• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La reapertura económica ha encontrado no pocos detractores en Estados Unidos.

La reapertura económica ha encontrado no pocos detractores en Estados Unidos. | Foto: EFE

Publicado 27 abril 2020


Blogs



La suspensión de las medidas de aislamiento social genera reacciones encontradas. Varios gobernadores y alcaldes lo rechazan, mientras otros llevan adelante esta intención, siendo estos últimos respaldados por el Gobierno federal.

Un total de cuatro estados del país norteamericano reabrieron su economía durante el pasado fin de semana. Otros cuatro lo hacen este lunes y 11 lo tienen previsto para el próximo jueves. Sus máximas autoridades defienden que sus economías no resisten más tiempo sin funcionar.

LEA TAMBIÉN

EE.UU. encabeza inversión militar, según estudio

Sin embargo, esta posición no es unánime. Georgia fue el primer estado en reabrir la economía el pasado viernes. Su gobernador, Brian Kemp, dio orden de que negocios no esenciales como peluquerías y salones de belleza abrieran el viernes, mientras que teatros y restaurantes lo hacen este lunes.

Mientras tanto, Keisha Lance Bottoms, alcaldesa de Atlanta, capital de ese estado, manifestó sobre la decisión del gobernador: “Cuando miro los datos y hablo con nuestros funcionarios de salud pública, no veo que se base en algo lógico”.

Por su parte, el Instituto estadounidense de Métricas y Evaluación de Salud considera que en Georgia debe levantarse la cuarentena no antes del próximo 22 de junio.

El resto de los estados que siguieron a Georgia se encuentran en situación similar. Han dispuesto que los negocios que abran deben cumplir con medidas de distanciamiento social, pero los propios centros de servicios refrendan que esto no siempre es posible.

El Gobierno federal, liderado por Donald Trump, emitió desde el 16 de abril un plan de tres fases para guiar a los estados en su reapertura económica, refrendando con ello su intención de que se priorice la economía en medio de la pandemia que tiene a Estados Unidos como epicentro.

Es la medida con la que el Ejecutivo espera dar respuesta a los más de 26 millones de desempleados y a la situación de crisis económica que vive el país. Todo ello pese a que las actividades fundamentales de producción, como la petrolera, se han mantenido funcionando.

También se han mantenido vigentes a plenitud, actividades generadoras de gastos para el presupuesto federal, como los relacionados con la esfera militar. En medio de la pandemia, Estados Unidos ha registrado numerosos movimientos de importantes contingentes de tropas y material de guerra en varias regiones del mundo.

El plan de Trump recomienda medidas de aislamiento para las personas más vulnerables y el distanciamiento en el interior de los establecimientos. No obstante, las autoridades de salud alertan sobre la posibilidad de nuevos brotes de la enfermedad, que ya ha ocasionado más de 990.000 contagios y 56.000 fallecidos en el país.

Al darse a conocer la propuesta del Ejecutivo, Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., señaló que "no es el final del juego (…) es muy posible que, a medida que avanzamos en este ciclo, el virus quiera volver a nosotros ".

Por el momento, 31 estados de la unión mantienen la vigencia de sus medidas de aislamiento social. Algunas de sus autoridades se mantienen escépticos ante la reapertura de sus vecinos.

Los estados de Nueva York y California extendieron las medidas de confinamiento hasta mediados de mayo próximo. Bill de Blasio, alcalde de la ciudad de Nueva York, planteó su preocupación sobre los efectos negativos que tendría la apertura apresurada sobre las demarcaciones vecinas.

“Si algunas de estas reaperturas se realizan de manera incorrecta, nos afectará a todos”, alertó De Blasio.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.