• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Desde el principio de la crisis en 2008, la Asociación de la Prensa de Madrid censó 284 medios y 11 mil 151 empleos menos. (Foto: Archivo)

    Desde el principio de la crisis en 2008, la Asociación de la Prensa de Madrid censó 284 medios y 11 mil 151 empleos menos. (Foto: Archivo)

Publicado 26 marzo 2014

Fueron suprimidos 861 empleos de al menos mil 150 en la televisión pública regional de Madrid, en España, que estaba amenazada de cierre como ocurrió con la de Valencia a finales de noviembre. La información fue confirmada por la justicia española.

El Tribunal Supremo ordenó luego de la medida aumentar las indemnizaciones de despido a 45 días de salario por año trabajado, en lugar de los 20 que estaban previstos por el plan de Telemadrid.

"El fallo del Tribunal Supremo es una buena noticia para los madrileños porque garantiza la viabilidad futura de Telemadrid como canal público de televisión", afirmó, Salvador Victoria, portavoz del Gobierno regional.

Al rededor de casi 300 familias de los trabajadores aún prestan su servicio en el Ente Público Telemadrid y, según Victoria, con el fallo del Tribunal tienen la esperanza de que van a seguir manteniendo sus puestos de trabajo", agregó.

El presidente de la región de Madrid, el conservador Ignacio González, había amenazado con cerrar el canal, como ocurrió en Valencia, en el este del país, el año pasado. González dijo que el Gobierno regional, muy endeudado, no podía readmitir a los trabajadores despedidos.

Al igual que el Ejecutivo central del conservador Mariano Rajoy, las regiones españolas implementaron fuertes políticas de recortes para reducir sus déficits y la deuda del país.

Desde el principio de la crisis en 2008, la Asociación de la Prensa de Madrid censó 284 medios y 11 mil 151 empleos menos, mientras que la Federación de Asociaciones de Periodistas de España calcula en 10 mil 500 los puestos suprimidos desde 2009, según cifras de diciembre.

Entre los casos más sonados fue el de la televisión de Valencia, que empleaba a mil 700 personas, y la cual dejó de emitir lastrada por una pesada deuda.

La decisión había sido tomada por el Gobierno regional, uno de los más endeudados del país, tras la anulación por la justicia de un plan de ajuste que afectaba a mil empleados.

Fue el primer cierre de una televisión regional en España, un país que tiene, además de la TVE nacional, 13 televisiones públicas regionales, algunas con varios canales.

Desde el pasado 22 de marzo, los españoles marchan contra las privatizaciones y los recortes en salud, educación y otros servicios públicos como resultado, estiman, de la aplicación por el gobierno de dictados de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional).


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.