• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El mandatario estadounidense es criticado por las políticas migratorias de su país (Foto:AFP)

El mandatario estadounidense es criticado por las políticas migratorias de su país (Foto:AFP)

Publicado 9 julio 2014

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó este miércoles que su decisión de no visitar la frontera sur durante su viaje a Texas se debe a que esta no resolvería la crisis migratoria y negó que sus medidas ejecutivas sobre inmigración hayan generado un efecto llamada para los niños centroamericanos.

"No hay nada que esté ocurriendo en la frontera de lo que yo no esté íntimamente al tanto y haya sido informado", manifestó Obama en una conferencia de prensa durante su visita a la ciudad de Dallas, en el estado Texas.

El presidente estadounidense, quien ha sido criticado por republicanos y activistas por no visitar la zona por donde entran una media de mil niños y adultos centroamericanos cada semana, indicó que está dispuesto a movilizar más agentes de la Patrulla Fronteriza en la frontera sur, atendiendo una recomendación del gobernador de Texas, el republicano Rick Perry.

En ese sentido, anunció que el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, conversará sobre esa posibilidad con autoridades de Texas cuando visite la frontera "a finales de esta semana", por sexta vez desde que se detectó la crisis migratoria.

La ley estadounidense prohíbe al Departamento de Seguridad Nacional deportar a los niños migrantes inmediatamente después de su llegada al país en caso de que su nación de origen no comparta una frontera con este, por lo que no puede hacerlo con los menores que vienen de Guatemala, Honduras o El Salvador.

El Gobierno de Obama busca obtener la autorización del Congreso para hacer ese proceso más similar al de los niños que llegan desde México, que pueden ser deportados más fácilmente.

Los niños centroamericanos interceptados al llegar al país son reubicados en instituciones federales o con parientes dentro del país a la espera de que su caso avance a través del sistema de justicia migratoria estadounidense, un proceso lento pero que conduce a la deportación en la mayoría de los casos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.