• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • La lapidación es considerada como un crimen de horror (Foto:Archivo)

    La lapidación es considerada como un crimen de horror (Foto:Archivo)

Publicado 29 mayo 2014

El jefe de gobierno paquistaní pidió este jueves una acción inmediata por parte de las autoridades de la provincia de Punyab, tras la lapidación de una mujer embarazada por haber elegido libremente a su marido, decisión no aprobada por su familia.

El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, exigió a su hermano, el jefe de gobierno de la provincia de Punyab, Shahbaz Sharif, que tome medidas tras el brutal asesinato de la joven Farzana Parveen, ocurrido a la entrada del tribunal de Lahore (este), al centro de esta ciudad de más de 10 millones de habitantes.

"Ordeno al jefe de gobierno que lleve a cabo una acción inmediata", afirmó el primer ministro paquistaní. "Este crimen es totalmente inaceptable y hay que ocuparse sin demora de este asuntos en conformidad con la ley", indicó.

El pasado martes, unos treinta miembros de la familia de Farzana Parveen, de 25 años, la asesinaron a pedradas por haberse casado con la persona que ella había decidido, decisión que la familia no apoyaba. La joven, que estaba embarazada, se dirigía a un tribunal para testificar contra su familia, que acusaba a su marido de haberla secuestrado, y declarar que había elegido libremente casarse con el.

Mohamad Iqbal, ahora viudo de Parveen, expresó este jueves a la agencia AFP que había matado a su primera esposa. Por el crimen no cumplió pena alguna, puesto que fue perdonado por su hijo, luego de haberlo denunciado a la policía.

En Pakistán, se encuentran vigentes leyes que permiten, por ejemplo, al autor de un homicidio proponer la entrega de una compensación económica a la familia, llamada "el precio de la sangre", con tal de no cumplir con una posible pena por homicidio.

Cerca de mil mujeres son asesinadas cada año en Pakistán por ir en contra de la voluntad de sus respectivas familias, según la Comisión nacional de los Derechos Humanos, que denuncia la impunidad de los autores de estos actos criminales, sobre los casi ni se informa en la prensa local.

Durante la década pasada entraron en vigencia varias leyes que prohibían los matrimonios forzosos y castigaban los crímenes de honor como la lapidación, contrario a costumbres ancestrales o interpretaciones arbitrarias del islam.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.