• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los jueces de la CIDH se encuentran en El Mozote con la intención de supervisar el proceso de reparación de victimas.

Los jueces de la CIDH se encuentran en El Mozote con la intención de supervisar el proceso de reparación de victimas. | Foto: @CorteIDH

Publicado 31 agosto 2018

La aldea El Mozote fue epicentro de una de las masacres más sonadas de la guerra en El Salvador por lo que los familiares de estas víctimas claman por justicia. 

El Mozote, aldea ubicada en el departamento de Morazán en El Salvador, exige justicia ante los hechos violentos acaecidos en esa localidad, en 1981, cuando 986 personas fueron ejecutadas por el ejercito de esa nación, entre las que se contabilizan 586 niños.  

Las familias de campesinos sobrevivientes a esta masacre reclamaron este jueves las esperadas medidas de reparación de víctimas ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Le pedimos a la Corte que siga supervisando para que se dé total cumplimiento de la sentencia en todas las medidas de reparación, y que no nos dejen solas a las víctimas”, informó Dorila Márquez, presidenta de la Asociación Promotora de Derechos Humanos de El Mozote.

>> El Salvador establece relaciones diplomáticas con China

El reclamo de esta comunidad de campesinos se llevó a cabo en la plaza central de El Mozote con el apoyo de Raúl Zaffaroni, juez argentino y Humberto Sierra de Colombia, ambos representantes de la Corte. 

En este sentido, se informó que el Juzgado Segundo de Primera instancia de San Francisco Gotera inició en marzo de 2017 el proceso legal en miras a la reparación de víctimas, litigio que ahora se encuentra en etapa de instrucción.

>> Inauguran foros del Parlacen en República Dominicana

Los jueces Zaffaroni y Sierra se trasladaron este miércoles a la zona de San Francisco de Gotera como garantes y supervisores en el cumplimiento de la querella que pretende Identificar los responsables de la masacre, en la que se ha asociado al comandante del batallón Atlacatl, el coronel Domingo Monterrosa, y Armando Azmitia jefe de operaciones, junto a otros 18 militares. 

“Se trata del juicio más importante, voluminoso que tiene el país y carece de infraestructura. Creo que tendría que haber un equipo de reforzamiento del juzgado”, concluyó Zaffaroni.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.