• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El canciller cubano señaló que los efectos de la pandemia exigen de una respuesta dinámica, solidaria y coordinada por parte del ALBA.

El canciller cubano señaló que los efectos de la pandemia exigen de una respuesta dinámica, solidaria y coordinada por parte del ALBA. | Foto: @R_Malmierca

Publicado 29 junio 2020


Blogs



Los Gobiernos de ambos países abogan por una mayor integración regional ante el impacto de la Covid-19.

Durante la reunión conjunta de los Consejos Ministeriales de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) celebrada este lunes, las delegaciones de Cuba y Nicaragua llamaron a fortalecer los instrumentos del organismo regional.

LEA TAMBIÉN: 

Venezuela plantea reactivación económica en el marco del ALBA - TCP

Durante su intervención, el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, afirmó que "los efectos de la pandemia exigen de nosotros una respuesta dinámica, solidaria y coordinada". 

"Cuba reitera su disposición de brindar asesoramiento y contribuir al control de la pandemia a través de la labor de nuestras brigadas médicas, así como impulsar y ampliar la colaboración en el frente de la Salud Pública en el ALBA-TCP", agregó el titular cubano de Exteriores.

Igualmente, Rodríguez Parrilla resaltó que el bloque regional ha defendido el derecho a la salud y a la vida de los pueblos, a pesar de las presiones económicas que afectan a los países de América Latina y el Caribe.

Por su parte, el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca, se refirió a varios desafíos y oportunidades que los países de la región pueden usar para reactivar sus economías. 

"La actividad de cruceros tiene como principal destino turístico al Caribe, lo que constituye un reto, también una oportunidad para desarrollar desde la integración una estrategia y posición común que permita cooperar para incrementar la participación de nuestros países en esta industria", puntualizó.

Malmierca precisó que otros de los retos que afronta el bloque regional es la necesidad de fortalecer un sistema bancario financiero propio que permita enfrentar con soberanía las sanciones unilaterales coercitivas y de bloqueo.

“Debemos aprovechar los acuerdos suscritos entre los países del ALBA-TCP y promover el desarrollo de cadenas de valor entre nuestros países con la participación activa de las industrias locales, las microindustrias y medianas empresas, priorizando la producción de alimentos y el sector agroindustrial”, advirtió. 

Nicaragua: movilizando esfuerzos 

Por otro lado, el ministro asesor del presidente de Nicaragua para la Producción y el Comercio, Francisco López, explicó durante su intervención que en la nación se ha concentrado y movilizado los esfuerzos en el sector productivo por la seguridad alimentaria.

"Nuestro país se ha enfocado en mantener el esfuerzo productivo para la seguridad alimentaria de Nicaragua y la región, (...) para tener activado el campo y el país se mantenga en buena marcha, y pueda contribuir al comercio de la región", expresó López.

El político recordó que desde la crisis económica de 2008 América Latina era la zona más desigual del planeta, lo que se agudiza en momentos actuales con la emergencia sanitaria de la Covid-19. “Doce años de decrecimiento, de desigualdad, de retroceso en los temas de pobreza”, añadió y resaltó que la región no se merece otra década perdida. 

López hizo alusión a las cifras aportadas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, que augura que el mundo tendrá una pérdida económica entre el 6 y el 8 por ciento debido al impacto de la pandemia de la Covid-19, cuyos efectos en Latinoamérica y el Caribe será mayor. 

En tal sentido, llamó a movilizar los esfuerzos de los pueblos, de los agentes económicos y, sobre todo, de los instrumentos de integración del ALBA-TCP para enfrentar la situación que se avecina a nivel regional y global.

"Los pueblos, las comunidades y las regiones con mayor integración y mayor esfuerzo de movilizar la solidaridad y la complementariedad vamos a tener la oportunidad de reactivarnos con mayor rapidez", señaló, y abogó por fortalecer los instrumentos del ALBA como Petrocaribe y el Banco del ALBA. 

Al enfatizar en el instrumento de Petrocaribe, señaló que sin este los países de Centroamérica y el Caribe no habrían salido de la crisis financiera del 2008.

Como colofón de su intervención, el ministro señaló que el Plan de Contingencia Económica post pandemia derivado de la Conferencia de alto Nivel realizado el pasado 10 de junio debe tomarse en la región como la ruta principal para garantizar la integridad, la solidaridad, la cooperación de todos los países. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.