• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El activista mexicano Gustavo Castro Soto preside la organización civil Otros Mundos.

El activista mexicano Gustavo Castro Soto preside la organización civil Otros Mundos. | Foto: @CdhFrayba

Publicado 7 marzo 2016

Representantes de los derechos humanos en ese país manifestaron que las autoridades correspondientes deben ofrecer "mayor nivel" de defensa al activista mexicano, víctima de intento de homicidio en el asesinato de la líder indígena hondureña Berta Cáceres.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) aseguró este lunes que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México debe proporcionar “el mayor nivel” de defensa al activista de ese país Gustavo Castro Soto, retenido por el Gobierno de Honduras para declarar sobre el intento de homicidio en su contra y del asesinato de la líder indígena Berta Cáceres, publicó La Jornada.

>> Asesinato de Berta Cáceres fue planificado, según familiares

El visitador general de la CNDH, Edgar Corzo Sova, indicó haber solicitado información del caso del ciudadano mexicano a Honduras y a la Cancillería de México.

Pese a que la CNDH no tiene competencias para conocer la actuación de instituciones u organismos extranjeros, ni tampoco tiene influencia en ellos, sí las tiene para enterarse sobre las acciones de las autoridades mexicanas.

>> CEPAL condena asesinato de Berta Cáceres y exige justicia

Determinó que la CNDH debe garantizar que se preserven los derechos humanos de Castro.

La líder indígena y coordinadora del Consejo de Pueblos Indígenas de Honduras (Copinh), Berta Cáceres, fue asesinada la madrugada del pasado 3 de marzo por sujetos desconocidos que ingresaron a su vivienda, ubicada en el sector La Esperanza, departamento del Intibucá al sur-occidente del país centroamericano.

Un informe del Equipo de Reflexión, Investigaciones y Comunicación (ERIC) de los jesuitas, emitido por AFP, indicó que la dirigente indígena había sido amenazada por policías, militares y paramilitares, cuando en abril de 2013 lideró una serie de protestas encabezadas por indígenas lencas contra una empresa hidroeléctrica china que quería llevar a cabo un proyecto en el río Gualcarque.

Las protestas de los indígenas impulsadas por el temor a que destruyeran su medio ambiente surtió efecto cuando el Banco Mundial retiró el financiamiento a la compañía, obligándola a desistir del proyecto.

Recientemente apareció otra empresa hondureña: Desarrollo Energético Sociedad Anónima (DESA)-, con otro proyecto en el mismo río, razón por la que Cáceres reinició la lucha con las comunidades.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.