• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • La mandataria brasileña ha aclarado que los recursos del Estado no fueron destinados a la realización del evento (Foto:Archivo)

    La mandataria brasileña ha aclarado que los recursos del Estado no fueron destinados a la realización del evento (Foto:Archivo)

Publicado 7 mayo 2014

Aproximadamente cinco mil brasileños de escasos recursos ocuparon terrenos cercanos al estadio que será sede del partido inaugural de la Copa Mundial de Fútbol, argumentando que la construcción de éste es la razón del incremento de los costos de alquiler de vivienda que los obligó a irse.

"No nos oponemos a la Copa Mundial", insistió Rita de Cassia, una enfermera de 35 años que afirma que su arrendatario duplicó el costo de alquiler de su casa de un solo dormitorio, lo que le obligó a dejarla. "Nos oponemos a cómo intentan engañarnos. Dan prioridad al fútbol y se olvidan de las familias, del pueblo brasileño".

De Cassia expresó en los últimos dos años, tanto ella como los vecinos notaron el aumento del alquiler en el barrio de Itaquera de Sao Paulo. Indicó que su esposo es carpintero y se encuentra desempleado y viven de sus 350 dólares mensuales, de los cuales 110 eran destinados al pago de alquiler mensual. A principios de este año, el arrendatario les notificó que la renta sería aumentada a 220 dólares, lo que implica un aumento de un 100 por ciento.

La enfermera se integró al llamado Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST), que ayuda a las familias a levantar tiendas en terrenos baldíos luego de verse en la necesidad de abandonar sus casas.

Robson Goncalves, uno de los líderes del MTST que supervisa la ocupación llamada "La Copa del Pueblo", dijo desconocer quién es el propietario de la tierra, de unos 150 mil metros cuadrados (37 acres). Lleva abandonado unas dos décadas, según el organizador, pero destacó que nadie lo reclamó desde que comenzaron a llegar familias el pasado fin de semana.

Recientemente, Río de Janeiro y Sao Paulo, fueron escenario de protestas en rechazo a la realización del mundial y de enfrentamientos que han dejado muertos y heridos. No obstante, la mandataria brasileña ha llamado al país a la calma y ha aclarado que los recursos del Estado no fueron destinados a la realización del evento.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.