• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • De acuerdo con el PMA, la comunidad internacional debe mostrar más solidaridad y donar recursos para atender la emeregencia en Bolivia (Foto:Archivo)

    De acuerdo con el PMA, la comunidad internacional debe mostrar más solidaridad y donar recursos para atender la emeregencia en Bolivia (Foto:Archivo)

  • Al menos 76 mil personas que lo perdieron todo en Bolivia necesitan intensa ayuda humanitaria (Foto:Archivo)

    Al menos 76 mil personas que lo perdieron todo en Bolivia necesitan intensa ayuda humanitaria (Foto:Archivo)

  • ayuda

    ayuda

Publicado 4 abril 2014

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas dijo este viernes que urge destinar recursos para atender la situación de emergencia que atraviesan miles de familias en la Amazonía boliviana, tras las inundaciones.

"La inundación en Bolivia sigue siendo noticia para las personas que lo sufren día a día. No podemos olvidarnos y pensar que esto ya ha pasado", afirmó la directora adjunta del PMA en Bolivia, Marina García Real.

García Real explicó que el PMA se sustenta solo mediante donaciones y necesita cuatro millones de dólares para asistir a varios departamentos de Bolivia en los que al menos 76 mil personas que lo han perdido todo, como por ejemplo, en Guayaramerín.

"El Gobierno boliviano está respondiendo a la emergencia pero el desastre es de tal magnitud que requiere el apoyo del sistema de Naciones Unidas y de la cooperación internacional", explicó García Real.

El organismo multinacional repartió más de 20 toneladas de galletas nutricionales y en los próximos días distribuirá otras 10 toneladas. Además repartirá alimentos como pescado enlatado, aceite vegetal y fideos.

Las inundaciones causadas por fuertes lluvias acaecidas desde enero, han generado grandes pérdidas en el departamento de Beni en los últimos meses, donde muerieron 200 mil reses y las devastaciones agrícolas son incalculables debido al desbordamiento de ríos.

En el pueblo de Guayaramerín (norte de Beni) y las comunidades cercanas el PMA ha centrado la distribución de ayuda humanitaria, pese a que el nivel del agua sigue subiendo mientras en el resto del país comenzó a bajar. Las autoridades creen que las responsables de ello son las represas de las plantas hidroeléctricas de San Antonio y Jirau de Brasil.

Ante la sospecha, el Ejecutivo boliviano pidió realizar una investigación profunda a estas hidroeléctricas y acordó con Brasil hacer un estudios para analizar el impacto de las represas en las inundaciones que agobian a la Amazonía.

Asimismo, el presidente Evo Morales destinará 476 millones de dólares para recuperar las zonas más afectadas de la región a causa de las lluvias, incluyendo las pérdidas del sector ganadero y agrícola.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.