• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Con la campaña electoral ambos candidatos perfilan propuestas de cara al electorado.

Con la campaña electoral ambos candidatos perfilan propuestas de cara al electorado. | Foto: Rebelion

Publicado 24 agosto 2020


Blogs



Varios son los puntos de diferencia entre los planes de los candidatos estadounidenses, quienes se disputan la Presidencia.

Con el fin de la Convención Demócrata el pasado 21 de agosto, la campaña electoral en Estados Unidos (EE.UU.) comienza entre el exvicepresidente Joe Biden y el actual mandatario Donald Trump, ambos con diversas propuestas de cara al electorado.

LEA TAMBIÉN:

Claves para entender cómo serán las elecciones en EE.UU.

En el caso de Biden, presentó el plan de migración con el que, según promete, "revertirá" las políticas implementadas por Trump, y el consiguiente daño que han causado.

Con anterioridad, Biden había anunciado su visión de política exterior para que “EE.UU. restaure un liderazgo digno en casa y un liderazgo respetado en el escenario mundial”. También ha abordado en reiteradas ocasiones el enfoque con el que se debería haber tratado la pandemia del nuevo coronavirus, dejando en claro su proyecto de salud.

Varios son los puntos de diferencia entre los programas de ambos candidatos, quienes el 3 de noviembre próximo se enfrentarán para decidir quién gobernará el país en los venideros cuatro años.

Migración, el voto latino

"Trump ha emprendido un asalto implacable a nuestros valores y nuestra historia como nación de migrantes", aseguraba Biden en su discurso de aceptación de la nominación de su partido, donde dejaba claro su postura ante las medidas migratorias aprobadas durante la actual Administración.

Biden, que busca ganar el voto latino, aseguraba que, durante los primeros 100 días de su Administración, revertirá las decisiones tomadas por el Gobierno de Trump y, por lo tanto, restablecerá el programa para migrantes indocumentados.

Asimismo, el candidato demócrata asevera que restablecerá el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), y detendrá el enjuiciamiento de inmigrantes por infracciones menores, las redadas de detención de indocumentados en los sitios de trabajo y en ubicaciones como hospitales, escuelas o lugares de culto.

En tanto, dijo que detendrá las políticas de asilo del actual Gobierno, pues “la Administración de Trump ha trabajado en contra de esta tradición”.

Por su parte, el plan para la inmigración de Trump apostará por la reducción de peticiones de asilo, pues el mandatario considera que existen demandantes de asilo con argumentaciones "frívolas".

Mientras, avanza en la construcción del muro en la frontera con México, propuesta que viene desde su campaña electoral en 2016, y busca también continuar con la revisión de visas de trabajo y restringir la entrada al país.

Programa sanitario, respuesta a la Covid-19

Ante una crisis sanitaria como la que actualmente ha impactado a EE.UU., el enfoque Biden radica en una respuesta impulsada por el Gobierno federal, pues ante la pandemia de la Covid-19, pretende solicitar a las agencias federales el despliegue de recursos, así como una guía nacional más firme a través de expertos.

También propone la realización de pruebas gratuitas para todos, la contratación de aproximadamente 100.000 personas para establecer un programa nacional de rastreo de contactos, la instauración de al menos diez centros de pruebas en cada estado y exigir el uso de máscaras.

Más allá de la crisis sanitaria, Biden ha asegurado que "ampliará el alcance de la Ley de Cuidado de Salud Accesible (ACA)" u Obamacare, que fue aprobado y puesto en práctica durante su gestión como vicepresidente, y añadió que reducirá la edad de elegibilidad para Medicare, de 65 a 60 años.

Por su parte, Trump no solo ha intentado derogar el Obamacare, sino que ha previsto recortes a los programas de seguridad social y domésticos, aumentando así el presupuesto al Departamento de Defensa.

A inicios del año en curso, el actual mandatario propuso recortar los fondos a los programas Medicaid y al de Seguro de Salud para Niños (CHIP), y propuso cortar presupuesto de la Agencia de Protección Ambiental.

Política exterior, tema complejo

De acuerdo con el candidato demócrata, las políticas en el país y en el extranjero están profundamente conectadas, por lo que Biden afirma que promoverá la seguridad, la prosperidad y los valores de EE.UU. al “tomar medidas inmediatas para renovar nuestra propia democracia y alianzas, proteger nuestro futuro económico”.

Según el exvicepresidente, el país debe liderar con “ejemplo” y reunir “al mundo para enfrentar nuestros desafíos comunes que ninguna nación puede enfrentar por sí sola, desde el cambio climático hasta la proliferación nuclear, desde la gran agresión de poder hasta el terrorismo trasnacional, desde la guerra cibernética hasta la migración masiva”.

Por otro lado, la política exterior Trump ha mostrado una inclinación, contrario a lo anunciado durante su campaña presidencial de 2016, al uso del poder militar.

La Administración Trump, durante sus cuatro años de mandato, ha entablado relaciones complicadas con sus Gobiernos como los de China y Rusia, ha entrado en guerras comerciales y aplicando castigos arancelarios a productos por miles de millones de dólares.

Igualmente, ha recrudecido el bloqueo económico, comercial y financiero a países como Cuba y Venezuela, y se ha valido de amenazas, maniobras diplomáticas y sanciones contra naciones como Irán.  

Control de armas

De acuerdo con el sitio oficial de campaña de Biden, casi 40.000 personas mueren cada año en EE.UU. a consecuencia de lesiones por armas de fuego, y muchas más resultan heridas, y “algunas de estas muertes y lesiones son el resultado de tiroteos masivos que aparecen en los titulares nacionales”.

De ahí que Biden espera reducir la violencia con armas de fuego mediante decretos ejecutivos, y entre las medidas que, según comenta, aplicará en este sentido ha anunciado que “hará que los fabricantes de armas se hagan responsables; prohibirá la fabricación y venta de armas de asalto y cartuchos de alta capacidad; regulará la posesión de armas de asalto existentes bajo la Ley Nacional de Armas de Fuego; y reducirá el almacenamiento de armas”.

Asimismo, prometió que “mantendrá las armas fuera de manos peligrosas; requerirá verificación de antecedentes para todas las ventas de armas; y restablecerá la política Obama-Biden de mantener las armas fuera del alcance de ciertas personas que no pueden manejar sus asuntos por razones mentales, lo que el presidente Trump revirtió”.

Sin embargo, el presidente Trump se ha mostrado contrario a una normativa para el control de armas y ha descartado la propuesta pese a los tiroteos que se registran en EE.UU. cada año.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.