• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Ante más de un millar de hombres y mujeres, Fidel Castro fue la voz de un pueblo que ese día firmó su compromiso y su lealtad por la humanidad.

Ante más de un millar de hombres y mujeres, Fidel Castro fue la voz de un pueblo que ese día firmó su compromiso y su lealtad por la humanidad. | Foto: HSFT

Publicado 2 septiembre 2018

Este domingo se cumplen 58 años de la Primera Declaración de La Habana, el documento con que la Revolución Cubana abrazó al mundo y sembró por todos los pueblos la huella de Fidel y el Che.

El 2 de septiembre de 1960, más de un millón de cubanos y cubanas, reunidos en Asamblea General Nacional, en la Plaza de la Revolución José Martí, aprobaron la Primera Declaración de La Habana, leída por el comandante Fidel Castro.

Una fotografía histórica: Fidel Castro leyendo la Primera Declaración de La Habana ante más de un millar de revolucionarios/as | Fuente: HSFT

¿Qué es la Primera Declaración de La Habana?

Es un documento de nueve puntos, emanado por la Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba, en el que la Revolución Cubana enarbola su amor por la humanidad y su compromiso por la lucha de todos los pueblos, ante los ataques imperialistas y, en específico, tras la Declaración de San José, comandada por EE.UU. 

>> Primera Declaración de La Habana: el derecho a la libertad

¿Cómo fue el contexto previo a la Primera Declaración de La Habana?

Con el objetivo de boicotear la economía de Cuba y atacar su Revolución, el Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) había cancelado en junio de ese año la compra de azúcar a la nación caribeña.

Ante la situación, la arremetida cubana fue demoledora: Fidel Castro nacionalizó las empresas estadounidenses radicadas en la isla.

Fidel Castro y su gran compañero, Ernesto "Che" Guevara, en 1960 | Fuente: Deutsche Welle

La situación generó un nuevo ataque imperialista. A fines de agosto, EE.UU. convocó a 19 cancilleres latinoamericanos a una sesión de la Organización de Estados Americanos (OEA) en San José de Costa Rica, para emanar un documento condenando a Cuba, siendo esta reunión el inicio de la política de aislamiento y bloqueo económico contra la isla. 

Del cónclave, surgió la Declaración de San José, que antes de someterse a votación, fue repudiado por el entonces canciller cubano Raúl Roa, quien denunció, en un recordado discurso, la mano de EE.UU. en esa agresión.

Fidel Castro, rompiendo la Declaración de San José ante el pueblo cubano, aquel 2 de septiembre de 1960 | Fuente: Baragua

La respuesta del pueblo cubano a la OEA de Estados Unidos

La Primera Declaración de La Habana, leída por Fidel Castro en la Plaza de Revolución, ante más de un millón de hombres y mujeres revolucionarios, fue la respuesta de Cuba ante el ataque.

El documento político rechazó la declaración de San José, acusándola de atentar contra la soberanía y dignidad de "los pueblos hermanos del Continente". Además, patentó su apoyo a la Revolución Cubana y al Gobierno de Fidel y ratificó la decisión solidaria de Cuba de trabajar y luchar por América Latina y los pueblos pobres del mundo, sembrando en la región un profundo abrazo de lucha, compañerismo y amor latinoamericano y anti-imperialista. 

Consecuencias de la Primera Declaración de La Habana

Luego de ese día, la isla rompió relaciones diplomáticas con Taiwán, reemplazándolas por la República Popular China. Asimismo, dentro del mismo documento, aceptó, agradeció y abrazó el apoyo de la Unión Soviética al país, en caso de que este fuese invadido por EE.UU. 

