• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Los efectos del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba son incalculables en términos espirituales y humanos.

Los efectos del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba son incalculables en términos espirituales y humanos. | Foto: Cubadebate

Publicado 20 octubre 2020


Blogs



En la administración Trump las relaciones empeoraron y la aplicación de la política de bloqueo se fortaleció.

El actual presidente de los Estados Unidos y aspirante a la reelección, Donald Trump, no solo ha revertido durante su mandato los modestos cambios realizados en el entramado de medidas coercitivas unilaterales contra Cuba por la administración de Barack Obama, sino que también ha llevado el programa de sanciones a nuevos extremos.

LEA TAMBIÉN: 

Cuba denuncia hostilidad del Gobierno de EE.UU. ante pandemia

Para ello, Trump se basa en el uso de instrumentos no aplicados con anterioridad y en un incremento exponencial en el tiempo que ha durado su administración, en especial durante el tramo final que va de 2019 a 2020.

2017

El "estreno" de la política de Trump hacia Cuba tuvo lugar en Miami, la "capital" histórica de la contrarrevolución cubana en Estados Unidos, en junio de 2017.

Con un nuevo memorándum de política hacia Cuba, Trump derogó la anterior directiva presidencial del presidente Barak Obama de 14 de octubre de 2016. En esta, aunque contenía elementos injerencistas, se había declarado el bloqueo como "una carga obsoleta para el pueblo cubano y ha sido un impedimento a los intereses estadounidenses".

A partir de ese momento se produjo un incremento de las restricciones a los viajes de estadounidenses a Cubael fin de los viajes "pueblo a pueblo" individual y un anuncio de la próxima puesta en vigor de lo que faltaba de la Ley Helms-Burton de 1996 (al final se hizo en 2019).

Durante el resto de 2017, Trump no hizo más que fortalecer la aplicación de la política de bloqueo: impuso nuevas multas contras bancos extranjeros que operan activos financieros relacionados con Cuba, una práctica que ya venía de la época de Obama, quien, contrario a lo que suele pensarse las llevó a un nivel récord. 

Asimismo, el actual inquilino de la Casa Blanca desató el escándalo de los "ataques sónicos", el cual sirvió de pretexto para cerrar la embajada estadounidense en La Habana. Este cierre provocó afectaciones a las familia cubanas, que a partir de ese momento han tenido que viajar a terceros países para sus trámites migratorios.

Para finalizar ese año 2017, Donald Trump amplió el listado de organismos y organizaciones cubanas con las cuales tienen prohibidas sus pares estadounidenses establecer contactos: la misma no ha hecho más que ampliarse desde entonces y ejercen un efecto coercitivo sobre posibles negociaciones en condiciones normales entre ambos países.

LEA TAMBIÉN: 

Asociaciones francesas consideran vergonzoso el bloqueo a Cuba

2018

En 2018 Estados Unidos, conocedor de la importancia del turismo para Cuba, recomendó a sus ciudadanos reconsiderar sus posibles viajes a la isla. De igual manera, amplió la confrontación bilateral en internet con la creación en febrero de una llamada "Task Force", con el propósito de influir como parte de su política de "cambio de régimen" en el alcance y los contenidos digitales que vía internet llegan a Cuba.

2019

Para el año 2019, un asunto llegó en adición de las justificaciones de la agresión contra Cuba: Venezuela. En virtud del apoyo cubano al Gobierno legítimo de Nicolás Maduro, el presidente Donald Trump decidió volver a limitar el monto y la frecuencia en que las familias cubanas residentes en Estados Unidos pueden enviar remesas a Cuba.

Las restricciones de viaje también han tenido un costo humanitario. Después de que un tornado mató en enero de 2019 a seis personas, lesionó a muchas otras y dañó o destruyó viviendas; los cubanos que vivían en Japón realizaron un esfuerzo de ayuda, recaudaron dinero y recolectaron ropa y zapatos para donar.

La ONG japonesa Peace Boat cargó estos artículos en el barco Ocean Dream, propiedad de la compañía marítima con sede en Miami Seahawk Corp. Pero debido a las nuevas restricciones de viaje la ayuda no se pudo entregar y el Ocean Dream, cargado de donaciones, se vio obligado a regresar a Japón.

En mayo de 2019, quedó activado el título III de la Ley Helms-Burton, el cual implicaba el inicio de demandas contra compañías internacinoales que operen en Cuba por "traficar" con propiedades que fueron nacionalizadas a inicios de la Revolución. En adición, los senadores Marco Rubio, reconocido como la "cabeza" de las sanciones contra Cuba y Bob Menéndez propusieron nuevos proyectos de leyes para endurecer los términos del bloqueo, en este caso con la prohibición de marcas cubanas en Estados Unidos.

En el resto del año, de manera sucesiva, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos prohibió primero los viajes culturales y educativos y, poco después, eliminó la autorización para el envío de donativos. De igual manera, restringió todavía más el envío de remesas con interdicciones expresas a familiares cercanos a funcionarios y combatientes cubanos.

LEA TAMBIÉN: 

Cuba denuncia en ONU recrudecimiento del bloqueo ante pandemia

Durante todo el 2019, la administración Trump adoptó unos de los cambios cualitativos más significativos en la aplicación de las disposiciones del bloqueo a Cuba: la administración inició acciones para interrumpir los envíos de petróleo hacia y desde Cuba, al tiempo que impuso sanciones a las empresas en terceros países que tienen relaciones comerciales con Cuba en ese campo, como fue el ejemplo de la compañía de petroleros con sede en Italia PB Tankers SPA. 

Las autoridades estadounidenses fueron más allá: el Departamento del Tesoro citó de manera taxativa a seis de los petroleros de la compañía por haber transportado petróleo desde Venezuela, incluido un barco que entregaba productos petroleros desde Venezuela a Cuba. 

2020: el año de la Covid-19

En 2020, año de la pandemia de la Covid-19, Estados Unidos no solo no aminoró las medidas coercitivas contra Cuba, sino que dio una vuelta de tuerca más. En febrero prohibió que la Western Union permitiera el envío de remesas a Cuba desde fuera de territorio estadounidense y durante el año amplió varias veces el listado de entidades y personas "prohibidas" con las cuales no sería posible establecer lazos comerciales.

 

También, en medio de la pandemia, Estados Unidos ha difamado la cooperación médica internacional cubana con el propósito declarado de impedir los ingresos cubanos provenientes de ese sector. En pleno año electoral, Trump le hace un guiño a lo peor de la comunidad cubana asentada en La Florida y prohibió a estadounidenses hospedarse en hoteles cubanos propiedad del Gobierno y comprar tabaco o rones cubanos.

Este jueves 22 de octubre, Cuba presentará su Informe sobre el impacto ocasionado por la política de bloqueo de Estados Unidos durante el último año. Hay una certeza: el bloqueo se ha intensificado y la Revolución no ha sido derrotada.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.