi vacío", dijo Muffett.

Él dijo que el acuerdo es "inadecuado" y "desigual".

"La visión del Acuerdo de un mundo 'muy por debajo de los 2 grados’ de calentamiento mueve la aguja hacia adelante, pero su débil compromiso de "continuar los esfuerzos" para limitar el calentamiento a 1,5 grados refleja una negación continua de las realidades climáticas fundamentales", añadió Muffett.

El acuerdo de París tampoco pudo crear un tribunal internacional para juzgar los crímenes de las transnacionales contra el medio ambiente - una de las demandas de la sociedad civil, defendido por el Presidente de Ecuador, Rafael Correa. Además, el componente de "daños y perjuicios", que se supone financia a los países más vulnerables, que tienen poca responsabilidad en el cambio climático, cayó muy lejos de las expectativas.

"La cuestión de la pérdida y el daño fue un claro punto de discordia a lo largo de las negociaciones. Países en desarrollo pidieron un acuerdo que ofrecería apoyo a las personas que sufren las consecuencias catastróficas por la subida del nivel del mar y el aumento de temperaturas", dijo el Presidente Ejecutivo de Action Aid, Adriano Campolina. "Estados Unidos y otros países ricos más bien aprovecharon la oportunidad de las conversaciones en París para negar a la gente este derecho, poniéndolos a merced de los impactos del cambio climático.

El Presidente de Amigos de la Tierra, Erich Pica, dijo que siguiendo con la estrategia será necesario desafiar al Presidente Obama a través de una nueva campaña llamada "Mantenlo en el Suelo", que llama a una moratoria sobre todos los nuevos arrendamientos de combustible posible en Estados Unidos.

"Estamos tratando de cambiar el diálogo de, regular el veneno que está matando a nuestra atmósfera, por prevenir que el veneno sea emitido en primer lugar", dijo Pica.

El grupo planea cuestionar la "hipocresía" de Obama al firmar el acuerdo de París, por un lado, mientras por otro presiona por acuerdos comerciales que dañan el medio ambiente, tales como el apoyo para el Comercio y la Inversión de la Asociación Transatlántica, para el que Exxon Mobil ayudó a escribir el capítulo de energía, y la Asociación Trans-Pacífico(TPP), que permite a las empresas desafiar las leyes nacionales e internacionales en tribunales secretos comerciales.

Wiesner de Grassroots Global Justice, destacó la necesidad de implementar las soluciones que grupos de la sociedad civil han formulado con el fin de "contrarrestar el acuerdo". Teniendo en cuenta las negociaciones de la COP como una falla recurrente en los últimos 21 años, ella cuestionó la necesidad de los movimientos sociales para legitimar el proceso en el futuro, haciendo hincapié en su lugar, en la importancia de "las luchas locales"

Sin embargo, ella agregó que el COP22 marcará un paso importante para el movimiento ya que la conferencia tendrá lugar en Marrakech, Marruecos. Wiesner dijo que esta será la oportunidad de construir junto al pueblo saharaui y el mundo árabe, al tiempo que demuestre que "lo que está en juego en términos de la guerra, la economía y el militarismo, se trata realmente de controlar el petróleo, el agua y los recursos"

Desde el principio, muchos activistas de base creían correctamente que las conversaciones sobre el clima de París no producirían un plan justo y legalmente vinculante para evitar el desastre climático. Y así fue. Sin embargo, la opinión pública mundial está ahora firmemente del lado, tanto de las comunidades científicas como de los activistas, algo que nos ha traído la retórica y algunos cambios tangibles de los líderes políticos que probablemente ha hecho de este, el tratado más progresista hasta la fecha.

Pero de nuevo, no es suficiente.

"El Acuerdo de París será conocido como “El Gran Escape de los Contaminadores”, ya que hace más débiles las reglas en los países ricos y pone al mundo en camino hacia el calentamiento de 3C, donde, hasta ahora, sólo China parece estar haciendo su ‘parte del trato’", dijo Víctor Menotti, director del Foro Internacional sobre la Globalización.

Mientras que los contaminadores pueden haber escapado con sus ganancias, nosotros no podemos escapar con nuestro planeta hasta que la sociedad civil demande y logre más cambios estructurales sistémicos a nuestra economía de combustibles fósiles, además de este acuerdo - y sin demora.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.