• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El dispositivo registra las señales que la materia gris del paciente envía cuando quiere mover el brazo o la mano.

El dispositivo registra las señales que la materia gris del paciente envía cuando quiere mover el brazo o la mano. | Foto: Reuters

Publicado 29 marzo 2017

Luego de diez años, el paciente pudo volver a utilizar su extremidad para comer, beber, comer y realizar movimientos funcionales.

Un nuevo avance científico, considerado como "una primicia" médica, ha permitido que Bill Kochevar, un tetrapléjico estadounidense de 56 años, vuelva a usar su brazo y su mano derecha para beber y comer, a través de una neuroprótesis.

El avance logrado en Cleveland, EE.UU. depende de un dispositivo que evade la lesión de la columna vertebral que presenta el estadounidense, utilizando hilos, electrodos y programas informáticos para reconectar su cerebro con los músculos de su brazo paralizado.

Kochevar, que presenta una lesión a la altura de la cuarta vértebra cervical, debido a un accidente de bicicleta ocurrido hace diez años, dispone de dos aparatos sobre su cabeza y 192 microelectrodos implantados quirúrgicamente en el cerebro, que registran las señales que su materia gris envía cuando quiere mover el brazo o la mano.

>> Descubren cambios genéticos relacionados con el cáncer cerebral

A su vez, los músculos del paciente reciben instrucciones mediante 36 electrodos implantados en su brazo y antebrazo, que permiten que pueda utilizar su extremidad para diversas actividades como beber, comer y realizar movimientos funcionales.

Asimismo, el paciente también cuenta con un brazo móvil de apoyo, controlado igualmente por su cerebro, que le permite luchar contra la gravedad que le impide levantar la extremidad para que su mano pueda tomar el tenedor o la taza.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.