• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los niños "ya están jugando al fútbol" afirmó el presidente uruguayo, José Mujica (Foto: El Observador)

Los niños "ya están jugando al fútbol" afirmó el presidente uruguayo, José Mujica (Foto: El Observador)

Publicado 9 octubre 2014

El primer grupo de refugiados sirios se encuentra en un hogar provisional en Montevideo, capital uruguaya, para luego trasladarse a sus hogares definitivos. El presidente de esa nación, José Mujica, pedirá a otros países recibir ciudadanos sirios en la medida de sus posibilidades.

Los 42 refugiados sirios que llegaron a Uruguay este jueves ya se encuentran instalados en la Casa San José de los Hermanos Maristas, ubicada en la periferia de Montevideo (capital), la cual será su hogar provisional hasta que se adapten y se muden a sus viviendas definitivas.

El presidente del país suramericano, José Mujica, afirmó que los niños "ya están jugando al fútbol" tras acompañar al grupo en sus primeras horas. Agregó que "no tiene proporción el agradecimiento que tienen (...). Ellos sienten que han salido de un infierno".

Mujica insistió en que otras naciones también deberían recibir refugiados sirios e informó que realizará este planteamiento ante la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). "Los primeros días de diciembre Uruguay asume la presidencia de Unasur en Guayaquil y nosotros vamos a plantear un pedido de todos los latinoamericanos de que en la medida de sus posibilidades hagan un esfuerzo sobre todo por dar un ejemplo moral".

"No podemos evitar la guerra, está fuera de lo que nosotros podemos; lo que podemos es tratar de mitigar los efectos, sobre todo en los niños", agregó Mujica y recordó que en febrero llegará otro grupo de refugiados sirios a su país que será "mucho más grande". 

El primer grupo de refugiados sirios está integrado por cinco familias: una de 14 integrantes, otra de 12, dos familias con seis integrantes cada una y una última de cuatro, informaron en los últimos días fuentes del gobierno. La mayor parte de ellos son niños y adolescentes, el principal requisito del gobierno a la hora de la selección. En una segunda etapa, está prevista la llegada de otros 80 refugiados a fines de febrero de 2015.

Uruguay es el primer país latinoamericano en implementar un plan de reasentamiento de este tipo, que elaboró en coordinación con Acnur (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) y con el respaldo de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

El ambicioso programa, que implica ayudar a las familias a conseguir trabajo, vivienda y asistirlas durante dos años, costará al pequeño país sudamericano entre 2,5 y 3 millones de dólares.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.