• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La marcha abarrotó la céntrica avenida de la Gran Vía que lució repleta de banderas independentistas.

La marcha abarrotó la céntrica avenida de la Gran Vía que lució repleta de banderas independentistas. | Foto: @CatalansForYes

Publicado 16 febrero 2019

Una multitud copó las calles de Barcelona en rechazo al proceso judicial que enfrentan doce líderes independentistas de Cataluña por la convocatoria del referéndum de autodeterminación de octubre de 2017.

Más de 200.000 personas protestaron este sábado en Barcelona, España, contra el juicio que se realiza a doce líderes independentistas de Cataluña por su participación en el proceso político que llevó al referéndum de 2017.

LEA TAMBIÉN:

Inicia juicio contra independentistas de Cataluña

La marcha fue encabezada por el presidente del Gobierno autónomo catalán, Quim Torra, bajo el lema “La autodeterminación no es delito” y abarrotó la céntrica avenida de la Gran Vía que lució repleta de banderas independentistas y pancartas con la consigna “Libertad para los presos políticos”.

La Guardia Urbana cifró la multitudinaria movilización en 200.000 personas, en tanto las organizaciones convocantes aseguraron que la presencia de manifestantes superó el medio millón.

"Una manifestación que es mucho más de medio millón de personas, es un cambio en la actitud del independentismo. El luto se acabó. Volvemos a sonreír y creemos en la victoria. Adelante, siempre hacia delante", celebró Torra ante la exitosa convocatoria.

Por su parte, el exvicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras, uno de los principales acusados en la causa judicial, expresó: "Votar no es delito, impedirlo por la fuerza sí. Gracias a todos por volver a llenar las calles de Barcelona como siempre, de forma pacífica y cívica".

También tomó la palabra la portavoz del Ejecutivo local, Elsa Artadi, quien pidió al movimiento independentista "no dar ni un paso atrás" ante el "juicio de la vergüenza".

El juicio a los líderes independentistas, que se extenderá por los próximos tres meses, comenzó el pasado martes en el Tribunal Supremo de España, con sede en Madrid. En las primeras jornadas las defensas de los acusados denunciaron el carácter "político" del proceso y rechazaron los cargos de rebelión, sedición, malversación y desobediencia.

El Tribunal busca juzgarlos por la convocatoria y organización del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre de 2017 y la posterior declaración parlamentaria a favor de la independencia unilateral de Cataluña.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.