• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Un soldado dominicano hace guardia en uno de los autobuses de la Oficina Nacional de Migración en Santo Domingo, 24 de junio de 2015.

Un soldado dominicano hace guardia en uno de los autobuses de la Oficina Nacional de Migración en Santo Domingo, 24 de junio de 2015. | Foto: Reuters

Publicado 13 agosto 2015
El perfil racial no sólo ocurre en los EE.UU., los haitianos en la República Dominicana sufren la misma discriminación.

"Black Lives Matter" es un grito rotundo que se escucha en todo el mundo. El Grupo de Trabajo de Expertos de la ONU de las Personas de Ascendencia Africana dijo lo mismo en un reciente comunicado de prensa sobre la deportación de residentes haitianos y trabajadores migrantes en la República Dominicana. Mirelle Fanon Mendes - Francia, jefe del grupo de la ONU declaró: "La República Dominicana no reconoce la existencia de un problema estructural de racismo y xenofobia, debe abordar estas cuestiones con carácter de prioridad, de manera que el país pueda vivir libre de tensión y miedo".

Desde el 21 de junio, unos 19 mil haitianos han huido de la República Dominicana a Haití por temor a las injustas políticas de deportación, que hacen que sea difícil hasta para los residentes legales el cumplir con las demandas que no sólo hacen caso omiso de la Constitución Dominicana, sino también violan las normas internacionales.

En el 2013, el Tribunal Constitucional de la República Dominicana declaró que los hijos de inmigrantes indocumentados se convertirían retroactivamente en ilegales desde el año 1929. Esto invalida inmediatamente la situación jurídica de un estimado de 200 mil ciudadanos dominicanos. De los 450 mil trabajadores migrantes haitianos en el país, 290 mil cumplieron con la fecha límite de presentación de estatus legal. De los que se presentaron, el gobierno decretó que sólo el 2 por ciento era legal.

El choque entre Haití y la República Dominicana en la isla de La Española tiene una historia tensa más allá de las diferencias raciales evidentes. Los haitianos son la progenie oscura de la trata de esclavos africanos-francesa mientras que los republicanos son mulatos dominicanos de ascendencia española. La enemistad entre los dos países no sólo es racial, sino también cultural e histórica. Sin embargo, al igual que el mundo es testigo de lo poco que Black Lives Matter en las ejecuciones extrajudiciales en Estados Unidos, el maltrato a los haitianos oscuros bien podría inspirar una campaña de Twitter #HaitianLivesMatter.

Haití es el país más pobre del hemisferio Occidental y el número 28 entre los más pobres del mundo. Eso es lo que la mayoría de la gente piensa de Haití hoy día. Pero bajo el colonialismo francés, a finales del siglo XVIII, Haití fue considerado "El París de las Antillas". Sus importaciones y exportaciones superaron a las de los Estados Unidos en la época de George Washington. Esa es la buena noticia. La mala noticia es que Haití ha sido saqueada y explotada desde que Cristóbal Colón "descubrió" a los nativos taínos de la isla de La Española (que más tarde se dividió en Saint Domingue (Haití) en el Oeste y la República Dominicana en el Este). En su camino a China, el náufrago Colón creó su primera colonia, La Navidad, en la costa norte de la actual Haití.

Los indios Taínos, que se cree emigraron a la isla desde Centro y Sudamérica 5000 años antes de la llegada de los españoles, por desgracia no pudieron sobrevivir a Colón. Pese a la resistencia, millones de nativos tainos, a través de la esclavitud, la tortura, la enfermedad y el genocidio, se redujeron a 50 mil después de 25 años de ocupación española. Durante ese tiempo los nativos se vieron obligados a trabajar en las minas de oro para los extranjeros. Cuando llegaron los franceses en el año 1600 y ocuparon el extremo occidental de Española trajeron cientos de miles de esclavos africanos para trabajar en las plantaciones de azúcar. Esto hizo que Haití sea la joya del Caribe para los franceses.

Finalmente los franceses fueron expulsados ​​por una revuelta de esclavos liderada por un hombre Negro- francés, Toussaint L'Ouverture, en 1791. En cuatro años los españoles cedieron su parte de Española a los franceses y la revolución tuvo éxito en la liberación de toda la isla. La nueva nación se convirtió en Haití, nombre Taíno para la "Tierra de montañas."

Española es una isla de varias razas, compuesta por franceses, españoles y africanos, ahora conocidos como dominicanos. Sin embargo, al igual que en los Estados Unidos, la piel blanca significa privilegio y la piel oscura persecución. Cuestiones de color.

El mestizaje de Haití por los esclavizadores europeos creó casi un sistema de castas, donde los mulatos se convirtieron en los herederos de la tierra y la riqueza, mientras que sus parientes más oscuros se convirtieron en sus esclavos.

