• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Israel es una democracia parlamentaria, por lo que las únicas elecciones celebradas en el país son las de la Kneset, su Parlamento.

Israel es una democracia parlamentaria, por lo que las únicas elecciones celebradas en el país son las de la Kneset, su Parlamento. | Foto: EFE

Publicado 8 abril 2019

Este martes, los israelíes deberán escoger entre más de 40 formaciones, para elegir a los 120 diputados que conformarán la vigésimo primera Kneset (Parlamento).

Las elecciones en generales en Israel se realizarán este martes y se consideran de gran trascendencia en la región, ya que contarán con partidos de todo el espectro político, incluyendo una fuerte presencia de la extrema derecha y la aparición de una alianza centrista con posibilidades de destronar al primer ministro, Benjamín Netanyahu.

LEA TAMBIÉN: 

Palestina reprueba amenaza sobre nuevas anexiones en Cisjordania

Es así como los israelíes deberán escoger entre más de 40 formaciones, que se presentan a los comicios para elegir a los 120 diputados que conformarán la vigésimo primera Kneset (Parlamento).

¿Qué se elige en estos comicios?

Israel es una democracia parlamentaria, por lo que las únicas elecciones celebradas en el país son las de la Kneset, su Parlamento. 

Los israelíes no votan para elegir a un primer ministro o por el presidente de la nación, sino que votan por los partidos políticos que los representarán en la asamblea legislativa (compuesta de 120 miembros). La Knéset es la representación del pueblo israelí, y una vez electa este órgano es quien designa tanto al primer ministro como al presidente.

Sistema electoral

Israel cuenta con un sistema de representación proporcional, lo que implica que los 120 escaños del Parlamento se asignan en proporción al número de votos que cada partido ha recibido. A los candidatos se les asigna escaños según el orden en el que aparecen en la lista del partido.

A la cabeza de la lista suele estar el líder del partido, que coincide por norma con el candidato del partido para primer ministro.

La historia de Israel suele estar vinculada a procesos electorales que derivan en coaliciones gubernamentales, ya que ninguno de los partidos logra normalmente alcanzar los 61 escaños que se necesitan para tener la mayoría simple. La fragmentación parlamentaria es tal que se hace necesaria una coalición de al menos cuatro o cinco formaciones para alcanzar la mayoría, lo que provoca una interminable inestabilidad política.

Partidos en disputa

-Likud: Actual partido de gobierno, liderado por el primer ministro durante la última década, Benjamín Netanyahu. De orientación conservadora, tiende a una economía liberal y muchos de sus miembros se oponen a la creación de un estado palestino. 

-Azul y Blanco (Kajol Lavan): Es en las encuestas la principal coalición opositora. Formada en febrero por la unión de los partidos Yesh Atid (Hay Futuro, de Yair Lapid), Resiliencia Israel (de Beni Gantz) y Telem. El cabeza de lista es el exjefe del Estado Mayor del Ejército Gantz, con un acuerdo de alternancia con Lapid.

Se autodefine como un partido de centro, secular y socialmente inclusivo, aunque aún no se ha pronunciado con claridad en muchos temas.

-Laborista (Havoda): Es uno de los partidos históricos de Israel, pero con mucho más tirón electoral en el pasado que en el presente.

Su líder, Avi Gabai promueve una agenda secular de centro-izquierda, apuesta por avanzar a medio plazo hacia una posible solución de dos estados y se proyecta como aquel que puede reconciliar a una sociedad israelí muy dividida.

-Meretz: Este partido, liderado por Tamar Zandberg, se opone a la ocupación de los territorios palestinos, promueve causas de justicia social y está a favor de la creación de un Estado palestino.

¿Quiénes votan?

El voto en Israel es secreto. Cualquier persona con ciudadanía israelí y más de dieciocho años puede votar, lo que incluye a los árabes, drusos, cristianos y judíos por igual. Incluso aquellos en prisión o que se encuentren en servicio militar pueden hacerlo.

Asimismo, los ciudadanos israelíes no pueden votar desde el exterior, a excepción de diplomáticos y personal en embajadas alrededor del mundo.

Elecciones anticipadas

La decisión de anticipar las elecciones (previstas para octubre) a abril ya fue interpretada como una baza de Netanyahu para salvar con una reelección su figura política ante un posible procesamiento judicial, cuyo anuncio llegó cuarenta días antes de los comicios.

A finales de febrero, se le notificó al jefe de Gobierno la acusación por tres casos de corrupción por soborno, fraude y abuso de confianza que motivaron las peticiones de dimisión por parte del espectro político no afín.

La necesidad de renovar el liderazgo israelí, después de una década ininterrumpida con Netanyahu en el poder (además de otros dos años como jefe del Ejecutivo) y ahora señalado por escándalos judiciales, ha delineado la narrativa de la campaña.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.