• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La producción de vacunas en la región de América Latina y el Caribe pretende acercar a los países de la región las vacunas que logren comprar sus gobiernos.

La producción de vacunas en la región de América Latina y el Caribe pretende acercar a los países de la región las vacunas que logren comprar sus gobiernos. | Foto: EFE

Publicado 18 enero 2021


Blogs



Es la sustancia activa del fármaco de Oxford/AstraZeneca para culminar el proceso productivo del primer lote de vacunas.

El laboratorio argentino mAbxience enviará a México durante esta semana el primer lote de sustancia activa de Oxford/AstraZeneca con el equivalente a, por lo menos, 6 millones de dosis para que el laboratorio local Liomont culmine con el proceso productivo: empaquetado, etiquetado y distribución por toda la región latinoamericana y caribeña.

LEA TAMBIÉN: 

Argentina recibe segundo cargamento con vacuna rusa Sputnik V

Se trata de un procedimiento en el cual Argentina mandará, de forma sucesiva, la materia prima de la vacuna para que en México se complete el procedimiento.

Desde mAbxience operan por adelantado y aseguran que ya van por el cuarto lote de producción, por lo cual estiman, a corto plazo, alcanzar un ritmo de envío tal que se acerque a las 30 millones de dosis mensuales.

El 13 de agosto pasado, el presidente argentino, Alberto Fernández, anunciaba que el laboratorio AstraZeneca había firmado un acuerdo con la Fundación Slim, de México, para producir entre 150 y 200 millones de dosis de la vacuna para ser distribuida en toda Latinoamérica y el Caribe.

A través de este acuerdo, a partir de marzo y en los meses sucesivos, Argentina podrá acceder a 22,4 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

La agencia argentina de regulación de medicamentos (Anmat, por sus siglas) otorgó en diciembre pasado una autorización de emergencia para el uso de esa vacuna.

La vacuna de AztraZeneca está basada en un adenovirus, un patógeno que suele infectar a primates no humanos y que fue modificada por ingeniería genética, de manera que tiene la capacidad de expresar la proteína Spike (S) del Sars-CoV-2 como vector viral inactivado.

Una vez inoculada, la vacuna produce la proteína y el cuerpo, al no reconocerla como propia, genera las defensas que luego protegerán al individuo ante futuras infecciones.

Gracias a que el adenovirus fue intervenido, además, no es capaz de replicarse en el organismo. Por ello, tiene un adecuado perfil de seguridad y no produce daños colaterales, salvo contadas excepciones.

En Argentina, a las 300.000 dosis de la vacuna de Gamaleya, Sputnik-V, las cuales arribaron el sábado, se sumarán las restantes para completar unas 20 millones: el millón de una vacuna realizada por la empresa estatal china Sinopharm, las 22,4 millones de AstraZeneca/Oxford que llegarán en marzo y otros 9 millones que serán recibidas de parte de la plataforma Covax, el fondo de acceso global que es liderado por la Organización Mundial de la Salud y cuyo aval de creación fue firmado por 172 naciones.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.