• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El foro de inversores-evasores

| Foto: elpaisdigital.com.ar

Publicado 15 septiembre 2016
En un foro de empresarios en Argentina, el Gobierno de Mauricio Macri presentó un informe en el que resume la conveniencia de invertir en ese país, texto donde muestra logros sociales alcanzados en años precedentes. Ahora bien, cabe preguntarse ¿Quiénes lograron consolidar estos índices de bienestar después de la crisis económica y política del 2001?

El foro de empresarios llamado "Argentina to the World" tiene varias peculiaridades de forma. En primer lugar, los miembros del Ejecutivo no se diferencian del sector convocado, ya que el propio gobierno está integrado por empresarios, ejecutivos  y accionistas de empresas transnacionales, por lo que el encuentro no puede ofrecer las virtudes del diálogo social tripartito (gobierno, empresarios y sindicatos).

Es decir, el Gobierno no está presente en el encuentro representando los intereses del Estado nacional, sino compartiendo las aspiraciones y demandas de las corporaciones. En este aspecto, todos abogan al unísono por una mayor explotación de los trabajadores y trabajadoras, y el Ejecutivo abandona su función esencial de proteger los derechos de los ciudadanos y los principios de trabajo decente y salarios justos, que tienen también el objetivo de proteger el mercado interno.

La segunda peculiaridad es que tanto el presidente Mauricio Macri como el organizador del evento, Richard Attias, son reconocidos evasores de impuestos. El primero -el único de los 5 mandatarios involucrado en los Panama Papers que aun está en el cargo- usa subterfugios para disimularlo. En cambio, Attias -que viene de organizar eventos similares al de Buenos Aires en Gabon, Congo y el Cairo y tiene su empresa radicada en las Islas Virgenes británicas- postula abiertamente la triangulación con guaridas fiscales para evitar los "impuestos agobiantes". "¿Por qué tantos europeos ponen  su dinero en Panamá? Porque los impuestos son sofocantes, no pueden hacer negocios, no pueden invertir", asegura el gurú del foro argentino.

En tercer lugar, el Gobierno argentino organiza un evento usando el inglés como idioma oficial. Se abandona el protocolo de rigor de los encuentros internacionales, donde se usa la lengua del país anfitrión, contando con traducciones simultáneas. Un gesto simbólico de desprecio por nuestra cultura, nuestro rico idioma y nuestra identidad.

En la apertura del encuentro, el Gobierno presentó un informe en el que resume la conveniencia de invertir en la Argentina, ya que ocupa el primer puesto del ranking de Desarrollo Humano según el informe de Naciones Unidas para la región, conformado por los ingresos, el acceso los servicios públicos, la salud y la educación; cuenta con una nutrida clase media en proporción con el total de la población; tiene el índice de desigualdad (Gini) más bajo; lidera el índice de educación en la región y cuenta con altos índices de "conectividad" en relación a las nuevas tecnologías de comunicación.

Ahora bien, cabe preguntarse: ¿quien hizo esta Nación? ¿Quiénes lograron consolidar estos índices de bienestar después de la crisis económica y política del 2001?

Allí, en la sala conocida como “la ballena azul” del Centro Cultural Néstor Kirchner, se desmoronó el libreto  macrista-duranbarbista de la "pesada herencia recibida". Porque si bien es cierto que un "relato" se nutre de una confluencia de experiencias históricas, de vivencias y de discursos, un "libreto" se construye repitiendo mentiras, recitando latiguillos a coro hasta conformar la matriz de opinión buscada.

De todos modos, en el clima actual de achicamiento del gasto público, tarifazos, rebaja del salario real, caída masiva de la actividad económica , la construcción y el consumo, e inflación galopante del 40 por ciento, no habrá empresarios que puedan aspirar a colocar nuevos productos en nuestro país.  Vendrán, entonces, a extraer materias primas, a ofrecer servicios con deuda, alentados por las facilidades y complicidades para evadir impuestos y fugar capitales al exterior.

El 13 de septiembre la organización Juventud Patriótica reunió  en el auditorio de la Cámara de Diputados a un grupo de legisladores, sindicalistas, juristas, representantes de pymes, de cooperativas, donde analizamos ese encuentro y expusimos las propuestas alternativas para un desarrollo productivo con inclusión social.

Recordé allí tantos debates y sesiones de diputados de los años 90 donde nos opusimos a la nefasta "reforma laboral". Sabemos que ninguna economía crece sin mercado interno; hay que aumentar los salarios y las jubilaciones -no achicarlos como propone el foro- para que aumenten el consumo, el progreso y el bienestar.

Ajustar a los trabajadores amedrentándolos con el desempleo, como se hizo en este agorero encuentro de empresarios, no solo es una injusticia social: también es una estupidez económica.

Como también es insensato, en materia de relaciones exteriores, alinearse con alianzas extra regionales y abandonar la unidad lograda en la última década en Mercosur, Unasur y la Comunidad de Estados de Latinoamerica y el Caribe que, además de un formidable polo de independencia política y soberanía económica, nos ofrece la oportunidad de colocar nuestros productos, aprovechando nuestra complementariedades, en un mercado interregional de 600 millones de personas.

Aprendimos con grandes padecimientos las lecciones de los 90 y conocemos el fracaso de las políticas neoconservadoras de endeudamiento externo, apertura indiscriminada de la economía, desempleo y flexibilización laboral. Terminó con la crisis económica, política y social más grande de la historia argentina. Parece que algunos empresarios y funcionarios no aprendieron la lección y vienen a repetirla.

Los trabajadores, la memoria de este pueblo, no los dejarán pasar.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.