• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El mandatario cubano remarcó que nadie quedará desamparado.

El mandatario cubano remarcó que nadie quedará desamparado. | Foto: @PresidenciaCuba

Publicado 8 octubre 2020


Blogs



Díaz-Canel explicó que dicha estrategia fue aprobada en la última reunión del Buró Político del PCC.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, anunció este jueves una nueva estrategia económico y social que permitirá al país arribar a una nueva normalidad tras siete meses de enfrentamiento a la Covid-19.

LEA TAMBIÉN:

Tasa de incidencia de Covid-19 en Cuba disminuye a 5,72

Díaz-Canel explicó que dicha estrategia fue aprobada en la última reunión del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), presidida por su Primer Secretario, el general de Ejército, Raúl Castro Ruz.

El mandatario precisó que el líder del PCC instó a “no dejarnos alarmar por las cifras, pero sobre todo a incrementar la percepción de riesgo y que nos demos cuenta que el virus está constantemente acechando y aprovechando cuando hay una violación de las medidas”.

Nueva estrategia económico y social

Díaz-Canel puntualizó que la situación postCovid-19 está marcada por contracciones económicas, inflación reprimida, insuficiencias productivas, problemas de abastecimiento, delitos e ilegalidades, por lo que el país ha tenido que introducir una parcial dolarización de la economía.

En este sentido, precisó que las acciones de esta nueva estrategia constituyen un reto para la dirección del país, entre ellas la unificación monetaria y cambiaria. “Ese escenario nos hace trabajar de manera más intense”, enfatizó.

“La unificación monetaria y cambiaria no va a resolver mágicamente los problemas de la economía, pero va a elevar sin dudas la productividad del trabajo y un desempeño más eficiente de las fuerzas productivas", significó el dirigente cubano.

A propósito de este tema, el jefe de Estado agregó que “nadie tiene que temer ante el ordenamiento económico del país. Todo el proceso que hace falta para que cada cubano realice las transacciones necesarias están previstos por el Gobierno. Hay que alejarse de rumores y falsas noticias”.

Asimismo, el mandatario alertó que durante una primera etapa del ordenamiento económico del país se mantendrá la libreta de abastecimiento, con tal de garantizar el acceso de los cubanos a los artículos de primera necesidad, bajo la premisa de no dejar a nadie desamparado.

El dirigente cubano remarcó que “con la tarea ordenamiento existirá un ajuste entre el sector estatal y no estatal, y se creará un espacio para un incremento salarial y de las pensiones, así como de las prestaciones sociales”.

A su vez, reiteró la decisión del Gobierno cubano de garantizar los depósitos en cuentas bancarias de divisas extranjeras, pesos convertibles (CUC), pesos cubanos (CUP) y el dinero en efectivo en poder de la población.

“Nadie tiene que tener preocupación con sus cuentas, sean en MN, CUC, MLC, incluidos nuestros colaboradores, pues tenemos información de que ya se están propagando informaciones falsas sobre sus cuentas”, alertó el mandatario a propósito de campañas de desinformación que se han generado en la Isla respecto a este tema.

Díaz-Canel adelantó que en próximos días se dará la información completa de este complejo proceso de alcance estratégico.

Nueva normalidad para convivir con la Covid-19

Por su parte, el primer ministro cubano, Manuel Marrero Cruz, aseguró que “la nueva estrategia de Cuba contra la Covid-19 permitirá transitar hacia una nueva normalidad del país, de manera gradual y asimétrica, mitigar el impacto económico de la pandemia y el bloqueo contra Cuba, y desarrollar capacidades para enfrentar nuevos eventos”.

“Es importante señalar que en Cuba no se ha estado improvisando y los diferentes planes y sus ajustes nos han permitido ir conduciendo exitosamente la lucha contra la Covid-19”, significó Marrero.

De esta forma, “la evolución y actualización de las medidas para la prevención y el control de la Covid-19 en Cuba ahora se definen por una etapa epidémica, donde se incluye una fase de transmisión autóctona limitada y una fase de transmisión comunitaria, una etapa de recuperación que comprende tres fases y una etapa de nueva normalidad”.

"La nueva normalidad exige nuevos códigos y estilos de vida. Se mantiene el uso obligatorio del nasobuco en espacios cerrados. No debemos verlo como una imposición, sino como una necesidad, una medida que salva vidas", precisó Marrero.

Durante esta esta de nueva normalidad “se restablece la actividad productiva y de servicios, fortaleciendo la vigilancia epidemiológica, las medidas higiénico sanitarias y una participación responsable de las personas adoptando un nuevo código y estilos de vida”.

El dirigente cubano puntualizó que “el nuevo plan de prevención de la Covid-19 se ha trabajado, confeccionado y avalado por especialistas, científicos y expertos”, al tiempo que precisó una modificación en la realización diaria de las conferencias de prensa del Ministerio de Salud Pública, las que tendrán una frecuencia semanal, cada viernes y con amplia información.

El primer ministro agrega que “aun cuando el Plan inicial incluía que el uso de la mascarilla no era obligatorio en la fase 3, ahora eso cambió. Se ha decidido que es obligatorio su uso en todos los espacios públicos, especialmente los cerrados”.

En consonancia con estas medidas, nadie con síntomas parecidos a los de la Covid-19 puede asistir a centros laborales o escuelas, la desinfección de las manos se mantendrá como requisito obligatorio y se ingresarán en el domicilio los contactos de casos sospechosos.

De igual forma, se mantendrán los protocolos de seguridad en todos los puntos de acceso a Cuba, se restablece toda la red de salud del país, sin visitas a los pacientes en los hospitales, se actualizarán las medidas laborales y salariales, y se desactivarán los Consejos de Defensa Provincial y Municipal en aquellas provincias que alcancen esta nueva etapa.

Marrero precisó que “en las provincias que pasen a la nueva normalidad se reanudarán los vuelos internacionales, los viajeros llenarán declaración de salud y al 100 por ciento de ellos se les realizará PCR, serán monitoreados en hoteles o casas de renta, y los cubanos podrán salir nuevamente al exterior, una vez comiencen los vuelos”.

A partir del próximo 12 de octubre las provincias Ciego de Ávila y Sancti Spíritus se mantendrán en fase de transmisión autóctona, La Habana pasa a fase 3 de la recuperación, sin reanudación de vuelos internacionales, mientras que las demás provincias pasarán a la nueva normalidad.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.