• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Thierry Meyssan se expreso sobre las manifestaciones de la oposición en Venezuela

Thierry Meyssan se expreso sobre las manifestaciones de la oposición en Venezuela | Foto: Aporrea

Publicado 26 mayo 2017
Al analizar lo dicho por Thierry Meyssan en la citada entrevista, se puede establecer una analogía clara entre lo que ha sucedido en Libia, Tunes o Siria, en los últimos años y lo que sucede en Venezuela actualmente.

En la extraordinaria y oportuna entrevista realizada recientemente por la periodista venezolana Erika Ortega Sanoja, al señor Thierry Meyssan, fundador de la Red Voltaire, se evidencia que lo que sucede en Venezuela en estos momentos, no es de generación espontánea. Es un hecho inducido, teledirigido podríamos decir por el Departamento de Estado y el Comando Sur de los Estados unidos, como prolongación del plan Freedom-2, cuyo centro es el "Cerco y asfixia" de la nación venezolana.

Para ello, argumentamos, que para ellos - el imperio - es necesario desconocer y derogar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, derrocar los gobiernos que han dirigido a Venezuela bajo los preceptos contenidos en dicha Carta Magna, y colocar al frente, un gobierno títere que les permita echar mano a los inmensos recursos naturales que el país posee, argumento que hemos esgrimido por este y otros medios, en reiteradas ocasiones.

El plan sigue basado en variaciones sobre la metodología utilizada el 11A2002, cuando derrocaron por 47 horas al Gobierno del Presidente Comandante Hugo Chávez y estuvieron a punto de matarlo. Esta metodología viene evolucionando desde tiempos de Kermit Roosevelt Jr., ex-agente de la CIA que concibiera la metodología de como derrocar el gobierno de Mohammed Mossadegh, el presidente nacionalista Iraní, en 1953.

Los puntos en acuerdo.

Al analizar lo dicho por Thierry Meyssan en la citada entrevista, se puede establecer una analogía clara entre lo que ha sucedido en Libia, Tunes o Siria, en los últimos años y lo que sucede en Venezuela actualmente. En este punto, no existen diferencias sustanciales en cuanto a lo apreciado por el Sr. Meyssan, tanto en la entrevista como en sus artículos publicado en el portal de la Red Voltaire.

Diferencias con lo dicho por Meyssan.

El periodista T. Meyssan, indica en su entrevista, lo siguiente:

En el 2004 varios expertos del Pentágono explicaron que, en lo sucesivo, EE.UU. iba a librar guerras para dividir el mundo en dos zonas. Parecía una metodología muy rara, pero consistía en mantener una zona estable para EE.UU. y sus aliados e incluso algunos enemigos como China, Rusia y la India…y otra zona donde no hubiera gobierno estable ni desarrollo, sino el caos.

En lo que difiere el suscrito, es dudar de que el Imperialismo estadounidense, simplemente quiera destruir a Venezuela por destruirla solamente, por formar parte de ese grupo de países que no es del interés de esa potencia y de sus clases dominantes. La realidad demuestra lo contrario. Veamos ahora los siguientes elementos.

Daniel Estulin (2014) en su libro "La historia definitiva del Club Bilderberg", hace una cita a William Shannon que dice:

Los Bilderberg van en la búsqueda de la era del posnacionalismo: en la que no haya países, sino mas bien regiones en la tierra rodeadas de valores universales. Es decir, una economía global, un gobierno mundial único (nombrado mas que elegido) y una religión universal.

De forma práctica, hemos tomado de Wikipedia la definición de “posnacionalismo” y esta dice:

El posnacionalismo o no nacionalismo, describe el proceso por el cual las naciones estados e identidades nacionales pierden su importancia relativa frente a entidades supranacionales y mundiales.

Los términos “posnacionalismo” y el de “posverdad”, están altamente relacionados con el concepto de posmodernidad,. La posverdad asume por ejemplo, que la “verdad” está en función de las creencias individuales de cada quien, sin relación específica con los hechos que la han suscitado, y agregaríamos, la versión de un hecho y de su impacto social o político, está altamente ligado con los intereses de clase de quien emite el juicio o concepto.

Para referencia práctica, tomaremos la definición publicada por Wikipedia:

Posverdad o mentira emotiva, es un neologismo que describe la situación en la cual, a la hora de crear y modelar opinión pública, los hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales.

De allí, toda la operación psicológica desarrollada sobre Venezuela. Ahora, continuando con la cita a William Shannon citado por Estulin, este dice:

Para asegurarse de cumplir estos objetivos, "los Bilderberg se centran en un mayor enfoque técnico y en un menor conocimiento de la población en general".

Diría El Libertador Simón Bolívar, "por la ignorancia nos han dominado mas que por la fuerza".

