• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Las FFAA y la Policía han reprimido a los manifestantes que rechazan el golpe de Estado desde el pasado 11 de noviembre.

Las FFAA y la Policía han reprimido a los manifestantes que rechazan el golpe de Estado desde el pasado 11 de noviembre. | Foto: @FmBolivia

Publicado 13 noviembre 2019





El reemplazo inconstitucional de los Comandantes de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional Boliviana busca limpiar las evidencias del golpe de Estado, pues ambas instituciones cumplieron un rol en la violencia opositora y la renuncia forzada de Evo Morales.

La senadora opositora Jeanine Áñez, en un acto inconstitucional, posesionó a un nuevo alto mando militar en el Palacio de Gobierno de La Paz, mientras a las afueras miles de bolivianos protestan contra el golpe de Estado, exigen la renuncia de todos los golpistas y el regreso del presidente legítimo Evo Morales.

LEA TAMBIÉN:
En medio de represión, manifestantes bolivianos rechazan el golpe y exigen renuncia de Jeanine Áñez

Áñez "posesionó" al general de Ejército, Sergio Carlos Orellana Centellas, como nuevo Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA), en reemplazo de Williams Kaliman.

También "asumieron" cargos los generales Pablo Guerra (Jefe del Estado Mayor), Iván Inchauste (comandante del Ejército), Ciro Álvarez (Fuerza Aérea Boliviana) y Moisés Heredia (Armada Boliviana).

"Asumen el mando de las Fuerzas Armadas en un momento crucial para nuestro Estado en el cual nos toca a todos los bolivianos una tarea importante como es llevar a un buen término esta etapa encaminada y dirigida a unas nuevas elecciones", dijo la senadora.

Por su parte, Orellana dijo que "es oportuna la ocasión para llamar a la calma a toda la población boliviana. Les pido deponer actitudes intransigentes. Somos hermanos; (debemos) hacer conocer a Bolivia que las Fuerzas Armadas siempre estarán al lado de su pueblo".

Sin embargo, el general Orellana no mencionó la represión con la población de El Alto, que se trasladó a La Paz para protestar contra el golpe de Estado, exigir la renuncia de la senadora Áñez como "autoproclamada", así como dejar pedir la participación en sesión ordinaria del Parlamento a los legisladores del Movimiento Al Socialismo (MAS) para restituir el hilo constitucional.

Asimismo, los manifestantes demandan el regreso del presidente Evo Morales, quien fue forzado a renunciar ante la ola de violencia promovida por los dirigentes del golpe de Estado. Ahora el mandatario se encuentra en México, donde recibió asilo político, ante las amenazas en su contra.

¿Ocultar evidencias del golpe de Estado?

William Kalima y Yuri Calderón, ahora excomandantes de las Fuerzas Armadas y la Policía Boliviana respectivamente, tuvieron un papel clave en el golpe de Estado al "sugerir" de manera conjunta la renuncia del presidente Evo Morales, en medio de la ola de violencia promovida por dirigentes opositores.

Desde el lunes 11 de noviembre, un día después de la renuncia de Morales, las Fuerzas Armadas y la Policía han reprimido y detenido a manifestantes bolivianos en La Paz, El Alto y otras ciudades, que rechazan al golpe de Estado.

Por su parte, la senadora Áñez instó a las Fuerzas Armadas y la Policía a reprimir las protestas contra el golpe de Estado tras tildar de "hordas delicuenciales" a los manifestantes de La Paz. De hecho, exhortó a Kaliman Romero (ahora destituido Comandante de las FFAA) a cumplir con su labor.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.