• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Cartel de la campaña de Amnistía Internacional emitido durante la invasión estadounidense de Afganistán.

Cartel de la campaña de Amnistía Internacional emitido durante la invasión estadounidense de Afganistán. | Foto: Enlaces

Publicado 22 diciembre 2015





TeleSUR Inglés habló con el autor Jean Bricmont sobre cómo la industria y la ideología de los Derechos Humanos se ha utilizado para justificar el imperialismo y socavar la eficacia de la Izquierda de Europa y América del Norte.

-teleSUR Inglés: Su libro "Imperialismo Humanitario: El uso de los Derechos Humanos para vender la guerra", fue lanzado en inglés en 2006, a raíz de la invasión de Irak por los EEUU y los británicos, así que para aquellos que no están familiarizados con el libro, podría describir brevemente el contenido y el argumento y nos cuenta qué exactamente le inspiró para escribirlo?

Jean Bricmont: Se remonta a la guerra de Kosovo,cuando no había oposición a la guerra, al menos en Bélgica y Francia. De hecho, hubo un amplio consenso de la Izquierda y la extrema Izquierda apoyando esa guerra, porque era una guerra por los "derechos humanos" y había que "detener el genocidio". La oposición a la guerra de Irak era en realidad bastante débil porque la gente aceptó las sanciones y todo tipo de cosas que llevaron a la guerra, pero al menos tuvo una cierta oposición. Pero no hubo oposición a la guerra de Libia y ha habido un apoyo indirecto a las intervenciones en Siria y Ucrania. Creo que la Izquierda ha perdido por completo sus sentidos, ya que han perdido totalmente cualquier idea de la relación de fuerzas entre las naciones del mundo. Por supuesto, esto va de la mano con la ideología liberal del mercado: Todo el mundo va al mercado, todo el mundo compite en el mercado y todos los pueblos son iguales, y luego, hay una superpotencia que se supone es el policía que hace cumplir los Derechos Humanos. Y la ideología de los Derechos Humanos no es el objetivo de los derechos humanos como tales, sino la ideología de que Occidente siempre debe intervenir y las organizaciones de derechos humanos siempre deben denunciar, esta ideología totalmente ha acabado con Occidente incluyendo a la Izquierda y tal vez más a la izquierda que a la derecha. En la derecha todavía hay personas que piensan en el interés nacional en términos de política real, que creo que hoy en día es un mal menor que librar una guerra contra todos.

-teleSUR Inglés: El 10 de diciembre es el Día Internacional de los Derechos Humanos, que celebra la adopción en 1948 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por la Asamblea General. Podría trazar brevemente la historia de los derechos humanos en los siglos 20 y 21 y nos dice lo que, en su opinión, salió mal

Jean Bricmont: La Declaración de los Derechos Humanos está, obviamente, llena de buenas intenciones. Hay el derecho a la educación, a la alimentación y así sucesivamente. Pero supongamos que tengo hambre, ¿cómo voy a hacer cumplir esos derechos? Esos derechos no pueden aplicarse porque los derechos sólo pueden ser ejecutados dentro de un Estado que tenga el poder de hacer cumplir esos derechos. Usted necesita la policía, son necesarios tribunales y así sucesivamente. El problema viene sobre todo después de la década de 1960. Antes de eso, es verdad que el respeto por el poder del Estado era demasiado extremo, por lo que entiendo el por qué la gente necesitaba protestar contra el poder del Estado, pero el problema es que nunca hemos incorporado un deseo de paz. La Declaración de los Derechos Humanos se presentó al mismo tiempo que los juicios de Nuremberg y los principios y estatutos de la ONU. La Carta de las Naciones Unidas también es un documento importante para mantener la paz, ya que asume que se tiene que tener el mismo respeto por los estados grandes y pequeños, fuertes y débiles.

La ideología de los derechos humanos, sin embargo, se ha utilizado de manera sistemática con el fin de socavar la soberanía de los Estados débiles y justificar la intervención, que siempre ha existido y fue una de las causas de la Segunda Guerra Mundial. Una de las razones por las cuales la carta de la ONU fue creada después de la guerra era evitar la repetición de tales acontecimientos, y ahora tenemos el caos en Libia, Siria y Ucrania, tenemos el caos en todas partes. Luego están los refugiados y luego hay una reacción xenófoba a los refugiados, pero ¿qué esperas? Es totalmente irreal esperar que la gente de la bienvenida a millones de refugiados y no proteste, al igual que es totalmente irreal pensar que los derechos humanos se pueden hacer cumplir mediante la guerra. Eventualmente, la guerra hace que lo peor de los seres humanos salga a la palestra. Decimos que tenemos la responsabilidad de proteger sin preguntar quién es el responsable de la protección. La protección por supuesto viene de los Estados Unidos, pero los Estados Unidos no es un poder benevolente como hemos visto a lo largo de la Historia. Tiene su propia agenda y hace la guerra contra los países que considera sus enemigos. No va a proteger a los palestinos, no va a proteger a los yemeníes, no va a intervenir en Arabia Saudita. Y así le damos poder de un soberano absoluto que lo utiliza como lo considere oportuno. Esta ha sido una subversión total de los derechos humanos, que yo respeto, por supuesto, como una idea, pero no en la forma en que se ha puesto en práctica. Eso incluye a Human Rights Watch y Amnistía Internacional, que han sido muy sesgados en sus denuncias de abusos contra los derechos humanos.

-teleSUR Inglés: Quiero preguntarle sobre la relación entre la Izquierda y los gobiernos imperiales, como EEUU, Francia y Gran Bretaña, las organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, así como la propia ONU ¿Cuál es la relación entre estos diferentes actores?

