• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Según datos del Departamento de Seguridad Nacional, el 40 por ciento de los deportados durante el gobierno de Obama no tenía antecedentes criminales. (Foto: Archivo)

    Según datos del Departamento de Seguridad Nacional, el 40 por ciento de los deportados durante el gobierno de Obama no tenía antecedentes criminales. (Foto: Archivo)

Publicado 15 marzo 2014

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó revisar las prácticas de deportación en esa nación norteamericana con el fin de comprobar si los indocumentados pueden ser deportados de una forma “más humana”.

Según informó la Casa Blanca este sábado, Obama pidió al Secretario de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés), Jeh Johnson, que le presente un inventario de las prácticas actuales para cambiar las políticas dentro de los límites de la ley.

Esta medida se realizaría como paso previo antes de impulsar un paquete de reforma migratoria integral, que ha sido la bandera política de Obama desde su primer mandato pero que sigue siendo una promesa incumplida.

En el comunicado de la administración estadounidense, el mandatario de EE.UU. expresó su profunda "preocupación" por el dolor que sienten muchas familias afectadas por un "sistema de inmigración insolvente".

La decisión fue tomada luego de una reunión entre el mandatario norteamericano y tres congresistas demócratas del Caucus Hispano, los representantes Luis Gutiérrez , Xavier Becerra y Rubén Hinojosa, para hablar de inmigración, el drama de las deportaciones y la reforma migratoria.

Reforma exigida

El pasado miércoles, decenas de manifestantes se apostaron frente a la Casa Blanca y en las oficinas de congresistas republicanos para exigir el cese de las deportaciones y aprobar una reforma migratoria.

Más de 11 millones de indocumentados viven en Estados Unidos y esperan una reforma migratoria para ser legalizados.

Según datos del Departamento de Seguridad Nacional, el 40 por ciento de los deportados durante el gobierno de Obama no tenía antecedentes criminales.

Cifras de organizaciones no gubernamentales aseguran que que entre seis y siete de cada 10 deportados no tenía antecedentes que pudieran en riesgo la seguridad nacional de Estados Unidos.

La reforma migratoria se mantiene estancada en el Congreso gracias a que la mayoría republicana en la Cámara de Representantes se ha negado a debatir el proyecto aprobado por el Senado de mayoría demócrata, el cual contempla la posibilidad de que los inmigrantes sin autorización opten a la naturalización.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.