• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Rubén Villalba junto a los otros cuatro ex huelguistas al momento de abandonar el Hospital Militar. (Foto: efe)

    Rubén Villalba junto a los otros cuatro ex huelguistas al momento de abandonar el Hospital Militar. (Foto: efe)

Publicado 15 abril 2014

Un juzgado de Garantías en Paraguay ordenó este martes enviar de nuevo a la cárcel a Ruben Villalba, uno de los cinco campesinos paraguayos acusados por una matanza en 2012, pese a que el sábado las autoridades habían decidido que Villalba cumpliera su pena con arresto domiciliario, lo que había motivado a los campesinos en huelga de hambre  a la culminación de una protesta.

El juzgado decidió enviar nuevamente a Villalba a la cárcel por estar presuntamente acusado de un caso de ocupación ilegal en 2008 en la localidad de "Pindo", próximo a Curuguaty a unos 250 kilómetros de Asunción (capital)

El campesino fue notificado sobre su regreso a prisión mientras se encontraba en la localidad de Curuguaty, lugar al que se trasladó luego de salir esta mañana del Hospital Militar, donde estaban internados los presos en huelga de hambre.

La información fue dada a conocer por Fabricio Arnella, representante de un grupo de apoyo a los detenidos denominada “Articulación Curuguaty”, quien detalló que Villalba fue conducido de vuelta a la capital paraguaya en el mismo microbús policial con el que había viajado a Curuguaty en compañía de los otros huelguistas.

"La causa ni siquiera llegó a la audiencia pública y la han reflotado ahora. Se trata claramente de una persecución a Rubén, que era el referente moral de los huelguistas", indicó Arnella, quien añadió que este miércoles los abogados de Villalba tramitarán una apelación.

Los demás detenidos también acusados de intento de homicidio por la muerte de seis policías en un choque ocurrido en junio de 2012, que provocó la destitución del entonces presidente, Fernando Lugo, fueron trasladados por la Policía hasta sus domicilios en el municipio de Curuguaty, donde deben estar bajo vigilancia policial hasta el juicio oral, previsto para el 26 de junio.

En la matanza fallecieron también once campesinos, sin que haya imputados por este hecho cuando la Policía intentó desalojar a campesinos que habían ocupado una finca en Curuguaty que querían que formara parte de la reforma agraria.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.