• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Un total de 18 generales y almirantes fueron despedidos en años recientes, 10 de ellos perdieron sus trabajos debido a indisciplinas relacionadas con su conducta sexual. (Foto: Archivo)

    Un total de 18 generales y almirantes fueron despedidos en años recientes, 10 de ellos perdieron sus trabajos debido a indisciplinas relacionadas con su conducta sexual. (Foto: Archivo)

Publicado 6 marzo 2014

El Senado de Estados Unidos (EE.UU.) vetó este jueves un proyecto de ley que permitiría a las víctimas de abuso sexual por parte de las Fuerzas Armadas de ese país, procesar a sus atacantes fuera de la cadena de mando.

La votación fue de 55-45 a favor de retirarles esa autoridad a los jefes militares, pero no llegó a los 60 votos necesarios para impulsar el proyecto de ley sobre abuso sexual, patrocinado por la senadora Kirsten Gillibrand, a quien cuya votación le resultó un duro revés, pues en los últimos meses reforzó su campaña para efectuar uno de los cambios más radicales en el sistema judicial militar norteamericano en décadas.

La concreción del proyecto habría permitido despojar a los comandantes de su capacidad para modificar la condena del jurado, una baja deshonrosa o el despido de cualquier persona declarada culpable de asalto sexual y establecer una revisión civil cuando se toma la decisión de no procesar un caso.

Los líderes del Pentágono se opusieron vigorosamente a la medida, al igual que antiguos fiscales y senadores que fueron miembros de las fuerzas armadas, quienes alegaron que los jefes deben tener más responsabilidad, no menos, por la conducta de los hombres y mujeres que lideran en la guerra y en la paz.

"No podemos permitir que los jefes militares se queden sin esa responsabilidad", insistió la senadora Claire McCaskill, de Missouri, quien criticó el tono de un debate que la enfrentó con su colega demócrata Gillibrand.

A fines del año pasado un informe del departamento de Defensa reconoció que en 2012 se reportaron más de 26 mil delitos sexuales en las instituciones militares estadounidenses, lo que significó un crecimiento de más de un 30 por ciento en relación con 2010.

Un total de 18 generales y almirantes fueron despedidos en años recientes, 10 de ellos perdieron sus trabajos debido a indisciplinas relacionadas con su conducta sexual, y otros por corrupción y problemas de adicción a las bebidas alcohólicas, revelan informes oficiales.

Este jueves, el general de brigada Jeffrey A. Sinclair, excomandante adjunto de las fuerzas norteamericanas en el sur de Afganistán, se declaró culpable de tres cargos menores de delitos sexuales ante una corte militar.

El exvicejefe de la 82 División Aerotransportada, unidad del Ejército con sede en Fort Bragg, Carolina del Norte, enfrenta cargos de sodomía forzosa, conducta sexual ilegal, adulterio, relaciones inapropiadas con varias mujeres, fraude, desobediencia a sus superiores, posesión de pornografía y consumo de bebidas alcohólicas en su puesto de trabajo.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.