>> Cuba con Fidel

Algunos extractos de la Primera Declaración de La Habana

La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba:

  1. Condena el latifundio, fuente de miseria para el campesino y sistema de producción agrícola retrógrado e inhumano
  2. Condena los salarios de hambre y la explotación inicua del trabajo humano por bastardos y privilegiados intereses.
  3. Condena el analfabetismo, la ausencia de maestros, de escuelas, de médicos y de hospitales; la falta de protección a la vejez que impera en los países de América.
  4. Condena la discriminación del negro y del indio.
  5. Condena la desigualdad y la explotación de la mujer.
  6. Condena las oligarquías militares y políticas, que mantienen a los pueblos en la miseria, impiden su desarrollo democrático y el pleno ejercicio de su soberanía.
  7. Condena las concesiones de los recursos naturales de los países a los monopolios extranjeros, como política entreguista y traidora al interés de los pueblos.
  8. Condena a los gobiernos que desoyen el sentimiento de sus pueblos para acatar los mandatos de Washington.
  9. Condena el engaño sistemático a los pueblos, por órganos de divulgación que responden al interés de las oligarquías y a la política del imperialismo opresor.
  10. Condena el monopolio de las noticias por agencias yanquis, instrumentos de los trusts norteamericanos y agentes de Washington.
  11. Condena las leyes represivas que impiden a los obreros, a los campesinos, a los estudiantes y los intelectuales, a las grandes mayorías de cada país, organizarse y luchar por sus reivindicaciones sociales y patrióticas; condena a los monopolios y empresas imperialistas que saquean continuamente las riquezas, explotan a los obreros y campesinos, desangran y mantienen en retraso las economías y someten Ia política de la América Latina a sus designios e intereses.

La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba condena, en fin, la explotación del hombre por el hombre, y la explotación de los países subdesarrollados por el capital financiero imperialista.

La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba postula:

  1. El deber de los obreros, de los campesinos, de los estudiantes, de los intelectuales, de los negros, de los indios, de los jóvenes, de las mujeres, de los ancianos, a luchar par sus reivindicaciones económicas, políticas y sociales;
  2. El deber de las naciones oprimidas y explotadas, a luchar par su liberación;
  3. El deber de cada pueblo, a la solidaridad con todos los pueblos oprimidos, colonizados, explotados a agredidos, sea cual fuere el lugar del mundo en que éstos se encuentren y Ia distancia geográfica que los separe.
  4. Todos los pueblos del mundo son hermanos.

"La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba proclama ante América el derecho de los pueblos a convertir sus fortalezas militares en escuelas, y a armar a sus obreros, a sus campesinos, a sus estudiantes, a sus intelectuales, al negro, al indio, a la mujer, al joven, al anciano, a todos los oprimidos y explotados, para que defiendan, por si mismos, sus derechos y sus destinos".

"La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba expresa la convicción cubana de que la democracia no puede consistir sólo en el ejercicio de un voto electoral, que casi siempre es ficticio y está manejado por latifundistas y políticos profesionales, sino en el derecho de los ciudadanos a decidir, como ahora lo hace esta Asamblea General del Pueblo de Cuba, sus propios destinos".

>> Cinco acciones de Fidel que hicieron historia en el mundo

"La democracia, además, sólo existirá en América Latina cuando los pueblos sean realmente libres para escoger, cuando los humildes no están reducidos por el hambre, la desigualdad social, el analfabetismo y los sistemas jurídicos, a la más ominosa impotencia".

"La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba reafirma su fe en que la América Latina marchará pronto unida y vencedora, libre de las ataduras que convierten sus economías en riqueza enajenada al imperialismo norteamericano, y que le impiden hacer su verdadera voz en las reuniones donde cancilleres domesticadas hacen de coro infamante al amo despótico".

"A esa voz hermana, La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba le responde: ¡Presente! ¡Cuba no fallará! Aquí hay Cuba para ratificar, ante América Latina y ante el mundo, como un compromiso histórico, su lema irrenunciable: ¡Patria a Muerte!"

"La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba resuelve: que esta Declaración sea conocida con el nombre de Declaración de La Habana"


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.