Los colonizadores franceses dividieron a los indígenas mediante la creación de una estructura social de tres niveles, en los que los blancos, "grands blancs", estaban en la parte superior y los negros esclavos (noirs), en su mayoría de origen africano, se encontraban en la parte inferior. A los Mulatos se les otorgaron privilegios por abajo de los blancos, pero tenían derechos superiores a los "noirs". Los Mulatos libertos fueron llamados "afranchis" y eran dueños de sus propias plantaciones y de un 25 por ciento de esclavos africanos. Como los esclavos morían por exceso de trabajo o brutalidad en las plantaciones, eran reemplazados constantemente por africanos que ya nacieron en la isla y que nunca supieron de su patria.

Después de la revolución haitiana se rompió el sistema de plantación colonial francés, la tierra se distribuyó entre los esclavos que luego se convirtieron en campesinos agrarios mientras los mulatos se movieron a posiciones de poder en los centros urbanos donde se convirtieron en profesionales, militares y tomaron el control del gobierno.

Los Mulatos se hicieron francófilos y muchos eran educados y ricos. Wikipedia señala, "El lenguaje francés y los modales, el ortodoxo catolicismo romano, y la piel clara fueron criterios importantes para tener alta posición social. La élite desdeñaba el trabajo manual, la industria y el comercio en favor de las profesiones más refinadas, como el derecho y la medicina". La movilidad ascendente en la estructura de clases era muy rara, pero el siglo XX trajo pequeños cambios.

La línea de color en los Estados Unidos es más sutil, pero cuando estos ex esclavos haitianos trataron de encontrar la libertad de la persecución en este país, la Estatua de la Libertad no fue tan amable con las “anhelantes masas buscando respirar libertad".

El régimen brutal del Presidente de Haití, Francois "Papa Doc" Duvalier, en 1957 y el posterior reinado de su hijo "Baby Doc" Duvalier, trajeron miles de haitianos a las costas de los Estados Unidos. Inicialmente entraron con la Ley de Inmigración de 1965 que permitía a los haitianos-estadounidenses traer a sus familiares. Cerca de 7 mil inmigrantes haitianos, residentes permanentes y 20 mil temporales llegaron a la Tierra de la Libertad. Sin embargo, a finales de 1970 y principios de 1980 la cuestión de Haití, "boat people", se convirtió en una tormenta política. Miles de haitianos desesperados huían de la opresión en botes precarios con la esperanza de llegar a las costas del sur de la Florida y pedir asilo. Los Estados Unidos, como la República Dominicana, les dio la espalda.

El argumento era que los haitianos estaban buscaban asilo por razones económicas y no por causa de persecución política u opresión. De hecho, ambas cosas eran ciertas. Y ciertamente, cuando los refugiados fueron devueltos a Haití, sufrieron brutales represalias.

Algunas políticas bajo el Presidente John F. Kennedy que denunciaban al régimen de Duvalier y su reinado de terror, aliviaron la aceptación de los inmigrantes haitianos. El gobierno de los Estados Unidos dio la bienvenida a muchas personas de la elite haitiana, ya que cuando la clase alta amenazó al régimen de Duvalier pasaron a ser objetivos políticos. Por desgracia, el presidente Lyndon Johnson, sucesor de Kennedy, regresó a las prácticas discriminatorias. El comunismo se había convertido en el mayor enemigo de los Estados Unidos y eclipsaba cualquier preocupación sobre esta pequeña dictadura Negra. Esto significó que las personas que huían del comunismo eran aceptadas. Según las estadísticas de 1975 y 1976, el 95 por ciento de los inmigrantes de los países comunistas podía recibir asilo, mientras que sólo el 5 por ciento del resto podía entrar.

Cuando los cubanos se presentaron en Miami había lugar para ellos. Pero las autoridades devolvían a su patria a los asediados haitianos de piel oscura o los llevan detenidos a la Bahía de Guantánamo.

¿Importa el color? Muchos activistas sociales en la década de 1990 pensaban que sí.

El Rev. Thomas Wenski, director del Centro Católico Haitiano de Miami y pastor de la Iglesia Notre Dame d'Haiti se quejó: "Lo que hemos visto es gente predominantemente negra siendo enviada de regreso a su país, y cubanos - en su mayoría blancos - siendo tratados de manera diferente".

Tan persistente como el tema de la raza es en todo el mundo, también hay muchos otros factores políticos e históricos que crean rencor entre las personas. Sin embargo, es una vergüenza que en pleno siglo 21 el término "Black Lives Matter" tenga resonancia. Los haitianos son racialmente perfilados para su deportación de la República Dominicana, al igual que Freddie Gray y Michael Brown fueron los desafortunados objetivos de la brutalidad policial en Estados Unidos.

Aunque Mirielle Fanon Mendes-Francia de la ONU no lo dijo exactamente, "Black Lives Matter" en el asunto de la República Dominicana, ella dijo que la República Dominicana debe abordar el "problema estructural de racismo" "como una cuestión de prioridad". Y creo que eso ya dice bastante.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.