• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Debajo de la clase multimillonaria

| Foto: Thomas Galvez

Publicado 21 julio 2015
El 1% no gobierna solo

Mi libro más reciente se titula They Rule: El 1% Vs. Democracia. En él se detallan los mortales costos sociales, económicos, políticos y ambientales de la aristocracia empresarial y financiera de la nación y las numerosas formas interrelacionadas en que las súper-elites económicas controlan la “democracia” estadounidense - con consecuencias terribles en el país y en el extranjero.

Aun así, no puedo escapar el sentido de que muchos progresistas de izquierda en Estados Unidos permiten que élites "menores" - profesionales, gerentes, administradores y otras "clases coordinadoras" estadounidenses – queden fuera de nuestra crítica por la desigualdad de clases. Ya se trate del Movimiento no electoral Occupy, hablando a favor del "99%" en contra del "1%" en 2011, o el candidato presidencial Bernie Sanders despotricando contra "la clase multimillonaria" en Iowa y New Hampshire este año, ponemos muy poca atención a las élites privilegiadas debajo de las filas de los súper ricos.

A raíz de Occupy, los escritores de izquierda de EE.UU, Barbara Ehrenreich y John Ehrenreich, se refieren a los más ricos de EE.UU como "la actual base de elite de Wall Street" y se refieren a los profesionales y directivos como "recolectores molestosos" en comparación con "el 1 por ciento".

Hay tres problemas básicos con la formulación de Ehrenreichs. En primer lugar, dejando a un lado el hecho de que el percentil de ingresos de la centésima parte superior incluye no pocos directivos y profesionales, la verdadera  "Base de la élite de Wall Street" se coloca con mayor precisión en los 0,1 y 0,01 percentiles. Como Sanders ha estado diciendo, la "décima parte superior de la parte superior [en EE.UU.] 1 por ciento", posee casi tanta riqueza como la parte inferior del 90 por ciento en Estados Unidos. Seis herederos de Wal-Mart poseen algo más que el 42 por ciento de los más pobres.

En segundo lugar, el privilegio y el poder de la clase coordinadora no es menos "verdadero", "real" sustantivo o vital a la jerarquía moderna que la de la súper-élite financiera. En los EE.UU. como en todo el sistema capitalista mundial e incluso en lugares de trabajo y burocracias anti-capitalistas, los trabajadores ordinarios no solo sufren por la propiedad privada con fines de lucro en el lugar de trabajo. También se enfrentan a lo que el fundador de ZNet, Mike Albert, llama la "división corporativa del trabajo" - una alienante, de-humanización, y subdivisión jerárquica de tareas "en la que unos trabajadores tienen excelentes condiciones y circunstancias de empoderamiento, otros caen muy por debajo de eso, y muchos no tienen, esencialmente, ningún poder en absoluto". Las desigualdades entre estos trabajos no son solo el dinero y los beneficios. También reflejan grandes diferencias en la autonomía y el placer del trabajo, además de las diferencias en la información, el estado, la formación, el conocimiento, la confianza, y la voz en el trabajo. Con el tiempo, esta jerarquía se convierte "en una amplia y generalizada división de clase", por la cual, una clase - aproximadamente la quinta parte superior de la fuerza de trabajo - "controla sus propias circunstancias y las circunstancias de los que están por debajo", mientras que otros (el resto, la clase obrera, la súper-mayoría) "obedece órdenes y consigue lo que sus miembros puedan ganarse". La "clase coordinadora... mira a los trabajadores de abajo como instrumentos para conseguir hacer un trabajo. Trata a los trabajadores paternalmente, viéndolos como instrumentos que tienen necesidad de orientación y supervisión, y como faltos de las cualidades humanas más finas, lo que justifica tanto la entrada autónoma y los mayores ingresos necesarios para apoyar sus gustos más caros".

El problema no se limita al capitalismo. Un cambio en la propiedad, de privada a pública, no deshace el problema de los procesos laborales jerárquicos y los lugares de trabajo. En las economías socialistas estatales de planificación centralizada, como la que prevaleció en la antigua Unión Soviética, esta clase coordinadora gobernó sin capitalistas. Miembros procedentes de sus filas de élite se convirtieron en la clase autoritaria gobernante de naciones "realmente socialistas". Y los coordinadores funcionaban sin capitalistas (aunque en el marco más amplio de capitalismo) en numerosas burocracias públicas e instituciones grandes sin fines de lucro, tanto en los EE.UU. como en otras naciones de hoy.

