• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Los creyentes católicos quieren asegurar buena vista del evento inédito. (Foto: Reuters)

    Los creyentes católicos quieren asegurar buena vista del evento inédito. (Foto: Reuters)

  • Desde este sábado personas acampan a las afueras de la Plaza San Pedro para garantizarse un buen lugar para presenciar la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II. (Foto: Reuters)

    Desde este sábado personas acampan a las afueras de la Plaza San Pedro para garantizarse un buen lugar para presenciar la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II. (Foto: Reuters)

  • Padres, seminaristas y feligreses en general acampan con alegría mientras entonan canciones y esperan pacientemente. (Foto: Reuters)

    Padres, seminaristas y feligreses en general acampan con alegría mientras entonan canciones y esperan pacientemente. (Foto: Reuters)

  • Los creyentes católicos quieren asegurar buena vista del evento inédito. (Foto: Reuters)

    Los creyentes católicos quieren asegurar buena vista del evento inédito. (Foto: Reuters)

Publicado 26 abril 2014

Cerca de un millón de peregrinos acampan este sábado en las cercanías del Vaticano (Italia), ocupando las vías de acceso a la Plaza de San Pedro, muchos en busca de un lugar para pasar la noche, para garantizar una buena vista de un evento sin precedentes en la historia: dos papas canonizados ante dos papas vivos.

En vísperas de la inédita canonización de dos papas, Juan XXIII y Juan Pablo II, los miles de peregrinos, especialmente los que viajaron de Polonia y América Latina, hacen cualquier esfuerzo por estar cerca del día de los cuatro papas a pesar que pantallas gigantes estarán repartidas por Roma para transmitir la ceremonia.

Uno de los grupos más pintorescos es el de los 33 seminaristas del instituto Redentoris Mater de Macerata, en el sur de Italia, que acampa prácticamente frente a la puerta de la oficina de prensa de la Santa Sede, a un paso de la plaza de San Pedro.

Los seminaristas extendieron mantas por el suelo y comieron sandwiches. Luego sacaron dos guitarras y comenzaron a cantar en varios idiomas, desde la latinoamericana "La Bamba", hasta la italiana "Volare" o la más clásica "O Sole mio", mientras la gente los aplaudía con entusiasmo.

Enseñanzas y legados

"Hemos venido a celebrar a Juan Pablo II, que puso la primera piedra de nuestro seminario, y a pedirle que nos ayude en la evangelización, especialmente en China", contó Joel Levi, un seminarista de Costa Rica.

Más allá, un grupo de chilenos con su bandera en la mano, coreaba "Chi Chi Chi le le le, viva Chile" varias veces. Del grupo formaban parte varias señoras de mediana edad, que llegaron especialmente para la canonización.

"Juan Pablo II ayudó mucho cuando estuvo en Chile para que se volviera a la democracia. Nos dejó una gran enseñanza", comentó Teresa Salamanca, de Santiago de Chile. "Juan XXIII fue el que cambió la forma de vivir la fe con el Concilio Vaticano II", agregó.

Natividad Vacuilima, una señora de origen indígena de Ecuador, contó que era la primera vez que venía a Roma y que lo había hecho porque Juan Pablo II "nos hizo una visita a Ecuador y le hemos tenido mucha fe".

Por otra parte, cuatro ciclistas polacos, con camisas que tenían la frase: "Canonización de Juan Pablo II", llegaron en bicicleta desde Polonia de donde partieron hace 21 días. Recorrieron dos mil 200 kilómetros. "Para nosotros es muy importante la canonización de Juan Pablo II. Nosotros lo amábamos. Por eso estamos aquí", confesó Andrzej Michalski, un devoto del papa polaco.

teleSUR te invita a disfrutar de nuestro especial multimedia: Una Iglesia, dos visiones


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.