Lo anterior nos lleva a pensar que el imperialismo, dirigido por el club Bilderberg y otras organizaciones menos visibles que están detrás, tienen dentro de sus intereses entre otros aspectos, lo siguiente:

a.    Destruir los Estados-nación que le son adversos al orden planteado; en nuestro caso, el Estado-Nación llamado República Bolivariana de Venezuela.

b.    Por ende, destruir cualquier corriente ideológica que se oponga a sus reales intereses, en el intento de dominar la mente, el pensamiento de los pueblos del mundo. En nuestro caso, un ejemplo podría ser la histórica confrontación entre la Doctrina Monroe - el Panamericanismo - y el Bolivarianismo.

En el marco de su intento por controlar el planeta, se fijan como objetivo, controlar todas aquellas regiones con recursos naturales estratégicos, para asegurar su supremacía en diversos campos, utilizando la teoría de Zbigniew Brzezinski sobre el "caos constructivo", que no es otra cosa que inducir el caos y la destrucción en un país para doblegar la soberanía de naciones o pueblos, en beneficio de los intereses de la triada (EE.UU., Europa y Japón).

A raíz de la reciente visita de Donald Trump a Arabia Saudí, se hace mas fuerte la tesis planteada. El "make America great again" o el "America first", requiere del control del abastecimiento de materias primas estratégica, como medio de colocar a los Estados Unidos a la cabeza de un capitalismo productor de todo tipo de artilugios, a la par del capitalismo financiero y de servicios que se ha vivido en esa nación en las últimas décadas. Todo esto en el marco de adversar la iniciativa de "la franja y la ruta" impulsada por China y respaldada por Rusia y otros Estados en estos momentos.

Los recursos naturales de Venezuela y su incidencia en la geopolítica mundial.

William Petty, referido por Karl Marx en el Capital, indicó dos o tres siglos atrás lo siguiente: Si el trabajo es el padre de la riqueza, la tierra es la madre. En economía política, cuando nos referimos a la tierra nos referimos a los recursos naturales, pues sin estos, no hay posibilidad de construir o mas bien fabricar.

Venezuela posee la reserva de petróleo, pesado y extra-pesado, mas grande que país alguno posea en el planeta y de paso, a escasos a cuatro días de navegación de los Estados Unidos de América; posee adicionalmente grandes fuentes de agua dulce en proporciones significativas; posee biodiversidad, pero sobre todo, posee "El Arco Minero de Guayana", lugar de nuestra geografía donde existen grandísimas reservas de oro, hierro, bauxita, coltán, caolín y otros minerales entre los que figura, el cobre (de acuerdo a lo hecho publico por el Presidente Nicolás Maduro Moro hace pocos meses), elemento fundamental para toda la industria eléctrica y electrónica contemporánea.

Las opciones de dominación sobre Venezuela.

Las alternativas que baraja el imperio global frente a Venezuela pudieran ser las siguientes: primero, destruirla como Estado-Nación; segunda,convertirla en un territorio de facciones contrapuestas al estilo de Libia. Una tercera opción, está en convertirla en una nación tutelada, similar a lo que hacían las potencias europeas bajo el concepto de “protectorado”, durante el siglo XIX.

De todas las anteriores, luce mas factible la tercera opción, basándonos entre otros aspectos, en los viajes de la oposición local a la OEA y al Departamento de Estado de EE.UU. Pero, valga decir, que no existen garantías respecto al escenario sugerido. En pocas palabras, cualquier escenario es válido.

En todos estos escenarios, uno de su objetivo es dominar una gran reserva de recursos naturales cuantiosa, necesaria para impulsar su industria y con esta, el plan divulgado por su actual presidente Donald Trump.

En adición a lo expuesto, obvio está evitar el “mal ejemplo” en la Región que Venezuela representa, como lo dijera Condolessa Rize en una oportunidad, o que dicho en términos del actual presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, es el único “perro que no está echado” a los pies del imperio estadounidense en la Latinoamérica de hoy día. Por supuesto, otros países como Cuba, también han hecho históricamente gala de no estarlo.
Analogía.

La coincidencia no es accidental entre los casos de Libia, Siria y Venezuela, por tal motivo, no redundaremos sobre esto.

Conclusión.

Estados Unidos necesita otras fuentes de petróleo posible para garantizar el funcionamiento de ese país, en caso de que la situación en el Medio Oriente se complique, hecho que forma parte importante de su Seguridad Nacional. Esta situación, junto a la declinación en pocos años, de sus reservas de petróleo de esquistos, acelera los planes por buscar otras fuentes de este hidrocarburo para su consumo, así como, amerita acelerar los planes en contra de la Revolución Bolivariana para controlar su territorio y sus recursos, a la par de evitar su “mal ejemplo” en la Región Latinoamericana y en el mundo. Pretenden lograrlo, mediante un gobierno títere o mediante la destrucción del Estado-Nación llamado, la República Bolivariana de Venezuela.

Por lo antes expuesto, podemos concluir que el objetivo del imperio no es destruir a Venezuela por destruirla, sino, subordinarla a sus intereses. De allí su posverdad, es decir, en su versión interesada y amañada de los hechos que los medios de información, nacionales e internacionales, ayudan a fabricar en función de lograr ese objetivo, que seguramente, NO conseguirán.
 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.