• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Organizaciones y movimientos sociales han denunciado el incremento de la violencia en Colombia, que afecta de manera especial a líderes sociales, jóvenes y niños.

Organizaciones y movimientos sociales han denunciado el incremento de la violencia en Colombia, que afecta de manera especial a líderes sociales, jóvenes y niños. | Foto: EFE

Publicado 22 agosto 2020


Blogs



El senador Gustavo Bolívar exige al presidente Iván Duque, garantizar la paz y estabilidad en el país suramericano.

Durante el actual mes de agosto han ocurrido una serie de masacres en Colombia, localizadas en al menos cinco departamentos del país suramericano, con un saldo 46 personas asesinadas. 

LEA TAMBIÉN

Nueva matanza en el suroeste de Colombia deja seis jóvenes muertos

Los principales escenarios de los crímenes son los departamentos de Valle del Cauca (suroeste), Cauca (suroeste), Arauca (este), Nariño (suroeste) y Norte de Santander (noreste, limítrofe con Venezuela).

La última de estas masacres se produjo este sábado 22 de agosto, cuando al  menos seis jóvenes fueron asesinados en la Guayacana, zona rural del municipio de Tumaco (Nariño), según indicaron las autoridades locales.

Según el gobernador de Nariño, Jhon Rojas Cabrera, otras dos personas estarían desaparecidas. La masacre de este sábado se convierte en la tercera en menos de 24 horas en Colombia y la quinta que ocurre en la última semana.

"Diez masacres en un mes, seis en la última semana, tres de ayer a hoy. #SOSColombia. El resultado de hacer trizas la paz. #DuqueRespondaPorLasMasacres", denunció el senador Gustavo Bolívar.

21 de agosto

Al menos seis personas fueron asesinadas en una zona rural del municipio El Tambo, departamento del Cauca. La Red por la Vida y los Derechos Humanos del Cauca denunció el crimen a través de Twitter: "Esta se convierte en la décima masacre que registramos en el Cauca en 2020".

Horas antes, la Defensoría del Pueblo había informado del asesinato de cinco personas también en una zona rural de Arauca, capital del departamento homónimo, fronterizo con Venezuela. 

 

18 de agosto

La Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic), denunció el asesinato de tres indígenas awá en el resguardo Pialapi Pueblo Viejo, ubicado en el municipio de Ricaurte (departamento de Nariño).

Por su parte, el coordinador del Cabildo Mayor del pueblo awá de Ricaurte, Niver Moreano, confirmó el hecho. El crimen se cometió específicamente en el sector El Aguacate, una comunidad a nueve horas de camino del casco urbano.

Activistas utilizaron la etiqueta #NosEstánMatando, para llamar la atención sobre el incremento de la ola de asesinatos en el país en el contexto de la pandemia de la Covid-19.

15 de agosto

Una incursión realizada por hombres armados en la ciudad de Samaniego, situada en el departamento de Nariño, derivó en el asesinato de ocho personas y dejó heridas a otras. La denuncia fue realizada por el gobernador nariñense, Jhon Rojas Cabrera.

Rojas acompañó su denuncia con un llamado al presidente colombiano Iván Duque, al Ministerio de Defensa, a la Policía de Nariño y a la Fiscalía “a tomar acciones que devuelvan la tranquilidad en la región”.

La masacre despertó la reacción de la Misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Colombia, que emitió un comunicado donde condena el hecho y lanzó un llamado a las autoridades para garantizar la vida de líderes sociales y jóvenes colombianos. 

 

13 de agosto

Organizaciones indígenas colombianas denunciaron el asesinato de dos indígenas y heridas graves a otro por parte del Ejército, en la vereda El Barranco, jurisdicción del municipio de Corinto (norte del departamento de Cauca).

Las víctimas fueron identificadas como Abelardo Liz, miembro de la emisora Nación Nasa, y Johel Rivera, quien participaba en las actividades autodenominadas “liberación de la madre tierra”. También resultó herido el exgobernador del cabildo Julio Tumbo.

12 de agosto 

Un grupo de hombres armados acabaron con la vida de cinco adolescentes (entre 14 y 18 años) en el barrio Llano Grande de la ciudad de Cali, capital del departamento del Valle del Cauca, en el suroeste del país. 

Las autoridades de Cali ofrecieron hasta 200 millones de pesos de recompensa por los autores de esos asesinatos. De acuerdo con estadísticas emitidas por la Secretaría de Seguridad y Justicia de Cali, en la ciudad se registran 596 muertes violentas en 2020, contabilizadas hasta el 12 de agosto.

9 de agosto

Dos adolescentes fueron ultimados en una zona limítrofe entre los departamentos de Cauca y Nariño a manos de paramilitares. La denuncia fue realizada por la presidenta del Movimiento Alternativo Indígena y Social (Mais) de Colombia, Martha Peralta Epieyú.

Los adolescentes se nombraban Cristian Caicedo y Maicol Ibarra, de 12 y 17 años, respectivamente. Peralta Epieyú expresó a través de su cuenta en Twitter: "Condeno este hecho y el mundo entero debería rechazarlo. Colombia está inmersa en la peor de las barbaries". 

3 de agosto

Una masacre tuvo lugar en un área rural del municipio de Puerto Santander, Área Metropolitana de Cúcuta, en la cual seis personas fueron "vilmente asesinadas", según denunció el director de Progresa (institución defensora de los Derechos Humanos), Wilfredo Cañizares.

El propio Cañizares precisó que el crimen ocurrió en una zona fronteriza donde "hace poco tiempo, paramilitares ligados a Los Rastrojos (banda paramilitar) tenían instalado un puesto de cobro extorsivo a contrabandistas". 

En la zona rural de Cúcuta han sido asesinadas, durante el último trimestre, unas 28 personas en cuatro masacres.

2 de agosto

La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acin), Cxhab Wala Kiwe, denunció que en horas de la madrugada fueron asesinados tres jóvenes comuneros en una zona rural del departamento del Cauca.

Las víctimas residían en la vereda La Rinconda del resguardo de Canoas, aunque el crimen se perpetró en la vereda California, municipio Santander de Quilichao, al norte del referido departamento. Se trataba en todos los casos de jóvenes entre los 18 y los 24 años de edad.

Otros asesinatos

Estos no constituyen los únicos crímenes o actos de violencia perpetrados en Colombia en lo que va de agosto. 

El pasado día 6 fue ultimado el excombatiente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (Farc-EP), Milton Andrés Mesa Castaño, en el departamento Valle del Cauca. Otro excombatiente y firmante del acuerdo de paz, Wilfermín Robayo, resultó asesinado el 9 de agosto.

Un día después, el 10 de agosto, fue asesinado el líder social afrocolombiano del municipio del Alto Baudó (Chocó), Patrocinio Bonilla. Efectivos paramilitares lo retuvieron junto a otras 15 personas, y posteriormente lo mataron. El senador colombiano Iván Cepeda llamó al Gobierno a "no dilatar más medidas para proteger a los lideres sociales".

El 12 de agosto fue hallada sin vida, en la región del Cauca, la menor de edad Michel Andreina Gómez Calvete. La niña era hija de dos excombatientes de las Farc-EP, que habían recibido con anterioridad amenazas de muerte.

Durante el actual mes de agosto también resultaron asesinados el líder ambientalista Jaime Monge, en el corregimiento de Villacarmelo (19 de agosto) y el líder social Fabio Andrés Gómez Grande, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Cristalina, en el municipio de Argelia (sur del Cauca), el mismo día.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.