En tercer lugar, el poder de los pocos súper-ricos, corporativos y financieros, depende de los roles de sostenimiento del sistema jugados por los "recolectores molestosos" que están por debajo de la "elite real". Es cierto que los coordinadores "ocupan una posición mucho más baja en la jerarquía de clases” (Ehrenreich y Ehrenreich) que "el 1%". Pero sin los directivos y profesionales (los que el fallecido periodista estadounidense de la clase trabajadora, Joe Bageant, llama "las clases de catering"), el "sistema del 1% no podría trabajar (razón por la qué, Bageant señaló, "que deben ser comprados a un ritmo mayor que los proletarios"). Entre los muchos servicios que proporcionan a los súper ricos, son la élite obrera más ordinaria, minúscula, y más baja de la clase media estadounidenses que entran en contacto en el lugar de trabajo, la escuela y la comunidad local. Ellos son una fuerza de potente embate, manteniendo a  los miembros más afortunados y poderosos de las clases privilegiadas - la "elite genuina" los Ehrenreichs- fuera de la pantalla de radar populares, excepto en circunstancias extraordinarias, como cuando Occupy estalló.

Hace tres años y tres meses me uní a un grupo de manifestantes radicales y populistas de Occupy que coreaban: "Somos el 99 por ciento", mientras marchaban a través del Mercado de Granjeros de Iowa en camino a una manifestación en el centro. Cientos de liberales blancos y gente de clase media-alta (entre ellos muchos firmes partidarios de Barack Obama) estaban de compras, buscaban caros alimentos orgánicos en el mercado de los sábados. Miraban con recelo y con cansancio nuestra desigual marcha. No nos dieron gritos de aliento o aplausos. No nos enseñaron puños cerrados o pulgares arriba. Ninguno de ellos se unió, a pesar de las amistosas invitaciones. No había  muestras de amor para un movimiento populista en las calles de una ciudad con un campus universitario muy liberal, en su mayoría profesionales universitarios, en consonancia con una charla escéptica y cínica que yo había estado escuchando de esas élites sobre Occupy, reuniéndose en cafés de clase media y tiendas locales de alimentos naturales. La multitud del Mercado Agrícola, claramente, no se sentía identificada con nosotros como parte del "99%".

Esta falta de solidaridad fue sorprendente. Tenía perfecto sentido. La mayoría de los compradores en el mercado de los agricultores probablemente provenía de la parte superior del 25% de la nación. Algunos de ellos provenían sin duda del 10 por ciento superior de Iowa City. Profesores titulares en una importante universidad de investigación (Iowa), médicos y administradores de prestigiosos hospitales de investigación de la Universidad, y directores y profesores de alto nivel en las escuelas primarias y secundarias pueden no ser "amos del universo", como Jamie Dimon (o incluso maestros del mercado inmobiliario de Iowa City, como el próspero constructor  millonario local, Marcos Moen). Aun así, habitan en un mundo muy diferente, una rebanada muy diferente de la sociedad estadounidense de la que lo hace la gente marginal y precariamente situados - los miembros del "precariado" - Yo estaba marchando en las calles en el otoño de 2011.

Muchos en el Mercado de Granjeros son ahora parte de la multitud que sigue a Bernie Sanders. Están visibles en los mítines por el candidato populista presidencial Demócrata, Bernie Sanders. Ellos se animan cuando Sanders denuncia a "la clase multimillonaria" y les dice repugnantes a los hermanos Koch y a los Walton (los herederos de Wal-Mart) "Basta, no se puede tener todo". Marchar con la gente en las calles y ocupar el espacio público en oposición a las desigualdades salvajes de clase en la nación y la millonaria plutocracia bipartidista (profundamente arraigada en la Casa Blanca de Obama) no les llegó de una forma significativa, razonada o adecuada de política. Apoyar a un candidato presidencial que está participando por una nominación de uno de los dos partidos políticos estadounidenses reinantes en Wall Street y que es muy cuidadoso en adaptar su discurso de campaña a la sensibilidad de la clase media es otro asunto. (El "socialista democrático" Sanders, nunca menciona "socialismo" y nunca critica directamente el capitalismo o el imperialismo norteamericano, prefiriendo atacar a los republicanos, los hermanos Koch, las decisiones de Ciudadanos Unidos, y de multimillonarios desagradables). Las personas en el Mercado de Granjeros se sienten seguros con eso. Tengo pocas dudas de que la mayoría de ellos seguirá obedientemente las sugerencias de Sanders, cuando les pida dar su apoyo a su "buena amiga" la militante corporativista y halcón militar, Hillary Clinton.

Los ciudadanos y activistas que saben que "el futuro está en las calles" (para citar al activista ambiental  de 88 años, David Brower, mientras observaba las grandes protestas contra la OMC en Seattle en noviembre de 1999) harían bien en recordar siempre que "el 1%" no gobierna solo, nada más de lo que depende del Partido Republicano para avanzar en su agenda.

**Paul Street es un autor y coordinador anticapitalista clase desertor en Iowa City, IA


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.