• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Los querellantes no han podido demostrar que Celestino Córdova estuvo en el lugar de los hechos cuando fue incendiada la casona familiar. (Foto: Soychile.cl)

    Los querellantes no han podido demostrar que Celestino Córdova estuvo en el lugar de los hechos cuando fue incendiada la casona familiar. (Foto: Soychile.cl)

Publicado 19 febrero 2014

El veredicto final por la muerte de dos chilenos, ocurrido en 2013 en contra del líder mapuche Celestino Córdova Tránsito se realizará el próximo jueves, luego que este miércoles se hayan presentado los alegatos de clausura.

Después de pasar 16 días de juicio, el fiscal encargado del caso, Cristian Paredes, presentó una serie de pruebas que inculpan a Córdova Tránsito, único imputado por el caso. Dijo también que los antecedentes indican que éste participó en el incendio de la casa del matrimonio que causó la muerte de ambos.

Pese a estos alegatos, el defensor del médico chamán, Pablo Ortega, aseguró que los querellantes no han podido demostrar que Celestino Córdova estuvo en el lugar de los hechos cuando fue incendiada la casona familiar de los Luchsinger-Mackay.

Asimismo, el hijo del matrimonio fallecido, Jorge Luchsinger, manifestó estar confiado en el resultado del juicio que se dará a conocer este jueves.

"Estamos absolutamente convencidos de que él participó en el asesinato de nuestros papás y no puede ser sino declarado culpable", declaró.

Por su parte, Celestino Córdova señaló en un comunicado que desde que se ha dado inicio al juicio oral en su contra, se han vulnerado y discriminado profundamente la parte espiritual, moral, cultural y la libertad de expresión del pueblo mapuche.

"Por lo que hoy es una gran responsabilidad la del Estado chileno ante los ojos del mundo, por su actitud ofensiva y represiva a través de sus instituciones que históricamente ha ido generando la alteración espiritual, individual y colectiva", agregó el texto.

En el mes de enero se registraron varios incendios en la zona de La Araucanía, a 700 kilómetros al sur de Santiago (capital chilena), en uno de los cuales murieron calcinados en su casa Werner Luchsinger, de 75 años, y su esposa, Vivian Mackay, de 69.

Por este hecho, fue acusado el mapuche Córdova, quien fue detenido el día de los hechos, el 4 de enero de 2013, a un kilómetro de la casa atacada, en el municipio de Vilcún, cerca de la ciudad sureña de Temuco.

El hecho es considerado uno de los más violentos ocurridos en el marco del llamado "conflicto mapuche", que desde hace varios años enfrenta a algunas comunidades indígenas.

La comunidad mapuche, considerada como la etnia indígena con mayor población de Chile, demanda desde hace más de una década la restitución de tierras por derecho ancestral.

Para este pueblo originario, la autodeterminación debe consistir en un régimen autonómico y que los tratados se deben respetar y cumplir de buena fe, a tono con dos pactos de 1823 y 1825 que reconocen a ese pueblo originario como una comunidad, con frontera definida.

Los mapuches suman unas 700 mil personas sobre una población de 16,5 millones de habitantes, con niveles de pobreza que casi doblan al resto del país.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.