Jean Bricmont: Con el colapso de la Unión Soviética y el eventual colapso del bloque soviético, la Izquierda necesitaba del espíritu santo para juntarse y luchar, y en vez del Socialismo eligió los Derechos Humanos. El problema con esto es que los derechos humanos siempre se utilizaron durante la Guerra Fría como el grito de guerra de la Derecha contra los Comunistas. Usted no necesita ser un Comunista para ser sospechoso de esta ideología de derechos humanos. Al adoptar esta ideología de los derechos humanos, pensaban que eran subversivos, pero no lo eran. La derecha en realidad estaba muy contenta con la forma en que se han utilizado ideológicamente, siempre han tenido ese tipo de doble moral. Con el colapso de la Unión Soviética, lejos de ver el nacimiento de una verdadera izquierda como la gente como Chomsky podían haber esperado, lo que ocurrió fue una capitulación total, y una aceptación de la idea del enemigo. Ahora tenemos una especie de división artificial entre la Izquierda y la derecha, por ejemplo, en el ámbito de los derechos de los homosexuales, que a la derecha puede no gustarle, pero cuando se trata de la guerra, la paz, el mercado y la economía no hay ningún pensamiento consistente, siquiera en pensar en alternativas al neoliberalismo.

-teleSUR Inglés: Los británicos acaban de unirse a una coalición de ataques aéreos contra el grupo Estado Islámico en Siria. La necesidad de intervenir de los pro-intervencionistas estaba firmemente arraigada en la retórica del humanitarismo. ¿Cómo lee la situación en Siria y qué papel juega el grupo Estado Islámico para las potencias extranjeras?

Jean Bricmont: Es un poco complicado ya que en 2013 Occidente debatía si se debe intervenir porque Assad supuestamente utilizó armas químicas, y ahora están interviniendo contra los enemigos de Assad. Me parece que no hay un pensamiento real. Primero estaban apoyando a los rebeldes que luchan contra Assad, y ahora están en efecto ayudando a Assad a pesar de no querer admitirlo abiertamente. Así que ahora que están luchando contra los peores enemigos de Assad, mientras afirman no tener ningún contacto con el ejército sirio, no tiene sentido, si usted quiere ser eficiente, entonces debe estar en contacto con las tropas sobre el terreno que están luchando contra ISIS,principalmente el ejército sirio.

Sin embargo, ellos no quieren hacerlo por sus derechos humanos, por lo que están en una situación en la que van a bombardear y crear odio en los que podían simpatizar con ellos, y no van a ser eficaces sobre el terreno. Yo no creo que lo hagan, pero sería realmente tener sentido el que se unan a los rusos y sirios en la lucha contra ISIS, junto con tropas en el terreno, pero eso no parece ser una prioridad. La prioridad parece ser una demostración de fuerza, quieren mostrar que están haciendo algo a pesar de no hacer nada eficaz. Lo que no van a admitir es que sus nuevas políticas contradicen a las que solían tener cuando trataron de derrocar a Assad. Ellos ayudaron a los rebeldes, les dieron armas, por lo que me parece que, incluso desde el punto de vista del Gobierno no hay ningún pensamiento estratégico. Putin puede estar en lo correcto o equivocado, pero está pensando estratégicamente, piensa que debe derrotar a ISIS mediante la cooperación con las fuerzas sirias. Lo que creo que Occidente va a hacer es ayudar a las fuerzas sirias y rusas sin admitirlo. Veremos. Me resulta todo un poco embarazoso.

-teleSUR Inglés: ¿Hay algo más que quieras agregar?

Jean Bricmont: La gente realmente ha apoyado el caos en Oriente Medio, de manera indirecta por supuesto, pero lo ha hecho. En Siria, por ejemplo, la Izquierda ha dejado de mirar la relación de fuerzas, no ha podido hacer preguntas sobre la oposición, el papel de Arabia Saudita, Turquía. En su lugar ha habido total fantasía. Luego está la cuestión palestina, en la que siempre hemos sido muy débiles. La razón por la que hemos sido débiles es a causa de esta lucha contra el antisemitismo sin hacer distinciones apropiadas, sin ningún respeto por la libertad de expresión. Y ahora, la izquierda quiere dar la bienvenida a los refugiados, pero es una situación difícil, no hay trabajo, no hay desempleo masivo real, así que, por supuesto, los refugiados provocan una revuelta. En Francia, habrá una gran victoria de la extrema derecha y la izquierda será totalmente eliminada en las próximas elecciones. Usted cosecha lo que siembra y la izquierda tiene la política totalmente confundida. No se puede estar por la globalización y no a las fronteras mientras se desestabiliza otros países y no esperar el caos en su propio país. Y si usted tiene caos en su propio país, entonces usted va a tener una reacción de la derecha porque la población no lo aceptará.

Otra cosa es toda esta agitación acerca de la COP21, el cambio climático y demás. Muchas personas están manifestándose sobre el clima, pero Francia va a la guerra y no veo a nadie reaccionar contra eso. Nadie está diciendo nada. Por supuesto que debemos manifestarnos por el clima, pero estamos al borde de una guerra general. Si la restricción no fuera impuesta por las armas nucleares, tendríamos una guerra generalizada en Oriente Medio. Están Irán, Rusia, Siria, Irak, por un lado. Y usted tiene Arabia Saudita, Turquía, Estados Unidos y sus aliados en el otro lado. Esta es la receta para una guerra mundial. Nadie quiere una guerra mundial debido a las armas nucleares, pero si no fuera por las armas nucleares no sería una guerra mundial y estaríamos de vuelta a 1914. La situación es muy grave. En realidad, estoy bastante asustada.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.