• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Estas reglas fueron establecidas en 2015 por la Asamblea General de la ONU y complementan las ya instauradas en 1955.

Estas reglas fueron establecidas en 2015 por la Asamblea General de la ONU y complementan las ya instauradas en 1955. | Foto: EFE

Publicado 18 julio 2018

Estas reglas llevan este nombre en honor a Nelson Mandela y establecen un estándar para el trato que deben recibir los reclusos a nivel mundial.

Las Reglas Mandela son una serie de reglas establecidas por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas para garantizar los estándares que se reconocen como idóneos en lo que respecta al tratamiento de los reclusos y la administración penitenciaria. 

Fueron denominadas de esta manera en homenaje al expresidente de Sudáfrica, Nelson Rolihlahla Mandela, que pasó 27 años encarcelado como parte de su lucha por los derechos humanos, la igualdad, la democracia, la cultura de paz y el apartheid en su país.

Estas reglas para el encarcelamiento digno fueron establecidas el 17 de diciembre de 2015 y comprenden unas 122 normas que revisan e incorporan nuevos conceptos a las ya establecidas en 1955. 

Foto: Onudc

De acuerdo a la resolución las normas tienen como principios fundamentales su aplicación de forma imparcial y sin discriminación. 

Resalta que el sistema penitenciario de ninguna nación debe agravar los sufrimientos que implican la privación de la libertad y el despojo del derecho a la autodenominación de los detenidos. 

Establece que todos los reclusos deben ser tratados con respeto y dignidad, así como que nadie debe ser sometido a torturas ni a tratos crueles, inhumanos o degradantes. 

Otro de sus principios es que se deben tener en cuenta son las necesidades individuales de los privados de libertad. También se deben reducir al mínimo las diferencias entre la vida en prisión y la vida en libertad. 

Las reglas buscan que la finalidad de la pena sea la protección de la sociedad contra los delincuentes y la reducción de la reincidencia. 

De acuerdo a la observación preliminar 1 de estas normas "el objeto de las siguientes reglas no es describir en forma detallada un sistema penitenciario modelo, sino únicamente enunciar, partiendo de los conceptos generalmente aceptados en nuestro tiempo y de los elementos esenciales de los sistemas contemporáneos más adecuados, los principios y prácticas que hoy en día se reconocen como idóneos en lo que respecta al tratamiento de los reclusos y la administración penitenciaria". 

Proponen la investigación de todas las muertes bajo custodia, la necesaria independencia del personal médico, una regulación precisa sobre los registros personales, así como cuestiones relativas a las condiciones de trabajo, educación, deporte y contacto con el mundo exterior. 

>> Las 5 lecciones de vida para aprender de Nelson Mandela

Estas reglas si bien no son de uso obligatorio por los Estados, sí son estándares básicos que deben guiar toda aplicación de las políticas penitenciarias en los países del mundo. 

El preso 46664 

"Madiba" como lo llamaban su país, pasó 27 años siendo un preso político del para entonces Gobierno de su nación, lo que lo hizo convertirse en una figura de lucha contra el apartheid. 

Su vida detenido la pasó entre la prisión de alta seguridad de Robben Island, Pollsmoor, y luego fue trasladado al Centro correccional Drakenstein, en el Cabo Occidental de Sudáfrica. 

Mandela fue liberado en 1990 y en 1994 fue elegido presidente de la República, en las primera elecciones democráticas de Sudáfrica donde pudieron votar negros y blancos. Marcando definitivamente el fin del apartheid. 

>> Mandela, el hombre que revolucionó Sudáfrica con la paz


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.