• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La pobreza de niños y jóvenes en naciones desarrolladas desencadenan abusos sexuales, el suicidio y la desigualdad de género.

La pobreza de niños y jóvenes en naciones desarrolladas desencadenan abusos sexuales, el suicidio y la desigualdad de género. | Foto: Centro de Noticias ONU

Publicado 15 junio 2017

Una investigación realizada por Unicef manifestó su preocupación por las desigualdades sociales presentes en los países desarrollados.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por su sigla en inglés) reveló este jueves que uno de cada cinco niños de países desarrollados vive en la pobreza y uno de cada ocho padece inseguridad alimentaria.

Unicef detalló a través de un informe que la cifra presentada demuestra que las economías hegemónicas no cumplen con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que persiguen erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos.

El informe de la organización exhorta a los Estados a incorporar en sus políticas de desarrollo mayor inversión en salud, educación y protección para sus niños, en condiciones más vulnerables.

El Fondo de la ONU destacó la necesidad de luchar contra la violencia, la pobreza, los prejuicios y el bajo nivel de educación por ser las principales amenazas para el futuro de los menores.

La institución aseguró que las grandes desigualdades entre las naciones que motivaron la investigación, que reveló la presencia de otros problemas que aquejan a la niñez y la juventud en países desarrollados como los abusos sexuales, el suicidio y la desigualdad de género.

>> La pobreza es sexista: Informe internacional denuncia brecha de género


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.