• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La congregación exige la libertad de Lula, quien fue puesto preso en un proceso judicial denunciado como amañado para dejarlo fuera de las elecciones presidenciales.

La congregación exige la libertad de Lula, quien fue puesto preso en un proceso judicial denunciado como amañado para dejarlo fuera de las elecciones presidenciales. | Foto: Brasil de Fato

Publicado 14 noviembre 2018

El expresidente de Brasil saldrá este miércoles de la prisión en Curitiba, donde permanece desde hace seis meses, para prestar testimonio ante la justicia. 

Movimientos sociales acompañados de líderes políticos de Brasil esperan este miércoles al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva afuera de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, para acompañarlo en su primera salida de prisión luego de seis meses y cuando prestará testimonio ante la Justicia por el supuesto delito de corrupción. 

Entre los representantes del Partido de los Trabajadores (PT) están Greisi Hoffmann, presidente del partido político, y el excandidato presidencial, Fernando Haddad.

"Todos sabemos que Lula fue condenado y encarcelado injustamente para que él no pudiera ser candidato a presidente de la República. Porque de lo contrario, él sería nuestro candidato y sería elegido una vez más. Las fuerzas de la derecha, las fuerzas fascistas, las fuerzas poderosas financieras hicieron de todo para que se quedara encarcelado y perdiera la voz ", denunció la socióloga jubilada Isa Godoy, una de la participantes de la congregación. 

Por su parte, Roberto Baggio, coordinador del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Paraná, aseguró que el testimonio de Lula marcará un momento importante de diálogo con el pueblo.

Lula saldrá de su celda y será trasladado hasta la sede de la justicia federal para la audiencia programada para las 14H00 (hora local) para dar un nuevo testimonio ante la nueva jueza del caso conocido como Lava Jato, Gabriela Hardt, quien sustituyó a Sergio Moro, quien será el nuevo ministro de Justicia del presidente electo, el ultraderechista Jair Bolsonaro. 

El juicio contra Lula ha sido denunciado como una persecución judicial para dejarlo fuera de las elecciones presidenciales que se celebraron en octubre pasado y en las que estaba como favorito de acuerdo con la intención de votos. Ante el bloqueo judicial de su candidatura, el PT nombró como representante a Haddad quien se enfrentó en segunda vuelta al ahora recién electo Bolsonaro. 

Entretanto, Lula enfrenta una condena en segunda instancia de 12 años y un mes de prisión, mientras que se acumulan los recursos legales que han sido rechazados por la justicia brasileña y sigue denunciando como una farsa el proceso judicial. 

A este reclamo se han sumado organizaciones defensoras de los derechos humanos, líderes mundiales, incluso, las Naciones Unidas que pidió que avanzara el proceso con Lula en libertad y sin impedir desempeñar sus derechos políticos. 

>> Lula: No quiero que aumente el sufrimiento en Brasil


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.